VENGAN Y SEAN UNO CONMIGO

Quédense quietos, reconozcan que yo soy Dios. ¡Yo seré exaltado entre las naciones! ¡Yo seré enaltecido en la tierra!» El Señor Todopoderoso está con nosotros; nuestro refugio es el Dios de Jacob. Salmo 46:11

Hemos enfrentado y resistido todo tipo de ataques. Pero este es el día en que el Señor peleará por nosotros y nuestros enemigos no triunfarán. El enemigo ha tratado de descarrilarnos a través de cualquier medio, a través de personas, a través de las circunstancias y ha estado acechando a nuestro alrededor “esperando el momento” de robarse nuestro gozo, nuestra paz y el destino que Dios tiene para nosotros. Este es el momento para que caminemos en VERDADERA VICTORIA sobre el enemigo. Este es el momento de avanzar y confiar completamente en la bondad de nuestro Dios, de reposar bajo la sombra de Sus alas confiando plenamente en su protección divina.

“Yo escucho la voz del Espíritu diciendo: Llama a Mi pueblo hacia una posición de entendimiento, que su deseo de conocerme sea más grande hoy de lo que fue ayer y aún más grande en estos momentos de lo que antes fue. Diles que se olviden de las cosas problemáticas que quedaron atrás. Que se olviden de aquellos dolores de cabeza y fracasos que ellos recuerdan, porque el enemigo les trae condenación a través de ello. Diles la urgencia de olvidar todas esas cosas y avanzar hacia el llamamiento supremo de esta temporada y de este tiempo en Mi presencia. Y, si lo hacen así, Yo los guiaré lejos del valle de la destrucción. Y, los llevaré a la luz y a la esperanza de lo que Yo he diseñado para cada uno de ellos. A esto los estoy llamando hoy. Vengan. Vengan y sean uno Conmigo. Vengan y conózcanme.” (Marsha Burns)

Juan 17:1-5 Después de que Jesús dijo esto, dirigió la mirada al cielo y oró así:«Padre, ha llegado la hora. Glorifica a tu Hijo, para que tu Hijo te glorifique a ti, ya que le has conferido autoridad sobre todo mortal para que él les conceda vida eterna a todos los que le has dado. Y esta es la vida eterna: que te conozcan a ti, el único Dios verdadero, y a Jesucristo, a quien tú has enviado. Yo te he glorificado en la tierra, y he llevado a cabo la obra que me encomendaste. Y ahora, Padre, glorifícame en tu presencia con la gloria que tuve contigo antes de que el mundo existiera.

Salmos 16:7-11 Bendeciré al Señor, que me aconseja; aun de noche me reprende mi conciencia. Siempre tengo presente al Señor; con él a mi derecha, nada me hará caer. Por eso mi corazón se alegra, y se regocijan mis entrañas; todo mi ser se llena de confianza. No dejarás que mi vida termine en el sepulcro; no permitirás que sufra corrupción tu siervo fiel. Me has dado a conocer la senda de la vida; me llenarás de alegría en tu presencia, y de dicha eterna a tu derecha.

Con amor y oraciones,

 Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario