SAL DEL ESCONDITE, YO NO TE OLVIDE

¡El Señor se ha acordado de nosotros y nos bendecirá! Bendecirá a los israelitas, bendecirá a los sacerdotes, bendecirá a los que lo honran, a grandes y pequeños. ¡Que el Señor les aumente la descendencia a ustedes y a sus hijos! ¡Que el Señor, creador del cielo y de la tierra, les dé a ustedes su bendición! Salmos 115:12-15

El Señor me habló que estamos entrando en una temporada para “EMERGER”. La palabra “emerger” se define como salir, aparecer o ver, como resultado del ocultamiento o la oscuridad. Dios está levantando personas, voces, negocios, iglesias y ministerios inesperados, que aparentemente saldrán de la nada. Muchos han sido escondidos por Dios. Quizás, lo que pensaron que era “RECHAZO”, era simplemente la protección de Dios sobre su vida. A todos aquellos que se han sentido olvidados o pasados ​​por alto, Dios les dice: “YO NO LOS OLVIDE”.

ESCONDIDO EN EL ARCA

Cuando Moisés escribió: “Y Dios se acordó de Noé …” (Génesis 8: 1), no estaba insinuando que Dios se había olvidado de Noé en el arca, sino que estaba declarando que Dios se estaba moviendo hacia Noé a través de las promesas de Su pacto. ¡Ahora mismo, Dios se está moviendo hacia ti a través de las promesas de Su pacto!

Recuerdas que Noé había sido “CONFINADO” en el arca por Dios mismo. Yo solo puedo imaginar cómo se sintió Noé en ese lugar de confinamiento, estando expuesto al olor de los animales y al movimiento constante del arca. No fue un viaje fácil para él. Sin duda, hubo ocasiones en que el arca se sintió algo así como una prisión. ¿Te ha encerrado Dios alguna vez? En ese lugar de confinamiento, ¿has clamado: ¿Cuánto tiempo más, Dios? Entonces, sabes cómo debió sentirse Noé.

Sin embargo, llegó un día en que Dios dijo: “Noé, este es tu momento para emerger. Es tu momento para salir de tu escondite”. Noé navegó sobre las aguas que mataron a todos los demás, y tú también saldrás del desastre que te rodea.

IMPULSADO HACIA TU DESTINO

Cada plan, trampa y maquinación del enemigo ahora te impulsará hacia tu destino. Por ejemplo: Mira a José; sus hermanos lo vendieron como esclavo para detener sus sueños proféticos. Al igual que él, el enemigo también ha intentado detener tus promesas proféticas y, Dios posicionó a José, Él también lo posicionó para EMERGER.

Génesis 41:52 José llamó a su segundo hijo Efraín, porque dijo: «Dios me hizo fructífero en esta tierra de mi aflicción».

Los hermanos de José mintieron y dijeron que su hermano estaba muerto. Hay quienes te han dicho: “Se acabó para ti”. Los que celebraron tu funeral están a punto de presenciar tu regreso. Dios estuvo contigo en el pozo. Estuvo contigo en ese lugar extraño. Estuvo contigo en medio de los chismes y las acusaciones. Él estuvo contigo en los difíciles lugares de la traición, el dolor y las ofensas. Él estuvo contigo en ese lugar de confinamiento. ¡Prepárate, ya que verás cómo la mano de Dios baja y te levanta a un lugar de gran relevancia en la tierra de tu aflicción!

Sepan esto — José tuvo que ser traicionado por sus hermanos para llevarlo al lugar donde Dios podría lanzarlo, incluso el lugar de posicionamiento en la grandeza surrealista. Lo que los hermanos pensaron para el mal de José, Dios lo usó como su medio de transporte. ¿Estás escuchando lo que Dios te está diciendo? Así como con José, tú también vas a EMERGER. A José se le presentó repentinamente la oportunidad de funcionar en su unción e interpretar el sueño de Faraón. Escucho a Dios decir: “Las oportunidades divinas están llegando en esta temporada para ustedes. Están saliendo del ocultamiento y emergiendo hacia la promoción”. (Andrew Towe)

Génesis 50:15-21 Viendo los hermanos de José que su padre era muerto, dijeron: Quizá nos aborrecerá José, y nos dará el pago de todo el mal que le hicimos. Y enviaron a decir a José: Tu padre mandó antes de su muerte, diciendo: Así diréis a José: Te ruego que perdones ahora la maldad de tus hermanos y su pecado, porque mal te trataron; por tanto, ahora te rogamos que perdones la maldad de los siervos del Dios de tu padre. Y José lloró mientras hablaban. Vinieron también sus hermanos y se postraron delante de él, y dijeron: Henos aquí por siervos tuyos. Y les respondió José: No temáis; ¿acaso estoy yo en lugar de Dios? Vosotros pensasteis mal contra mí, mas Dios lo encaminó a bien, para hacer lo que vemos hoy, para mantener en vida a mucho pueblo. Ahora, pues, no tengáis miedo; yo os sustentaré a vosotros y a vuestros hijos. Así los consoló, y les habló al corazón.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"