HAZ LLOVER SOBRE NOSOTROS

La tierra que van a ocupar al otro lado del río es una tierra de montes y de valles, que se nutre de la lluvia del cielo; es una tierra que el Señor mismo, tu Dios, cuida: desde que el año comienza, y hasta que termina, los ojos del Señor tu Dios están siempre sobre ella. Deuteronomio 11:11-12

Muchos de Mis hijos están recibiendo órdenes de ponerse en marcha en este momento. Yo los estoy enviando a los campos de nuevas cosechas, nuevas áreas para arar con Mi palabra los corazones endurecidos. Muchos corazones se han endurecido por las dificultades extremas que han tenido que vivir y ahora dudan de Mi amor. Mi amor los condujo por el desierto. Mi amor por ustedes es lo que los limpia con los fuegos de la refinación. Tuve que quemar la escoria para salvar sus almas.

Se Mis amados que se han mantenido a flote a través de muchas aguas profundas y que ahora están cansados. Su pasión por Mí y su primer amor se han desvanecido. Pero esperen, Yo estoy aquí con un fresco fuego, no como los fuegos de prueba que han soportado durante años, sino el fuego de Mi Unción. Yo no soy hombre para mentir. Yo no soy sordo para no responder a sus llamados de auxilio, como algunos piensan.

Yo les he estado enseñado a perseverar, he construido la resistencia en ustedes. Yo he formado la paciencia en sus almas a través de los fuegos de la prueba y Mi obra ya casi está terminada. Se que están cansados. Se que están cansados por los largos años de esperar que Mis promesas se cumplan en sus vidas. Lo se, yo conozco cada pensamiento, conozco sus dolores de cabeza, conozco todos sus anhelos. Se de cada latido de sus corazones Mis amados.

Estoy enviando la lluvia que los refresque, Yo voy a enviar la inundación de Mi presencia para llenar sus almas cansadas. Mantengan sus ojos hacia arriba. Mantengan su corazón en sintonía con Mi voz. Pronto les enviaré el soplo de un viento fuerte. Yo haré llover fuego de oro y serán transformados en un instante. Entonces, los cansados serán enviados para unirse a las filas de Mi ejército que Yo enviaré ahora. Yo, el Señor he hablando y no me retracto.

Deuteronomio 11:13-17 »Si ustedes obedecen con todo cuidado los mandamientos que hoy les mando cumplir, y si aman al Señor su Dios y le sirven con todo su corazón y con toda su alma, yo enviaré a su tierra la lluvia a su tiempo, tanto la lluvia temprana como la tardía, y ustedes cosecharán su grano, su vino y su aceite. Haré también que en tus campos crezca hierba para tus ganados, y comerás y quedarás satisfecho. Tengan cuidado de que su corazón no se envanezca, y ustedes se aparten y sirvan a dioses ajenos, y se inclinen ante ellos, porque el furor del Señor se encenderá contra ustedes, y cerrará los cielos para que no llueva, y la tierra no dará su fruto, y pronto ustedes desparecerán de la buena tierra que el Señor les da.

Zacarías 10:1 Pídanle al Señor lluvias de primavera, y el Señor, que produce los relámpagos, las enviará en abundancia, y a todos les dará hierba en el campo.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario