PREPARESE PARA DESPEGAR

Y estoy seguro de que Dios, quien comenzó la buena obra en ustedes, la continuará hasta que quede completamente terminada el día que Cristo Jesús vuelva. Filipenses 1:6

 Por Cindy McGill

 Hace poco mi esposo tuvo un sueño donde nos encontrábamos en una especie de nave espacial que parecía un bote tipo chalana o balsa. Los lados estaban abiertos y sólo tenia un techo. Esta nave estaba llena de gente y despegó sin que nos diéramos cuenta, ascendiendo hacia el cielo con la velocidad de un cohete. El impacto de esta aceleración rápida fue tan intenso que un piloto tuvo que pegarse al hombre del otro para poder maniobrar la nave mientras ascendía, evitando los obstáculos en la atmósfera.

Interpretación: La nueva estructura tiene lados abiertos y la nave representa un ministerio sin muros que es infinito para la expansión. Es una invitación horizontal para extendernos y alcanzar a la gente que nos rodea. El techo representa la cobertura de Dios. Nos encontramos en una rápida aceleración. La espera se terminó y este es el cumplimiento de un tiempo. Estamos a punto de realizar las cosas que estuvimos guardando en nuestro corazón. Yo sé que todos oímos acerca de esto antes, pero realmente está ocurriendo. El escenario está establecido detrás del telón y estamos esperando que las cosas se revelen.

MANTENER LA PRUDENCIA EN MEDIO DE LA TORMENTA

No podemos perder nuestra visión y apartarnos de nuestro propósito cuando se aproxima una tormenta. Tenemos un destino que alcanzar y un trabajo que realizar cuando lleguemos allí. Sólo porque pudiéramos experimentar algunos momentos de turbulencia, no significa que no vamos a llegar al lugar preparado para nosotros.

Yo sé que hay muchos mensajes acerca de cosas terribles que vendrán. No niego ni por un segundo que pudiera parecer que las cosas se salen de control y se descarrilan, pero Dios está en control y eso no afecta la asignación que recibimos y el trabajo a realizar, para el cual fuimos equipados. Estamos entrando en los días de la mayor cosecha de almas que hayamos visto. La gente está hambrienta por la Verdad. Tenemos una asignación y órdenes emitidas desde el cuartel general. Este es nuestro enfoque y ese es nuestro destino.

NACIMIENTO EXPLOSIVO

Años atrás tuve un sueño donde estaba por dar a luz un bebé. El equipo médico había cubierto las paredes de la sala de parto porque sabían que sería un nacimiento explosivo. El equipo quirúrgico me dio una solución al inducirme el trabajo de parto, pero eso no estaba funcionando. Existe un ritmo para que ocurra el nacimiento espiritual y los hombres no pueden manipularlo para que suceda antes de tiempo.

El hecho que fuera un nacimiento explosivo me dice que existen muchas partes diferentes para este nuevo nacimiento. Cuando algo explota se parte en muchos pedazos. Creo que estamos siendo preparados para manejar varios proyectos al mismo tiempo saliendo del mismo vientre. Estos proyectos estarán conectados entre sí, pero tendrán su identidad propia. Este próximo año nacerán muchos ministerios que esenciales para anunciar su Reino. Aunque son diferentes unos de otros, todos saldrán del mismo Reino y tendrán funciones específicas. Invenciones y nuevos descubrimientos alentarán nuevas expresiones del Reino de Dios. Estos nuevos nacimientos estarán alimentados con poder, estrategias y creatividad.

NO TEMA A LO NUEVO

Dios provocó esto. Él es el Autor y consumador de la obra que comenzó en cada uno de nosotros. Luego de muchos años de ministerio, finalmente me rendí al hecho que “Él sabe más que yo acerca de su Reino, su ministerio, su gobierno, sus procesos, su alineamiento, su expresión y sus maneras de comunicarse con todos nosotros”.

Nuestra postura es asegurarnos en el Señor para que Él dirija nuestros pasos. El perfecto amor echa fuera el temor y la rendición absoluta guarda nuestros pies de una caída. Cuando pastoreamos congregaciones y enfrentamos desafíos respecto de las personas y sus vidas, recuerdo que Dios me habló con claridad: “Cindy, tú no moriste por esta gente, Yo lo hice. Tú no los salvaste, Yo lo hice”. Qué alivio tremendo sentí. No debía hacer el trabajo de Dios, sólo debía cumplir su voluntad y era ser una hija del Rey. Soy una hija de Dios antes que un ministro. El ministerio es una expresión de mi relación sólida con Él.

Dios está haciendo cosas nuevas. Sólo debemos seguir al Líder. Si cada día abrazamos sus misericordias y cada día tomamos su carga, entonces todo estará bien. Somos completos en Él y en nadie más.

Isaías 42:9 Las cosas pasadas se han cumplido, y ahora anuncio cosas nuevas; ¡las anuncio antes que sucedan!»

Con amor y oraciones

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario