EL ODIO ES UN VERDUGO, EL PERDON ES SANIDAD

 

De modo que se toleren unos a otros y se perdonen si alguno tiene queja contra otro. Así como el Señor los perdonó, perdonen también ustedes. Colosenses 3:13

Unos meses atrás soñé toda la noche y Dios me despertó cinco veces con la escritura Jeremías 34:8 que ardía ante mí. La busqué y vi que ponía que habían hecho un pacto para proclamar libertad a todos los esclavos judíos, varones y mujeres. El contexto de este pasaje se desarrolla cuando el ejército babilonio había asediado Jerusalén. El profeta Jeremías ya había declarado que venía el juicio y que no había esperanza ya que los judíos iban a ser exiliados a Babilonia. Sin embargo, en el último momento, cuando los israelitas hicieron este pacto para liberar a sus esclavos hebreos, el ejército babilonio se retiró del asedio. Este es el poder del perdón y el lenguaje del Jubileo.

La palabra del Señor vino a Jeremías después de que el rey Sedequías hizo un pacto con todo el pueblo de Jerusalén para dejar libres a los esclavos. Jeremías 34:8

En este año del Jubileo, si proclamamos libertad a nuestros hermanos a quienes hemos tenido aprisionados a través del rencor, si nos reconciliamos con aquellos que nos han herido, si comenzamos a unirnos alrededor de Cristo en lugar de luchar y descuartizar el Cuerpo de Cristo, veremos la finalización del asedio espiritual que está sobre nuestras ciudades y nuestra nación, con lo que se desencadenará un espíritu de avivamiento y libertad.

Hace años, el desaparecido John Wimber veía milagros extraordinarios en el Seminario Fuller. Una noche, habló sutilmente acerca de sus objeciones relacionadas al movimiento de la fe y durante toda una semana dejó de ver milagros. Cuando le preguntó a Dios sobre ello, el Señor le dijo: “Has tocado a Mis ungidos”. John se sintió tan conmovido y arrepentido que pidió perdón al Señor y una vez más comenzaron las sanidades. ¡Qué relato! No podemos permitirnos el señalar con el dedo a ningún otro miembro o movimiento del Cuerpo de Cristo. Podemos ser profetas para los demás, podemos estar en desacuerdo con los demás, pero debemos amar a los demás. (Lou Engle)

Siete años de incremento explosivo, poder y autoridad ahora son suyos para que los tome. Las promesas de Dios en su vida están a punto de ser cumplidas de manera maravillosa, poderosa y rápidamente. Dependerá de la respuesta correcta. Usted será cuestionado por Dios para participar en la sanidad de las relaciones que se rompieron. Diga “SI” a cualquiera y todas la solicitudes de reconciliación que lleguen a usted. Ellos vendrán con ramas de olivo y le pedirán hacer las paces con usted. Participe con entusiasmo en el proceso de paz. La parte de Dios será reivindicarlo de maneras increíbles.

Mateo 6:14-15 »Porque si perdonan a otros sus ofensas, también los perdonará a ustedes su Padre celestial. Pero si no perdonan a otros sus ofensas, tampoco su Padre les perdonará a ustedes las suyas.

 Levítico 25:17-19 »No se hagan trampas el uno al otro. Al contrario, demuestren que tienen temor de mí, porque yo soy el Señor su Dios. »Cumplan con mis estatutos y ordenanzas. Pónganlos en práctica, y habitarán tranquilos en el país; la tierra dará sus frutos, y ustedes comerán hasta saciarse y habitarán tranquilos en ella.

Con amor y oraciones,

 Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario