ENFOQUE DE ORACION DIA 9 AYUNO DE DANIEL

Entonces me dijo: “No tengas miedo, Daniel. Tu petición fue escuchada desde el primer día en que te propusiste ganar entendimiento y humillarte ante tu Dios. En respuesta a ella estoy aquí. Daniel 10:12

 Las promesas proféticas que Dios nos ha dado para este año son hermosas, sin embargo, tenemos que estar conscientes que con las palabras proféticas vienen ciertas condiciones que hacen que estas se cumplan. Si no se cumplen ciertas condiciones y requisitos, los planes proféticos de Dios pueden verse obstaculizados o incluso abortados. Estas promesas tenemos que acompañarlas de oración, obediencia, deben estar apoyadas en la Biblia, si contradice lo que dice la Palabra de Dios, no es de Dios. Deben también estar acompañadas del tiempo correcto, el Kairos de Dios y sobre todo de Guerra Espiritual.

Pablo recomendó a Timoteo: 1 Timoteo 1:18-19 Timoteo, hijo mío, te doy este encargo porque tengo en cuenta las profecías que antes se hicieron acerca de ti. Deseo que, apoyado en ellas, pelees la buena batalla y mantengas la fe y una buena conciencia. Por no hacerle caso a su conciencia, algunos han naufragado en la fe. La traducción del Mensaje nos dice que las profecías deben hacernos “osados en nuestras pruebas, manteniéndonos firmes en nuestra fe y en nosotros mismos. Después de todo, nos encontramos en esta batalla”. Es tiempo para volver y revisar algunas de nuestras promesas proféticas para levantarnos en contra de los enemigos que se encuentran en el camino hacia nuestro destino.

El Señor dice: El Señor dice: Prepárate 2017 será tu año de recuperación. Para todos aquellos que pareciera se quedaron atrás. Yo voy a CATAPULTARLOS hacia su futuro y alcanzarán su destino y los años. Prepárense para recobrar. Yo voy a acelerar y catapultarlos hacia un nuevo lugar aún en el tiempo. Prepárense para que Mi Palabra los catapulte a un nuevo lugar, a una nueva temporada, mientras Yo hago que Mis profetas profeticen. (John Eckhardt)

DIA 9: Lee Daniel 10 y Efesios 6:10-19 – Cuando peleamos una batalla espiritual, nunca estamos solos. Dios y sus ángeles, están de nuestro lado. Los ángeles son una parte importante en la ecuación de la guerra espiritual. Piensa en Daniel. Tuvo una visión profética que lo tomó en oración y ayuno durante tres semanas completas. Esa visión, oración y ayuno profético fue seguida por un encuentro angelical por medio del cual podemos aprender mucho. El ángel le enseñó a Daniel que desde el primer día que se dispuso a orar sobre esa visión profética, Dios oyó sus palabras y un ángel se presentó debido a esas palabras. Estamos peleando la buena batalla de la fe, más que pelear contra un enemigo. El enemigo es real, pero la batalla con frecuencia es para creer que la Palabra de Dios es verdadera para enfrentar las circunstancias contrarias. Las Escrituras son la autoridad final y es nuestra espada, pero las palabras proféticas probadas son como las flechas en nuestra aljaba que podemos disparar en la dimensión del espíritu para alcanzar el objetivo de la voluntad revelada de Dios.

OREMOS:

Amado Jesús, te recibo como mi autoridad y regidor, eres mi victoria eterna sobre Satanás y su reino, y recibo todo el triunfo de tu ascensión, a través de la cual Satanás ha sido juzgado y echado fuera, sus potestades y autoridades han sido destronadas, toda la autoridad en los cielos y en la tierra te han sido dadas a ti Jesús. Yo he sido hecho completo en ti que eres mi cabeza. Tomo mi lugar en tu ascensión, a través de la cual he sido levantado contigo a la diestra del Padre y establecido contigo en autoridad. Traigo tu autoridad y tu reinado sobre mi vida, mi familia, mi hogar, y mi entorno. Y ahora traigo la plenitud de tu obra – tu cruz, tu resurrección, tu ascensión – en contra de Satanás, su reino, y todas sus potestades que están atentando en mi vida y mi entorno. Mayor es el que está en mí que el que está en el mundo. Cristo me ha dado todo el poder para derrotar al enemigo y yo reclamo esta autoridad por encima y en contra de todo enemigo y lo hecho fuera en el nombre de Cristo Jesús. Espíritu Santo, aplica en mí – y mi familia – la plenitud de la obra de la ascensión de Cristo Jesús. La recibo con todo mi agradecimiento y la aplico a todas las áreas de mi vida. Amén.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario