¡LEVANTATE! TOMA TU CAMILLA Y ANDA

Jesús le dijo: Levántate, toma tu camilla y anda. Y al instante el hombre quedó sano, y tomó su camilla y echó a andar. Juan 5:8-9

Nunca permitan que lo que les sucedió sea la fuerza motriz de tu vida. Sí, es posible que los hayan lastimado, que los hayan herido, o que hayan sido afligidos de muchas maneras, pero no permitan que eso que determine el curso de su vida. No se clasifiquen ni se agrupen de acuerdo con lo doloroso de sus circunstancias, y con lo que está pasando. La autocompasión quita los ojos de Jesucristo y pone … Continuar leyendo