PREVALECERAS Y TRIUNFARAS

El Señor Dios es mi fortaleza; Él ha hecho mis pies como los de las ciervas, y por las alturas me hace caminar. Habacuc 3:19

 Estamos en medio de muchas batallas, por lo cual se hace necesario caminar en la capacidad de discernir los tiempos y permitir que el Espíritu Santo nos dirija, pues nuestras emociones o razonamientos humanos pueden constituir una trampa del enemigo para derrotarnos.

En el calendario hebreo entramos el 8 de marzo al mes de ADAR II que termina el 8 de abril. Cada mes en el calendario hebreo, está vinculado con una comprensión de una de las doce tribus de Israel. Cada tribu tiene una bendición redentora. Estamos injertados en las bendiciones de Abraham y sus descendientes (Gálatas 3:29). El mes de ADAR es un mes vinculado con la tribu de Neftalí que significa “Lucha” o “prevalecer luego de una lucha hasta triunfar” (Génesis 30:8). Dios quiere fortalecernos este mes.

En la hora más oscura, cuando quizás ya no nos quedan más fuerzas, allí nuestro Dios y Señor, en Su gracia y por Su grande amor, es capaz de obrar a nuestro favor, para salvarnos, sanarnos y restaurarnos al propósito que Él tiene para cada uno de nosotros en Cristo. Debemos declarar: “Dios mío, tú me das nuevas fuerzas; me das la rapidez de un venado, y me pones en lugares altos”. La bendición de Neftalí incluía el concepto de ser rápido y Génesis 49:25 Versión AMP en inglés: “Neftalí es un ciervo suelto, [un rápido guerrero,] Que produce cuernos ramificados (palabras elocuentes). En el mes de Neftalí puede que tengas que luchar contra tus enemigos, pero es un mes cuando también puedes prevalecer y triunfar en oración, peleando la buena batalla de la fe.

Habacuc 3:19 AMP El Señor Dios es mi fuerza [mi fuente de valentía, mi ejército invencible]; Él ha hecho mis pies [firmes y seguros] como los pies de cierva y me hace caminar [hacia adelante con confianza espiritual] en mis lugares altos [de desafío y responsabilidad].

Muchos han estado luchando en sus propias fuerzas, tratando de vencer los violentos ataques del enemigo. Sino estuvieran cansados y fatigados de la batalla ellos sabrían que en sus propias fuerzas no pueden tener éxito. Pero, aunque sientan que ya no tienen fuerzas para seguir adelante, Dios no los trajo hasta aquí para abandonarlos.  Esta palabra la compartió hoy Dana Jarvis, me fortaleció, pero también me hizo pensar en las palabras de Raquel según lo leí en Génesis 30:7-8 la versión AMP en inglés: “Entonces Raquel dijo: «Con luchas poderosas [en oración a Dios] he luchado con mi hermana y he prevalecido». Así que ella lo llamó Neftalí (mis luchas). Tomémonos hoy de Su mano poderosa y corramos con nuestros pies de cierva a los lugares altos en oración y clamor.

Santiago 1:12 Bienaventurado el hombre que persevera bajo la prueba, porque una vez que ha sido aprobado, recibirá la corona de la vida que el Señor ha prometido a los que le aman.

“Siento que una unción tan poderosa comenzando a llenar la atmósfera que me rodea. Escuchen estas palabras, «¡ESTAN SALIENDO DE ESTO!» La adversidad es abrumadora y el infierno se ha desatado por todos lados. Hemos usado cada gramo de energía que teníamos y pareciera que lo más seguro era rendirnos. Oh, pero sintonicemos ahora la voz de nuestro Rey Jesús mientras Él dice, «¡ESTE ES SU MOMENTO DE SALIR!» Los deseos de su corazón serán liberados y una unción fresca fluirá. Ustedes verdaderamente sabrán lo que es ser probados por fuego y saldrán como oro puro”.

“¡ESTE ES SU MOMENTO PARA SER LIBERADOS! ¡GANARAN ESTA BATALLA! No son guerreros abatidos, golpeados y magullados, sino guerreros avanzados, élites, audaces como leones que llevan el Mandato del Reino, pisando debajo de sus pies todo lo que intente oponerse. (Romanos 16:20). Pongan al enemigo sobre aviso y sacúdanse cada pasillo en el infierno ahora mismo mientras gritan, «¡ESTOY SALIENDO DE ESTO!» Tomen ese activo paso de fe y vean como Dios abre las ventanas del cielo para derramar más de lo que ustedes pueden contener. La meta de Satanás es mantenernos distraídos por las circunstancias de modo que digamos: «lo haré más tarde, o simplemente no puedo hacerlo».

1 Crónicas 29: 11-13 Tuya es, oh Señor, la grandeza y el poder y la gloria y la victoria y la majestad, en verdad, todo lo que hay en los cielos y en la tierra; tuyo es el dominio, oh Señor, y tú te exaltas como soberano, sobre todo. De ti proceden la riqueza y el honor; tú reinas sobre todo y en tu mano están el poder y la fortaleza, y en tu mano está engrandecer y fortalecer a todos. Ahora pues, Dios nuestro, te damos gracias y alabamos tu glorioso nombre.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"