Moviéndonos de la aflicción a la victoria

Hijitos míos, por quienes vuelvo a sufrir dolores de parto, hasta que Cristo sea formado en vosotros. Gálatas 4:19

Cuando una persona entra en un periodo de dolor y aflicción (dando a luz y/o guerreando), experimentará pesadez, opresión, una profunda y penetrante preocupación, una ansiedad que no se puede sacudir acerca de una condición o situación. A veces, la aflicción se extiende por semanas o meses, particularmente cuando Dios le pone carga a una persona acerca de algo o alguien.

Ardua labor, dolor y aflicción se define como dar a luz, sentirse asqueado, desmayado, afligido o fatigado, sufrido, perturbado, inquietado. En latín antiguo era un instrumento de tortura compuesto de tres varas donde una persona era atada. Estar en dolor es estar perturbado, acongojado, en agonía, sufrir. En otras palabras, no es una experiencia muy cómoda que digamos. En muchas ocasiones, la persona, inicialmente, interpreta el dolor emocionalmente y se vuelven introspectivos, sospechando que hay algo mal en ellos. Sin embargo, no es una emoción, es la carga del Señor, la voz del Señor que viene como una carga para llamar a la persona a unirse a El para dar a luz y/o ir a la guerra.

La única manera de liberar el dolor y la aflicción es a través de la oración. La persona se sentirá abrumada por una situación en particular, hasta que es liberada a través de la oración intercesora. Es durante estos periodos de aflicción que las personas experimentan lo que dice Romanos 8:22-26 22 Porque sabemos que toda la creación hasta ahora gime a una, y sufre como si tuviera dolores de parto. Y no sólo ella, sino también nosotros, que tenemos las primicias del Espíritu, gemimos dentro de nosotros mismos mientras esperamos la adopción, la redención de nuestro cuerpo. Porque con esa esperanza fuimos salvados. Pero la esperanza que se ve, ya no es esperanza, porque ¿quién espera lo que ya está viendo? Pero si lo que esperamos es algo que todavía no vemos, tenemos que esperarlo con paciencia. De igual manera, el Espíritu nos ayuda en nuestra debilidad, pues no sabemos qué nos conviene pedir, pero el Espíritu mismo intercede por nosotros con gemidos indecibles. Pero el que examina los corazones sabe cuál es la intención del Espíritu, porque intercede por los santos conforme a la voluntad de Dios.

Amados: Muchos en el Cuerpo de Cristo están experimentando un intenso dolor. Como una mujer que está en trabajo de parto por un tiempo. Muchos de ustedes han tenido momentos últimamente en los cuales sienten que no pueden continuar, que no pueden pujar más. Dios quiere que sepan esto hoy:

“Solamente pujen una vez más. Denme todo lo que tienen, no lo dejen ir. Cooperen con el proceso en el que se encuentran. Su bebé está emergiendo. Su destino está a punto de aparecer. Ustedes nunca serán los mismos. Lo que está sobre ustedes en este momento verdaderamente es un cambio de vida. Su destino está naciendo. Sepan esto, este realmente el más importante pujo de su vida, porque los empujará en el nuevo lugar donde su bebe, su destino nacerá y ustedes nunca más serán los mismos. ¡Una vez más Iglesia puja!”

Juan 16:20-24 De cierto, de cierto les digo, que ustedes llorarán y lamentarán, mientras que el mundo se alegrará; pero aunque ustedes estén tristes, su tristeza se convertirá en gozo. Cuando la mujer da a luz, siente dolor porque ha llegado su hora; pero después de que ha dado a luz al niño, ni se acuerda de la angustia, por la alegría de que haya nacido un hombre en el mundo. También ustedes ahora están tristes; pero yo los volveré a ver, y su corazón se alegrará, y nadie les arrebatará su alegría. En aquel día ya no me preguntarán nada. De cierto, de cierto les digo, que todo lo que pidan al Padre, en mi nombre, él se lo concederá. Hasta ahora nada han pedido en mi nombre; pidan y recibirán, para que su alegría se vea cumplida.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario