Una carta que trae Sanidad

Dios nos habla una y otra vez, aunque no lo percibamos. Algunas veces en sueños, otras veces en visiones nocturnas, cuando caemos en un sopor profundo, o cuando dormitamos en el lecho, él nos habla al oído y nos aterra con sus advertencias, para apartarnos de hacer lo malo y alejarnos de la soberbia; para librarnos de caer en el sepulcro y de cruzar el umbral de la muerte. Job 33:14.18

Dios aún utiliza los sueños y las visiones para comunicarse con Su pueblo, para guiarnos, advertirnos, dirigirnos, ayudarnos y comunicarnos Su corazón. La Biblia dice en Números 12:6 “Cuando Continuar leyendo