Un momento para recordar

Publicada el
Un momento para recordar

Reconozcan, pues, con todo su corazón y con toda su alma que no ha fallado ni una sola palabra de todas las buenas promesas que el Señor su Dios les había hecho. Todas se han cumplido para ustedes; no ha fallado de ellas ni una sola palabra. Josue 23:14

“En la sacudida, te despertaste por completo. En el desierto y en la batalla más grande de tu vida, fuiste ungido con mi aceite. Sí, así es, Yo sé que no es lo que esperabas. No es el paquete de destino que esperabas, pero aún no has visto las páginas de tu libro. Te has quedado atrapado en el momento en que estás y no has medido esta transición desde la eternidad, pero déjame decirte que no has sobrevivido, ¡HAS SIDO RESUCITADO! Puede que aún no lo parezca, pero un día cercano te darás cuenta de que esta temporada de sacudidas fue tu configuración, tu preparación, tu creación. ¡El enemigo pretendía que fuera tu perdición, pero no funcionó! En cambio, fue tu consagración, tu condecoración, tu comisión y tu coronación. Ahora mira a tu alrededor y observa que ya no estás donde solías estar. Te he quitado de tantos vicios que una vez te enredaron. Te he liberado de los lugares que te mantenían atado. La apatía y la complacencia ya no te asfixiarán y ya no estarás en un lugar de limitación. ¿Puedes ver el espacio abierto delante de ti? Prepara tu corazón para esto”

Hebreos 12:27 Y esta expresión: Aún, una vez más, indica la remoción de las cosas movibles, como las cosas creadas, a fin de que permanezcan las cosas que son inconmovibles.

Mientras oraba, escuché al Señor decir: “Este es un momento para RECORDAR lo que he dicho y lo que he hecho. Este es un momento para recordarte a ti mismo los avances que has visto y las imposibilidades que demolí frente a ti. Este es un momento para encontrar las pruebas más grandes en las que me viste moverme y anclarte a ese testimonio que haré una vez más. Este es el momento de desenterrar las palabras dichas y profetizadas sobre ti e ir a la guerra con ellas, armarte con ellas y avivar tu fe para que se cumplan»

1 Timoteo 1:18 Timoteo, hijo mío, te doy este encargo porque tengo en cuenta las profecías que antes se hicieron acerca de ti. Deseo que, apoyado en ellas, pelees la buena batalla.

Sé que es difícil hacerse ilusiones en este momento, y ha pasado tanto tiempo desde que viste la oposición ceder, pero estás a punto de ver cómo se mueven las montañas. Corta las fuentes del temor y deja de escuchar a los gigantes que intentan disuadirte de tu herencia, porque pronto se irán y tú tendrás las llaves de la tierra. Rechaza las mentiras y los fracasos, y pregúntate; ¿quien esta luchando por ti? ¿Quién esta haciendo la guerra contigo? ¿Quien esta a tu lado? ¿Quién nunca te dejará hacer esto solo? Así es, ¡YO ESTOY CONTIGO!

Deuteronomio 3:22 No les tengas miedo, que el Señor tu Dios pelea por ti

Así que esta semana levanta un clamor y presiona en Mi presencia. Levanta tu espada y perfora el aire espeso con tu clamor, porque tu adoración desarmará la batalla y abrirá las puertas. Los gigantes de la tierra no son rival para Mi poder y la unción que te he dado. Así que, sacúdete de la derrota y de sentirte impotente porque tienes el mismo poder en ti que resucitó a Jesús de la tumba. Permite que cada obstáculo, principado, barricada y asignación demoníaca se agite en sus botas mientras terminas esta semana con esperanza y tu espada en alto, veremos VICTORIAS porque la batalla le pertenece al Señor”. (Nate Johnston)

 2 Crónicas 20:15 Y dijo Jahaziel: «Escuchen, habitantes de Judá y de Jerusalén, y escuche también Su Majestad. Así dice el Señor: “No tengan miedo ni se acobarden cuando vean ese gran ejército, porque la batalla no es de ustedes, sino mía.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética en tu correo electrónico.


Un momento para recordar

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino”, "De la Verguenza a la Victoria" y "Una Madre de Rodillas".