Usa tu vara de Autoridad

Hebreos 12: 1 Por tanto, nosotros también, teniendo en derredor nuestro tan grande nube de testigos, despojémonos de todo peso y del pecado que nos asedia, y corramos con paciencia la carrera que tenemos por delante.

LOS TIEMPOS DE ACELERACION

Estamos en un momento de aceleración y avance en los propósitos de Dios. Muchas veces hay obstáculos que deben ser eliminados para movernos con mayor velocidad. Las cosas se están acelerando rápidamente, ahora en los tiempos en los que estamos. Esto lo vemos en el mundo físico y también está sucediendo en el espíritu. Hay una aceleración del mal, así como una intensificación del mover de Dios en la tierra. Este es nuestro momento de acelerar la eliminación de las cosas que obstaculizan y nos impiden correr con fuerza, poder y libertad.

Para muchos ha habido una congestión que les ha impedido avanzar a la velocidad que ellos saben que pueden correr en el Señor. En esta coyuntura habrá una oportunidad para salir corriendo a mayor velocidad, acelerando en los propósitos de Dios. Habrá “aperturas” que verán aquellos que están en una persecución implacable, corriendo la carrera.

Será como si estuviera corriendo a un ritmo moderado sabiendo que puede ir más rápido, pero no ha sido capaz de vencer los obstáculos o cosas que le causan demoras (ya sean naturales o puramente espirituales). Entonces, de repente, en un momento “KAIROS”, verá la apertura y saldrá disparado hacia ella, entrando en un lugar más amplio de libertad y velocidad. Una vez que se haya escapado a este lugar, será hermoso, amplio y fresco, donde podrá correr como si “surcara el aire”.

LOS OBSTACULOS INTERNOS

Josué 7: 2-11 (resumido) Y volvieron a Josué y le dijeron: “No dejes que suban todas las personas, sino que deja que dos o tres mil hombres suban y ataquen Hai. No canses ahí a todo el pueblo, pues la gente de Hai son pocos. Así que unos tres mil hombres del pueblo subieron allí, pero huyeron delante de los de Hai. Y los de Hai mataron a unos treinta y seis hombres…” Entonces Josué rasgó sus vestidos, se postró en tierra sobre su rostro delante del arca de Jehová hasta la noche… ¿qué harás Tú por Tu gran nombre?. Entonces el Señor dijo a Josué: “Levántate, ¿por qué te postras así sobre tu rostro? Israel ha pecado, y aun ha quebrantado mi pacto que yo les había mandado; pues aun han tomado del anatema, y hasta han hurtado, han mentido, y aun lo han guardado entre sus enseres…”

Los ejércitos de Josué habían sido derrotados por sus enemigos. Él estaba sobre su rostro clamando a Dios: “¿Por qué?” Dios responde diciendo: “¡Levántate! Hay pecado en el campamento. Por eso han sido derrotados”. Esto representa otro tipo de obstáculo que sólo puede ser eliminado a través de la purificación de nuestros corazones ante Dios. No podemos servir a dos señores. Él nos protege celosamente. Seremos derrotados si nuestros corazones no son puros delante de Él. Cuando nuestros corazones sean puros, entonces nos avala la autoridad de Dios. Podemos hablar en Su Nombre sabiendo que Él nos dará la victoria.

EL USO DE LA VARA DE DIOS PARA DIVIDIR EL AGUA

Éxodo 14:11-16 Y dijeron a Moisés: “¿No había sepulcros en Egipto, que nos has sacado para que muramos en el desierto? ¿Por qué has hecho así con nosotros, que nos has sacado de Egipto? ¿No es esto lo que te hablamos en Egipto, diciendo: Déjanos que sirvamos a los egipcios? Pues hubiera sido mejor para nosotros servir a los egipcios que morir nosotros en el desierto”. Y Moisés dijo al pueblo: “No temáis, estad firmes y ved la salvación de Jehová hará hoy por vosotros. porque los egipcios que hoy habéis visto, nunca más para siempre los veréis. Jehová peleará por vosotros, y vosotros estaréis tranquilos”. Entonces Jehová dijo a Moisés: ¿Por qué clamas a mí? Di a los hijos de Israel que marchen. Y tú alza tu vara, y extiende tu mano sobre el mar, y divídelo, y entren los hijos de Israel por en medio del mar, en seco.”

Cuando vemos la historia de Moisés, donde había llevado al pueblo de Israel al Mar Rojo, parecía que iban a ser destruidos por los ejércitos egipcios. Moisés comienza a hablar de todas las cosas maravillosas que Dios va a hacer, entonces Dios detiene a Moisés diciendo: “¿Qué estás haciendo? Toma la vara y extiéndela sobre las aguas!”

Es importante para nosotros tener oraciones y peticiones, pero hay un momento de “dar la orden” con la VARA DE AUTORIDAD DE DIOS que Él nos ha dado. Dios le dijo a Moisés que dividiera las aguas. Hay obstáculos a los que vamos a tener que ordenar que sean “eliminados”. No podemos quedarnos de brazos cruzados siendo apáticos. Extienda la vara de la autoridad de Dios y divida las aguas, eliminando los obstáculos que le impiden correr a toda velocidad. (John Belt)

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario