Las puertas están abiertas

¡Mira! Ya estoy a la puerta, y llamo. Si alguno oye mi voz y abre la puerta, yo entraré en su casa, y cenaré con él, y él cenará conmigo. Apocalipsis 3:20

Las puertas siempre han estado abiertas para nosotros a través de la obra terminada de Cristo pero, en la mayor parte, la rebajamos hacia una mentalidad terrenal. Muchas puertas se abren pero en cada puerta hay pecados, guerra espiritual y trabas en la entrada de la puerta para que no pasemos al otro lado, pero Dios promete estar allí para ayudarnos a atravesar la puerta hacia nuestro destino.

Nuestro Padre Celestial se sienta en un trono en la eternidad. Y su Hijo, Jesús, nuestro Señor y Salvador, se sienta a su derecha. A las afueras de su trono están las puertas que abren para todos aquellos que están en Cristo. En cualquier momento, del día o de la noche, a cualquier hora, podemos entrar valientemente por estas puertas y acercarnos al trono de nuestro Padre. Cristo nos ha provisto acceso directo al Padre, para que recibamos la misericordia y la gracia que necesitamos, sin importar nuestra circunstancia.

Ahora la Iglesia se está despertando en la plenitud de quienes somos en Cristo y en el acceso ilimitado que tenemos a la sala del Trono. Dios está soltando sobre el Cuerpo de Cristo la revelación de nuestro permiso para acceder al Trono, con una mayor profundidad de entendimiento.

El Señor dice:

Las puertas están abiertas. Pasa a través de ellas. Eleva el estandarte. Corre la carrera. Cree y recibirás. Mi Gloria está viniendo sobre Mi pueblo; viniendo a ti para provocar una atmósfera espiritual en la cual serás cambiado para siempre. Ven y habita en Mi presencia, dice el Señor. Ven y recibe la unción. Ven y recibe la gloria y deja que te alimente; que te fortalezca; que te sane; que te lleve más alto dentro de Mi reino como nunca antes. Yo estoy ahora haciendo los pies de Mi gente como de ciervas para que puedan escalar la montaña y venir al monte de Sion a la gloria. ¡Ven!

Ríndete completamente a Mi, dice el Señor. Pide y Yo te mostraré áreas de tu alma donde tú te has reservado el derecho de ejercitar el control. Esos lugares de pensamientos y sentimientos serán el campo de batalla que el enemigo usará en tu contra hasta que sean completamente rendidas y redimidas. No será difícil para ti reconocer  esas áreas puesto que repetidamente han sido la fuente de dificultades en tu vida. Busca en los ámbitos de amargura, condenación, derrota, miedo y preocupación. El acto de rendirte debe ser un acto deliberado por tu voluntad. Si tú te rindes, Yo haré Mi obra de redención en ti.

La salvación que es Cristo está disponible para cualquiera que quiera tomarla, sin embargo, llegará un día en que se cerrará la puerta. La Biblia dice que los hombres buscarán la palabra, pero no la encontraran. Nosotros somos la iglesia de puertas abiertas, y tenemos que aprovechar a decirle a la gente que éste es el tiempo de salvación.

Filipenses 2:13 porque Dios es el que en vosotros produce así el querer como el hacer, por su buena voluntad.

Apocalipsis 4:1 Después de esto, miré y vi que en el cielo había una puerta abierta. Entonces la voz que antes había escuchado, y que era como el sonido de una trompeta, me dijo: «Sube acá y te mostraré lo que va a suceder después de esto.» 

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario