Haga su parte, porque Dios hará la suya

El rey proclama el decreto del Señor: El Señor me dijo: “Tú eres mi hijo”. Hoy he llegado a ser tu Padre. Sólo pídelo, y te daré como herencia las naciones, toda la tierra como posesión tuya. Salmo 2:7-8

En este Salmo el autor escribe que “Proclamará un Decreto del Señor” Cuando nosotros decretamos las promesas escritas en la Palabra de Dios sobre cualquier circunstancia, las cosas comienzan a cambiar. John Belt nos anima a creer, declarar pero también caminar sobre las promesas y sueños que Dios nos ha dado para que podamos avanzar hacia su cumplimiento. Hable hoy sobre Continuar leyendo