Categorías
Sin categoría

CAVA PROFUNDO PORQUE DIOS TIENE LA ULTIMA PALABRA

Si eres hijo(a) de Dios el fracaso no es una opción para ti. Cuando enfrentamos grandes problemas y desafíos, podemos abordar la vida de dos maneras. Podemos enfocar nuestras oraciones en sobrevivir, o podemos enfocar nuestras oraciones en prosperar. Este es un tiempo para cavar y cavar profundo porque, aunque los enemigos hayan echado tierra en tus pozos no morirás de sed, cuando no te reciban en un lugar, ve al siguiente porque hay un REHOBOT esperándote si no te das por vencido(a). Rehobot significa: “espacios abiertos, lugares anchos, espaciosas extensiones, calles anchas” Rehobot se refiere a la tierra de la herencia que solo Dios puede darte y que el enemigo no puede robar. Ya no luches o te entristezcas por los pozos que te cerraron, avanza con fe hacia lo nuevo, nuevas personas, nuevas oportunidades, nuevas estrategias. Si fallaste, esos errores y esas malas decisiones están bajo la Sangre de Jesús. Tu temporada de ser fructífero(a) está delante de ti, pon tu mirada en el Señor. Levanta un altar de adoración y espera delante de El porque todos reconocerán que Dios te ha bendecido.

Génesis 26:18-25 Isaac volvió a cavar los pozos de agua que habían sido cavados en los días de su padre Abraham, porque los filisteos los habían cegado después de la muerte de Abraham, y les puso los mismos nombres que su padre les había puesto. Cuando los siervos de Isaac cavaron en el valle encontraron allí un pozo de aguas vivas. Entonces riñeron los pastores de Gerar con los pastores de Isaac, diciendo: El agua es nuestra. Por eso él llamó al pozo Esek, porque habían reñido con él.  Cavaron otro pozo, y también riñeron por él; por eso lo llamó Sitna. Y se trasladó de allí y cavó otro pozo, y no riñeron por él; por eso lo llamó Rehobot, porque dijo: Al fin el Señor ha hecho lugar para nosotros, y prosperaremos en la tierra. De allí subió a Beerseba. Y el Señor se le apareció aquella misma noche, y le dijo: Yo soy el Dios de tu padre Abraham; no temas, porque yo estoy contigo. Y te bendeciré y multiplicaré tu descendencia, por amor de mi siervo Abraham. Y él construyó allí un altar e invocó el nombre del Señor y plantó allí su tienda; y allí abrieron los siervos de Isaac un pozo.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"