DESTINO PROFETICO: LAS PRUEBAS DE UN VENCEDOR

Por Ché Ahn

Inicio de un Año nuevo de Jubileo: ¡prepárense para entrar en una nueva temporada! Es el Año Nuevo 5776 del calendario judío, ya que Rosh Hashaná cae del 13 al 15 de septiembre de este año. Aunque hoy en día utilizamos el calendario grecorromano, yo siento que el calendario judío tiene un significado profético, y siempre siento algo especial en el espíritu alrededor de esta época del año.

Normalmente coincidiendo con Rosh Hashaná y Yom Kipur, septiembre es siempre un mes importante para mí en lo personal: es cuando me casé con el amor de mi vida, cuando fui ordenado y cuando recibí un sueño profético de mudarme a Los Ángeles. Este año nuevo judío es aun más especial porque es el Año del Jubileo. En calendario judío, los años se observan en ciclos de siete años, Y el séptimo año es el año sabático. Entonces en la culminación de cada ciclo de siete años (un total de 49 años) viene el año 50: el Año del Jubileo, un año en que se abandonan todos los trabajos de agricultura, todas las tierras se devuelven a su propietario original y todos los esclavos son liberados (ver Levítico 25:8-24). ¡Dios quiere descargar en ti sus y insuperables bendiciones durante este año nuevo!

LAS CINCO PRUEBAS DE UN VENCEDOR

Todo el mundo tiene un destino profético y sueño dado por Dios en el que hemos sido llamados a caminar. Pero la clave es que hay que saber cómo ir de tu sueño hasta tu destino. ¿Cómo es que ciertas personas alcanzan su destino mientras que otras se quedan estancadas en la vida? Si miramos la vida de José, podemos identificar cinco pruebas distintas que tenemos que vencer a fin de estar preparados para entrar en nuestro destino. Si quieres caminar en la plenitud de lo que Dios está haciendo, debes colaborar con Su plan profético tanto para la Iglesia en conjunto, como para tu propio trayecto de fe.

  1. LA PRUEBA DEL ORGULLO

“Y soñó José un sueño, y lo contó a sus hermanos; y ellos llegaron a aborrecerle más todavía”. Génesis 37:5. Cuando era un muchacho, José recibió un sueño profético que le mostró que tenía un destino de grandeza. No obstante, le faltó sabiduría cuando se lo compartió a su familia. La verdad es que si no puedes afrontar la visión y el llamado de tu vida jamás podrás hacer frente a la realidad del destino. Debes sobreponerte al orgullo eligiendo la humildad (1 Pedro 5:5-7). Cuando eres realmente humilde, estás seguro en quién eres. Y esa seguridad te lleva a superar la prueba del orgullo cada vez que asciendas al siguiente nivel de favor y responsabilidad.

  1. LA PRUEBA DE POTIFAR

Después de que vendieran como esclavo a José, un oficial egipcio llamado Potifar lo compró. En lugar de guardarle resentimiento a Potifar, José eligió la humildad y trabajó en su casa. “Y vio su amo que Jehová estaba con él, y que todo lo que él hacía, Jehová lo hacía prosperar en su mano. Así halló José gracia en sus ojos, y le servía; y él le hizo mayordomo de su casa y entregó en su poder todo lo que tenía”. Génesis 39:3-4. La calidad de tu servicio a aquellos que están por encima de ti es la clave para vencer esta prueba en la vida. Podría ser uno de tus padres, un jefe o un pastor: en cualquier caso, has sido llamado a imitar a José, quien no trabajaba para Potifar sino para Dios.” Y todo lo que hagáis, hacedlo de corazón, como para el Señor y no para los hombres …” Colosenses 3:23

  1. LA PRUEBA DE LA PUREZA

En Génesis 39 el relato de José continúa al enfrentarse con una prueba que tenemos que atravesar todos: la prueba de la pureza. “Y era José de hermoso semblante y bella presencia. Aconteció después de esto, que la mujer de su amo puso sus ojos en José y dijo: Duerme conmigo. Y el no quiso”. Génesis 39:6-8 José superó brillantemente la prueba de la pureza. ¿Qué era su secreto? Él tenía la perspectiva correcta que iba en línea con el temor de Dios: “¿Cómo pues, haría yo este grande mal, y pecaría contra Dios?” (Génesis 39:9). Si quieres la bendición y el favor de Dios, debes huir de la inmoralidad, ¡corre directamente hacia el Señor!

  1. LA PRUEBA DE LA CARCEL

La siguiente etapa del trayecto de José fue otra prueba de carácter. Tras haber sido falsamente acusado de violación, José fue enviado a la cárcel del rey (Génesis 39:17-20). Ahí le sostuvo el Señor al mantener su corazón libre de la amargura de la injusticia. Para superar la prueba de la cárcel, debes perseverar y aferrarte a la esperanza que está anclada en Dios. La perseverancia significa pelear la batalla mientras esperas. La perseverancia produce carácter (Romanos 5:3-5), y el carácter es la clave para aguantar tu destino. El carácter profundo viene a través de severas pruebas. (Foto cortesía de flickr)

  1. LA PRUEBA DE LA PROSPERIDAD

Finalmente, a través de una serie de acontecimientos organizados por Dios, incluido el extraordinario entendimiento profético que vino a través de la interpretación de sueños (Génesis 40-41), José vino a un lugar de poder e influencia al resolverse su destino profético (Génesis 41:38-44). La prueba final a fin de cuentas consiste en lo bien que manejas la prosperidad y el favor cuando es lo que te han dado. No se trata de llegar a tu destino, sino de lo que haces con tu destino. Cuando Dios te prospera, es responsabilidad tuya darle deliberadamente toda la gloria a Él. 

La historia de José es un relato de pruebas y dificultades, pero también se trata de un testimonio de la fidelidad de Dios en completar la obra que Él inició. ¡Dios tiene un sueño para ti! Sus pensamientos hacia ti son más elevados que los tuyos, y has sido llamado a la grandeza en Su Reino.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario