Vivifícame Señor

Postrada está mi alma en el polvo; vivifícame conforme a tu palabra. De mis caminos te conté, y tú me has respondido; enséñame tus estatutos. Hazme entender el camino de tus preceptos, y meditaré en tus maravillas. De tristeza llora mi alma; fortaléceme conforme a tu palabra. Salmo 119:25-28

Dios es un Dios que trabaja siempre primero lo de adentro y luego lo de afuera. Dios mando a Cristo a esta tierra para que fuéramos vivificados. Vivifícame viene del hebreo 2421 “chayah” que significa vivir, que tenga vida, mantener la vida, vivir prósperamente, vive para siempre, ser restaurado a la Continuar leyendo