TODAS LAS COSAS SON POSIBLES ¡SOLO CREE

Ciertamente les aseguro que el que cree en mí las obras que yo hago también él las hará, y aun las hará mayores, porque yo vuelvo al Padre. Cualquier cosa que ustedes pidan en mi nombre, yo la haré; así será glorificado el Padre en el Hijo. Lo que pidan en mi nombre, yo lo haré. Juan 14:12-14

Yo te veo. Yo te conozco, Yo conozco las luchas por las que has pasado. Yo he visto y conozco las maldiciones que han venido sobre ti. Yo veo y conozco el plan del enemigo en tu contra. Yo conozco todas esas cosas porque Yo soy Dios. Pero, por favor comprende que no es Mi voluntad que tú sufras en manos del enemigo. Y, es por eso que Yo te he dado el Espíritu Santo de la unción que repose sobre ti y te de poder para que seas aquello para lo que Yo te llamé, de modo que las obras que Yo hice tú también las puedas hacer. 

Y llega hasta este punto: Hijos de Dios, todo lo que ustedes deben hacer es creer que todas las cosas que Yo les he hablado respecto a Mi pueblo son posibles y así será también contigo, dice el Señor. ¡Levántate! Clama con voz de gozo. Vence la derrota del compromiso, la derrota de la pesadez, la derrota de la enfermedad, y aquellas cosas que te estorban y no te permiten alcanzar Mis propósitos. Puesto que, cuando Yo haga esta extraordinaria y gran obra en este tiempo, es Mi compañía de redimidos la que se levantará y ellos serán los escogidos que avancen hacia la batalla para destruir las obras del enemigo.  Ellos se sacudirán todo yugo que ha sido puesto sobre ellos. En Mi nombre, haz la obra. Y, Yo mismo, estaré contigo para confirmar esa obra con señales y maravillas que las seguirán. (Bill Burns)

Marcos 10:27 —Para los hombres es imposible —aclaró Jesús, mirándolos fijamente—, pero no para Dios; de hecho, para Dios todo es posible.

OREMOS:

Señor Jesús, yo no he podido cambiar esta situación por mis propios medios, ayúdame a vencer toda incredulidad. Todas las cosas son posibles para ti. Yo me humillo ante ti y declaro que tú eres mi sumo sacerdote y mantengo firme sin fluctuar mi confesión de fe.  Me acerco al trono de gracia con confianza para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro. Yo declaro Padre Santo que todo desanimo del enemigo ahora queda sepultado en el nombre de Jesús. Me declaro libre y confieso que todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Señor, tú eres mi roca. A ti clamo. ¡No te apartes de mí!  De lo contrario, seré como los que bajan al sepulcro. Escucha mi clamor, que pide tu ayuda, cuando levanto mis manos hacia tu santo templo. No me lleves junto con los malvados,  ni con los que hacen el mal;  con los que hablan de paz con sus amigos pero por dentro están llenos de maldad. Págales conforme a sus malas acciones; por tanta maldad que cometen, dales su merecido. Hazlos caer, Señor, y no vuelvas a levantarlos, pues no han entendido tus acciones ni han prestado atención a tus obras.

A ti, Señor, seguiré clamando, y jamás dejaré de suplicarte. ¿Qué ganas con que yo muera, con que baje yo al sepulcro? ¿Acaso el polvo podrá alabarte? ¿Acaso el polvo proclamará tu verdad? ¡Escúchame, Señor, y tenme compasión! ¡Nunca dejes, Señor, de ayudarme! Tú cambias mis lágrimas en danza; me quitas la tristeza y me rodeas de alegría, para que cante salmos a tu gloria. Señor, mi Dios: ¡no puedo quedarme callado! ¡siempre te daré gracias!

Bendito seas, Señor, pues escuchas la voz de mis ruegos. Tú, Señor, eres mi escudo y mi fuerza; en ti confía mi corazón, pues recibo tu ayuda. Por eso mi corazón se alegra y te alaba con sus cánticos. Tú, Señor, infundes fuerzas a tu pueblo; Yo hallo en ti un refugio salvador. ¡Salva a tu pueblo, bendice a tu herencia! ¡Guíanos y cuida de nosotros ahora y siempre!

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario