PROTEJAN SUS PROMESAS

Pues tantas como sean las promesas de Dios, en El todas son sí; por eso también por medio de Él, Amén, para la gloria de Dios por medio de nosotros. 2 Corintios 1:20

A principios de esta semana tuve un sueño y el Señor me habló: “PROTEGE TUS PROMESAS Y ELLAS TE PROTEGERAN”. Tuve una fuerte sensación en el sueño de que las promesas de Dios serán liberadas de manera acelerada y sobrenatural en este momento y que el Señor está llamando a Su Pueblo para que proteja sus promesas que serán liberadas si creamos un ambiente de FE Y ALABANZA.

No entres en el remolino del desánimo y confusión que está intentando venir junto a las promesas que Dios está liberando. Escuché al Señor decir: “Los intentos de alterar las promesas no tendrán éxito, Yo he decretado que las promesas sean liberadas. Hijos de Dios protejan sus promesas a través de sus decretos, su fe y alabanza. También el Señor dijo: “La promesa los protegerá”. Si creamos un ambiente de fe ahora mismo, la promesa protegerá nuestro corazón del desaliento, la desesperación, el temor, la duda y la pérdida.

HEMOS ENTRADO EN LA SALA DE ENTREGA

El Señor me mostró que ahora estamos entrando en la “Sala de Partos”. Hemos cruzado y hemos sido trasladados a la “Sala de entregas” donde las promesas de Dios serán liberadas repentinamente y serán dadas a luz. Muchos deseos profundos de los corazones y las promesas largamente esperadas están siendo liberadas en este momento. Lo que me impactó de esta habitación era que estaba llena y rebosante de fecundidad.

El Señor me mostró que en esta “Sala de Partos” hay un decreto del Señor que ha sido liberado y el decreto es: “Estás a punto de ser muy fructífero(a), y el temor, la duda, y la decepción están tratando de susurrarte “Estas a punto de dar vueltas alrededor de la montaña de la esterilidad de nuevo”. Pero, es exactamente lo contrario. (Isaías 54). Con la protección de la promesa, estarás siendo ensanchado para la multiplicación. El Señor está decretando “ESTAS AQUÍ A PUNTO DE LLEVAR MUCHO FRUTO”. La entrega del fruto celestial está viniendo hacia ti.

EL FRUTO DE TU PROMESA ESTA SIENDO ENTREGADO

Pude escuchar al Señor decretar con emoción que el fruto de tu promesa está siendo entregado y donde el temor y la duda susurraron que la tristeza, la desilusión y el luto vendrían otra vez, la verdad es todo lo contrario. Yo estoy decretando GOZO, GOZO, EL GOZO INESPERADO ESTA SOBRE TI. Muchos de ustedes están a punto de ver, lo que el Señor hará por ustedes y El los despertará a Su amor y bondad de una nueva manera totalmente nueva con el cumplimiento de sus promesas.

Este es un MOMENTO CRUCIAL, este es el momento amigos de la entrega de Sus promesas. Levántense, decreten, tengan fe y adoren al Señor, porque ahora han entrado en la “Sala de Partos”. El Señor está enseñándole a Su Pueblo en gran manera, como proteger y ser un guardián de las promesas que en este momento están siendo liberadas. Recuerden: PROTEJAN SUS PROMESAS Y ELLAS LOS PROTEGERAN. (Lana Vawser)

Isaías 60:18-22 Nunca más volverá a escucharse que en tu tierra hay violencia, ni que en tu territorio hay destrucción ni quebrantamiento. A tus murallas las llamarás «Salvación», y a tus puertas las llamarás «Alabanza». El sol no volverá a ser tu luz durante el día, ni te alumbrará más el resplandor de la luna, porque el Señor será para ti una luz perdurable; tu Dios será tu gloria. Tu sol no volverá a ponerse, ni tu luna volverá a oscurecerse, porque el Señor será para ti una luz perdurable, y tus días de tristeza llegarán a su fin. Todos en tu pueblo serán personas justas, y para siempre heredarán la tierra. Para gloria mía, serán renuevos de mi propio campo, ¡la obra de mis manos! El más pequeño contará por mil, y el menor, por un pueblo fuerte. Yo soy el Señor, y a su tiempo haré que esto se cumpla sin tardanza.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario