YO ESTOY LIBERTANDO A LOS CAUTIVOS

No amen al mundo, ni las cosas que están en el mundo. Si alguno ama al mundo, el amor del Padre no está en él. Porque todo lo que hay en el mundo, es decir, los deseos de la carne, los deseos de los ojos, y la vanagloria de la vida, no proviene del Padre, sino del mundo. El mundo y sus deseos pasan; pero el que hace la voluntad de Dios permanece para siempre. 1 Juan 2:15-17

Este es el tiempo y la hora en que Yo derramaré Mi poder sobre un Pueblo dispuesto a recibirlo y utilizarlo de Continuar leyendo