EL PADRE ES MI DEFENSOR

Pero él es soberano; ¿quién puede hacerlo desistir? Lo que él quiere hacer, lo hace. Hará conmigo lo que ha determinado; todo lo que tiene pensado lo realizará. Job 23:13-14

Muchas personas están pasando en este momento por acusaciones falsas o injustas, incluso algunos están leyendo estas cartas desde la celda de una cárcel. Podrían sentirse olvidados por Dios, o que Dios no ha hecho nada por ellos. Hoy quiero enviar esta palabra de ánimo para ellos, porque las malvadas intenciones de los hombres no pueden frustrar los planes y propósitos de Dios. Nada se escapa de Su control, ningún sufrimiento ha llegado sin antes pasar por Sus amorosas manos. 1 Pedro 3:12 dice: Porque los ojos del Señor están sobre los justos, y sus oídos atentos a sus oraciones; pero el rostro del Señor esta contra los que hacen el mal. Dios es soberano, incluso sobre la oposición que enfrentan ahora.

Dios utilizó a los odiosos hermanos de José, a la esposa de Potifar, las acusaciones falsas y una condena injusta en la prisión para desempacar su sueño (Génesis 50:20). David luchó contra los celos de Saúl, los cuales desataron en él rabia hasta desear asesinarlo, pero esto fue lo que Dios usó para coronar a David como rey (1 Samuel 19). Incluso la traición de Judas era pecado, pero era parte del plan de Dios (Hechos 2:23) esta traición fue utilizada para desempacar el destino de Jesús para ser Rey de Reyes y Señor de Señores. (Lucas 22:47-53) La desobediencia y los corazones duros de las personas malas no hacen que se frustren los planes de Dios, sino que produzcan fruto. Si hay un Dios en los cielos, no hay nada que sea una mera coincidencia, en Dios no hay casualidades sino causalidades y ni siquiera un pajarillo cae a tierra sin que el Padre lo permita. (Mateo 10:29)

Génesis 50:20 Es verdad que ustedes pensaron hacerme mal, pero Dios transformó ese mal en bien para lograr lo que hoy estamos viendo: salvar la vida de mucha gente.

El Señor les dice:

“Yo estoy liberándolos de todo engaño e injusticia. Recuerden esto, dice el Padre: La verdad siempre sobrevive a la mentira. Cuando ustedes son malinterpretados y sus motivos son cuestionados, absténgase de defenderse. Digan en su corazón: “EL PADRE ES MI DEFENSOR” Si toman los asuntos en sus propias manos, simplemente Yo retiraré las Mías y esperaré a que regresen a una postura de confianza y esperanza en la justicia que solo Yo puedo traerles. Mientras tanto, oren por sus enemigos. Bendigan a los que los ultrajan y persiguen, a pesar de que han abusado de ustedes. Rechacen la amargura o tomar represalias de todo tipo. YO SOY UN DIOS FIEL y nunca los dejaré a merced de los impíos.

Primero, expongo al enemigo, dice el Padre, y luego lo expulso de sus límites y fronteras. Están saliendo a luz las cosas que vindicarán su confianza en Mí con respecto a su situación. Yo estoy trabajando para defenderlos y mantenerlos lejos de las trampas que el enemigo ha establecido para hacer que tropiecen.  Ustedes saldrán de este desafío intactos y con un propósito para ver cumplidos sus más grandes deseos y sus más grandes sueños se harán realidad. Este enorme problema que parece captar toda su atención será solo una pequeña nota de Mi más grande fidelidad en su vida. Así que, Yo les digo esperen por Mi liberación”. (Russ Walden)

Isaías 51:7-8 Escúchenme, ustedes que conocen lo que es recto; pueblo que lleva mi ley en su corazón: No teman el reproche de los hombres, ni se desalienten por sus insultos, porque la polilla se los comerá como ropa y el gusano los devorará como lana. Pero mi justicia permanecerá para siempre; mi salvación, por todas las generaciones.

Isaías 51:12-16 Soy yo mismo el que los consuela. ¿Quién eres tú, que temes a los hombres a simples mortales, que no son más que hierba? ¿Has olvidado al Señor, que te hizo; al que extendió los cielos y afirmó la tierra? ¿Vivirás cada día en terror constante por causa de la furia del opresor que está dispuesto a destruir? Pero ¿dónde está esa furia? Pronto serán liberados los prisioneros; no morirán en el calabozo, ni les faltará el pan. Porque yo soy el Señor tu Dios, yo agito el mar, y rugen sus olas; el Señor Todopoderoso es mi nombre. He puesto mis palabras en tu boca y te he cubierto con la sombra de mi mano; he establecido los cielos y afirmado la tierra, y he dicho a Sión: “Tú eres mi pueblo”.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"