EL TIEMPO DEL CUMPLIMIENTO HA LLEGADO

leon

 ¡Crean en el Señor su Dios, y serán invencibles; crean en sus profetas, y obtendrán la victoria! 2 Crónicas 20:20

La palabra profética es un arma poderosa en el Reino de Dios. El Espíritu es fiel en revelar a la Iglesia los planes y propósitos que el Padre tiene para quienes son suyos, para extender el Reino de los cielos en la tierra. Amos 3:7-8 dice:  Lo cierto es que nada hace el Señor sin antes revelarlo a sus siervos los profetas.  Si el león ruge, ¿quién no tiembla? Si el Señor habla, ¿quién no profetiza?

La respuesta a lo profético es tan vital como lo recibido. La semilla de la palabra profética contiene los recursos y la prosperidad de Dios necesaria para ver el cumplimiento, y cuanto actuamos sobre ella, se desata el potencial de la palabra.

Esdras 6:14 Así, los ancianos judíos avanzaron en la obra de reconstrucción, tal como lo habían anunciado los profetas Hageo y Zacarías hijo de Iddo. La obra se terminó porque el Dios de Israel así lo ordenó, y por los decretos de Ciro, Darío y Artajerjes, reyes de Persia.

1 Corintios 14:3 En cambio el que profetiza fortalece a otros, los anima y los consuela.

Existe una diferencia entre limitarnos a oír, poniéndonos de acuerdo mentalmente con la Palabra y vivir verdaderamente la Palabra. Los israelitas oyeron la Palabra del Señor. Tenían la promesa segura que fue confirmada con milagros, señales y maravillas, aún así no creyeron. Se emocionaron cuando todo iba bien, pero se rindieron rápidamente cuando llegó la oposición. Si hubieran creído la Palabra que habló el Señor, podrían haberla usado como un arma en contra de sus dudas y temores, pero no creyeron en la Palabra. Sin embargo, Jesús no sólo conocía las promesas en las Escrituras, las creía y las usaba como un arma. Podemos pelear contra las mentiras del enemigo con la Palabra. La verdad siempre prevalecerá. Debemos pararnos en la Verdad y en nuestras promesas.

Hoy hacía un recuento de las palabras proféticas que el Señor nos habló desde el año 2008 y me llamó poderosamente la atención esta palabra que Ministerios Elías nos compartió en Febrero de 2010 pues refiere a muchas de las palabras que el Señor ha comenzado a  hablar y cumplir durante este año. Muchos fuimos llevados al desierto estos últimos años, donde fuimos preparados y entrenados a través de las duras pruebas, sin embargo Su Espíritu Santo está soplando sobre nosotros para hacernos avanzar hacia un tiempo de cumplimiento, pues hemos sido preparados para un tiempo como este. Esta palabra dice:

“Ha llegado el tiempo de ser saciados, dice el Señor. Porque verdaderamente el camino ha sido largo, el camino también se tornó duro, Yo lo se, dice el Señor, Yo lo conozco porque es el mismo camino que Yo transité, dice el Señor. Pero era necesario que lo pasaras, era necesario que lo recorrieras centímetro a centímetro, era necesario que experimentaras su dureza, para formar en ti el carácter de un verdadero discípulo, de un verdadero guerrero del Reino, de un verdadero ministro, dispuesto a caminar, dispuesto a pagar los precios. Pero ahora te anuncio que ha llegado el tiempo de recibir las aguas que sacian, las aguas que sanan, las aguas que refrescarán todo tu ser. Ahora te estoy poniendo junto a corrientes de aguas frescas, junto a manantiales de aguas que te darán reposo, y junto a esos manantiales me manifestaré a ti, te manifestaré mi palabra y mi gloria, declara el Señor.

Ha llegado el tiempo en que estoy trayendo a tu vida un orden en muchos aspectos, dice el señor. Estoy trayendo orden  en tus pensamientos, para que ellos caminen alineados con mis propósitos eternos, caminen alineados no de acuerdo con las circunstancias, los sentimientos internos, o las opiniones de las gentes. Estoy ordenando tus caminos, tus decisiones y tus planes para que lo que hagas me de mas gloria, dice el Señor. También estoy trayendo orden a tu casa, no solamente orden físico, sino además orden en las relaciones, orden en la comunicación, orden en el manejo de las finanzas familiares, etc, porque este mes será un mes de visitación a tu vida, declara el Señor.

Luego del tiempo de la prueba llega el cumplimiento de la promesa y el poder. Conozco esta verdad en mi propia vida. Hoy te animo a fortalecerte en el Señor y decretar que este será el mejor año de tu vida.

  • Decretamos que estamos en tiempos de nuevos comienzos, que muchas cosas serán dadas a luz,  que el Señor nos da las fuerzas para concebir y fuerzas para parir.
  • Decretamos que si todavía no hay semilla en el granero, ni la vid ha dado su fruto, y si la higuera, el granado y el árbol de olivo no han florecido, hoy es el tiempo de la bendición, hoy es el tiempo de la cosecha, hoy es el tiempo de florecer, hoy es el tiempo de la respuesta.
  • Decretamos que el devorador ha sido atado de pies y manos y que no tocará las finanzas de los hijos de Dios que están en pacto con El. Decretamos que la Palabra del Señor sobre tu vida es apresurada y que pronto tendrá su cumplimiento.
  • Decretamos que el hombre malo, el hombre violento, el hombre impío, el hombre injurioso caen en su propia red y son atados en su propio lazo.
  • Decretamos que en este mes hay gozo abundante por victorias ganadas.
  • Decretamos que en este mes no tendremos asalto, ni grito de alarma en nuestras ciudades, porque el Señor nos rescatará y librará del mal.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano