Noviembre irreconocible

Publicada el
Noviembre irreconocible

¡Miren! Dios el Señor viene con poder, y su brazo dominará. ¡Miren! Ya trae con él su recompensa; ya le precede el galardón. Isaías 40:10

Durante un tiempo de oración, escuché una extraña palabra susurrada en mi espíritu: «NOVIEMBRE IRRECONOCIBLE». Al principio no entendía esto, y no entendía lo que Dios me estaba hablando proféticamente. Mientras insistía en oración, el Señor me recordó a José y resaltó el siguiente versículo:

Génesis 42:8 Aunque José reconoció a sus hermanos, ellos no lo reconocieron a él

Mientras leía esto, mi espíritu saltó de alegría, pero al mismo tiempo, me detuve pensando, ¿Cómo podrían los hermanos de José no reconocerlo? Incluso si no lo hubieran visto en trece años, seguramente aún podrían reconocer a su hermano. Curiosamente, José los reconoció, y el Espíritu Santo me reveló que la razón principal por la que José los reconoció fue porque no había ningún cambio visible en su apariencia o en su ocupación. Eran pastores cuando los dejó, y seguían siendo pastores cuando los volvió a ver. Por otro lado, el Espíritu Santo me reveló que José había cambiado drásticamente, por lo cual tenía mucho sentido que no lo reconocieran. Su último recuerdo de él era el de un soñador de diecisiete años. Lo desnudaron, lo arrojaron a un pozo y lo observaron en su angustia mientras suplicaba por su vida; pero no lo escucharon.

Génesis 42:21 Y hablando entre ellos, dijeron: Es obvio que estamos pagando por lo que le hicimos hace tiempo a José. Vimos su angustia cuando rogaba por su vida, pero no quisimos escucharlo. Por eso ahora tenemos este problema.

Ahora estaban parados frente al “consejero del faraón, administrador de todo su palacio y gobernador de todo Egipto” (Génesis 45:8). José no se parecía en nada al hermano que habían conocido; literalmente parecía un egipcio. Les habló a través de un intérprete, estaba vestido con vestiduras de lino fino, tenía un collar de oro alrededor de su cuello y vivía en tal abundancia «sin medida» (Génesis 41:42, 49).

El nombre «José» significa Dios añadirá/dará aumento. Había tanto favor sobre su vida. En Egipto, se le dio un nuevo nombre, «Zafhnath-paaneah», que significa el que descubre cosas ocultas. Algunos creen que también significa preservador de la vida. Para los egipcios, José (o Zaphnath-Paaneah) era alguien que cuidaba y preservaba la vida. Dios prosperó a José a tal nivel que era irreconocible para sus hermanos; se convirtió en realeza. Escuché a Dios decir: «Una vez realeza, siempre realeza». No puedes perder tu identidad, valor o lugar en el Reino. José era uno de los elegidos de Dios, descendiente de la promesa hecha a su abuelo Abraham e hijo de la promesa dada a Jacob.

LA UNCION DE JOSE

Escuché a Dios decir que muchos con la unción de José despertarán a su verdadera identidad en el Reino. Se darán cuenta de esto acerca de sí mismos, 1 Pedro 2:9: “Pero ustedes no son así porque son un pueblo elegido. Son sacerdotes del Rey, una nación santa, posesión exclusiva de Dios. Por eso pueden mostrar a otros la bondad de Dios, pues él los ha llamado a salir de la oscuridad y entrar en su luz maravillosa”.

El reino de la gloria cambia la realidad en la que vivimos. La realidad del Reino te eclipsará y cambiará las cosas, incluso si sientes que lo has perdido todo. José estaba irreconocible para sus hermanos de carne y hueso debido a la gloria que estaba sobre él. El Señor te dará tanto favor en la tierra de la esclavitud y la prisión. El Señor tu Dios te dará este favor por Su pacto contigo, no por tus circunstancias o por lo que hiciste o dejaste de hacer. Los jóvenes Sadrac, Mesac, Abed-nego y Daniel pensaron que estaban acabados, pero Dios les dio diez veces más sabiduría y favor (Daniel 1:20). Dios los reivindicó y el rey de Babilonia se inclinó ante el Dios de Israel.

INEXPLICABLE E IRRECONOCIBLE

Así como sucedió con José, Jesús también estaba irreconocible cuando Dios Padre lo resucitó en tal gloria. Sus discípulos no lo reconocieron. María Magdalena pensó que Él era el jardinero (Juan 20:14-15), y los dos discípulos que caminaban hacia Emaús tampoco lo reconocieron cuando caminaba con ellos (Lucas 24:15-16).

Esta es la palabra profética que escuché a Dios decir:

“Quiero que te apartes y te consagres totalmente para Mí, para Mi gloria, porque Yo me estoy preparando para volverte irreconocible – ¡inexplicable! Porque no habrá explicación racional de esta bendición. A diferencia de Noemí, que no la reconocieron porque estaba llena y volvió vacía (Rut 1:20-21), tú serás irreconocible, porque estabas vacío pero Yo te llenaré de Mis bendiciones, te llenaré de Mi favor. Mis bendiciones sobre tu vida harán que seas inexplicable e irreconocible, porque serás Mi herramienta elegida. No te parecerás en nada a tu pasado, como José, quien reconoció a sus hermanos porque se veían iguales después de muchos años, pero no lo reconocieron, por lo mucho que lo bendije. Ellos estaban en hambre, escasez y necesidad; él estaba en tal abundancia, sobreabundancia y prosperidad. No tenían nada, pero José tenía grano en tal abundancia, tanto como la arena en la orilla del mar.… sin medida. El último recuerdo que tenían de él era el de un soñador orgulloso, un chico de 17 años que decía tonterías. Lo desnudaron, lo vendieron, intentaron matarlo y finalmente lo tiraron a un pozo. Intentaron borrar su memoria y su destino, pero Yo tenía un plan diferente, tenía una tarea diferente. Lo saqué del pozo al palacio. Yo estaba con él y le di gran favor a los ojos de Faraón. ¡De un prisionero a un príncipe!

«No estaban listos para ver a su hermano como el “primer ministro” de Egipto, con tal autoridad; y sin su consentimiento, nadie en la tierra de Egipto podía mover una mano o un pie (Génesis 41:44). No estaban listos para verlo vestido con ropas de lino fino, con el anillo de sello de Faraón en su dedo y un collar de oro alrededor de su cuello. No estaban listos para verlo montado en el carro de Faraón, y delante de él la gente gritando: “¡Arrodíllense!” (Génesis 41:43). Para ellos él era irreconocible. No se parecía al José que conocían… como Mi Hijo Jesús, cuyos enemigos Lo despojaron, lo vendieron por 30 piezas de plata y lo mataron en una Cruz; pero Yo lo resucité en tal gloria que ni siquiera los más cercanos a él lo reconocieron. La gloria sobre Mi Hijo era tan grande que ni siquiera sus discípulos lo reconocieron. El último recuerdo que tenían de Él era Su muerte, pero ahora estaban presenciando Su glorioso estado. Serás el mismo, porque te estoy resucitando en tal gloria que serás irreconocible, y no podrás explicarlo, porque será muy sobrenatural. Así que prepárate, porque has transitado a tal gloria.

VICTORIA GARANTIZADA

«La seguridad», escuché decir a Dios, “Es lo que Yo he ordenado, a quien Yo he bendecido, no puede ser maldecido. No importa lo que el enemigo te arroje; no importa qué desafíos y fracasos creas que estás enfrentando, Conmigo, hay victoria garantizada». Recordé al profeta Balaam, a quien Balac, el rey moabita, le pidió que maldijera a la nación bendecida y escogida de Dios. Pero dondequiera que fue, y por muchos sacrificios que hizo, Dios siempre hizo que Balaam bendijera a Su pueblo.

 Números 23:19-24 Dios no es un hombre; por lo tanto, no miente. Él no es humano; por lo tanto, no cambia de parecer. ¿Acaso alguna vez habló sin actuar? ¿Alguna vez prometió sin cumplir? Escucha, yo recibí la orden de bendecir; ¡Dios ha bendecido, y yo no puedo revertirlo! Ninguna desgracia está en su plan para Jacob; ningún problema espera a Israel. Pues el Señor su Dios está con ellos; él ha sido proclamado su rey. Dios los sacó de Egipto; para ellos, él es tan fuerte como un buey salvaje. Ninguna maldición puede tocar a Jacob; ninguna magia ejerce poder alguno contra Israel. Pues ahora se dirá de Jacob: “¡Qué maravillas ha hecho Dios por Israel!”. Este pueblo se levanta como una leona, como un majestuoso león que se despierta. Ellos se niegan a descansar hasta que hayan devorado su presa, ¡y beben la sangre de los que han matado!

Una vez realeza, siempre realeza; tu identidad nunca cambiará. Una vez que esto se convierte en tu verdadera identidad, estás destinado a ser «IRRECONOCIBLE». (Yvon Attia)

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética en tu correo electrónico.


Noviembre irreconocible

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino”, "De la Verguenza a la Victoria" y "Una Madre de Rodillas".