SEÑOR…ABRE MIS OJOS

Fue por la fe que Moisés salió de la tierra de Egipto sin temer el enojo del rey. Siguió firme en su camino porque tenía los ojos puestos en el Invisible. Hebreos 11:27

Una de nuestras más grandes necesidades es tener nuestros ojos abiertos a las realidades espirituales. Si solo vemos con los ojos de la carne, nos hallaremos continuamente decepcionados y desanimados. Si podemos aprender a ver con los ojos de la fe  seremos renovados y revitalizados.

Antes de que El Señor abra los cielos, primero debe de abrir los ojos de Su pueblo, como lo hizo antes con Agar, que estaba clamando a Dios, pero por tener cerrados los ojos no podía ver el pozo que estaba cerca de ella (Génesis 21:17-19) de la misma forma que lo hizo con Giezi, el criado de Eliseo que miraba al ejército de los Sirios por lo cual tuvo miedo, pero el profeta oró para que sus ojos espirituales fueran abiertos y pudo contemplar la multitud de gente de a caballo y carros de fuego que estaban protegiendo a Eliseo (2 Reyes 6:14-17). Jesús le abrió los ojos al ciego de nacimiento, cuando le untó lodo en los ojos y le dijo que fuera al estanque de Siloé, que significa ENVIADO. Oro que esta palabra de Keith Miller abra los ojos de nuestro corazón para que venga el Espíritu de sabiduría y revelación. (Efesios 1:17-18)

Proverbios 16:15 dice: “Cuando el rey sonríe, hay vida; su favor refresca como lluvia de primavera”

¡Que el brillo del Señor se pose sobre su vida en gran manera en el año 2014 y pueda reflejar su luz, la luz que libera la multiforme sabiduría de Dios a través de su vida!

UNA NUBE DE FAVOR

Efesios 3:12 dice: “En él, mediante la fe, disfrutamos de libertad y confianza para acercarnos a Dios”. En otras palabras, recibimos acceso ilimitado. Avancemos confiadamente ante su trono y además seamos conscientes de la plenitud de la bendición de vivir en continua comunión con Dios, que está sentado en su trono. Este será un tiempo donde viviremos cada vez más intensamente bajo cielos abiertos para que podamos reflejar su gloria. Que la nube de su presencia (el verdadero favor y las verdaderas riquezas), desate la lluvia tardía sobre nosotros por un tiempo fresco de cosecha para nosotros y nuestras casas

• ¡Prepárese! ¡Alégrese! ¡Celebre! Sus ojos verán la gloria del Señor.

• Pida ahora la lluvia tardía. ¡Pida ahora por la cosecha!

• ¡Pida ahora que el Rey le garantice su favor para poseer el Reino!

El Señor quiere usar nuestras vidas para demostrar su bondad, su gracia y su multiforme sabiduría. Pidámosle al Señor que desate una nube de favor, el favor que liberará la lluvia tardía. ¡Todo lo que necesitamos es pedirlo! A Él le agrada darnos el Reino, entregándonos el favor para caminar en la plenitud de nuestra herencia.

UN TIEMPO DE LIBERACION

Si estuvo atravesando un lugar estrecho, decreto sobre su vida que llegó el tiempo de liberación para usted. Mientras atraviesa las puertas, hará una transición poderosa en el espíritu. Mientras le dice sí a Él y cruza por las puertas que abrió, estará preparado para los caminos que están preparados para todos los que vendrán. Su avivamiento hoy será el de muchos en el futuro. Esto es lo que describió el profeta Joel: “Alégrense, hijos de Sión, regocíjense en el Señor su Dios, que a su tiempo les dará las lluvias de otoño. Les enviará la lluvia, la de otoño y la de primavera, como en tiempos pasados. Las eras se llenarán de grano; los lagares rebosarán de vino nuevo y de aceite” (Joel 2:23-24).

• ¡Alégrese! Regocíjese, regocíjese, regocíjese en el Señor su Dios.

• ¡Suelte un gran grito de alabanza ahora mismo! Regocíjese en el Señor.

• ¡Grite con gritos de júbilo! ¡Grite con gritos de victoria! ¡Grite con gritos de exuberancia!

• ¡Celebre a la luz del rostro del Rey! ¡La luz del rostro del Rey es vida!

¡TENEMOS ACCESO ILIMITADO!

Estamos a punto de ver la demostración de la revelación de esto. Sí, experimentaremos la realidad de vivir, funcionar y ministrar bajo la plenitud de nuestra herencia de cielos abiertos en nuestra vida. 

¡Clamo al Señor para que suelte sobre su vida la lluvia tardía para manifestar la cosecha, el vino nuevo y el aceite fresco, sobre su vida y su casa! Gracias Señor por la lluvia fresca de tu presencia. Suéltala sobre todos los que lean esta palabra. Gracias por el privilegio de poder presentarnos con gran determinación y confianza ante tu presencia y contemplarte. ¡Contemplamos la luz del rostro del Rey, la luz que libera vida y una nube de favor que desata la lluvia tardía! Gracias Señor, por soltar la lluvia tardía. En el poderoso Nombre de Jesús, Amén.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario