CONFIANZA EN MEDIO DE LA PRUEBA

Muchos son, Señor, mis enemigos; muchos son los que se me oponen, y muchos los que de mí aseguran: «Dios no lo salvará.» Pero tú, Señor, me rodeas cual escudo; tú eres mi gloria; ¡tú mantienes en alto mi cabeza! Clamo al Señor a voz en cuello, y desde su monte santo él me responde. Yo me acuesto, me duermo y vuelvo a despertar, porque el Señor me sostiene. No me asustan los numerosos escuadrones que me acosan por doquier. Salmo 3:1-6

No es fácil en medio de circunstancias hostigadoras decirle a alguien “confía en el Señor, El te salvará” “guarda silencio” Sin embargo David expresa en el Salmo 3 “Tu Señor eres escudo alrededor de mi; mi gloria y el que levanta mi cabeza”. David sabía que Dios estaba en completo control de todo lo que le estaba aconteciendo, así que podía hacer oídos sordos a voces negativas que decían “Dios no lo salvará”. Cuando confiamos completamente en Dios, su paz nos rodea como un escudo y encontramos el bálsamo que suaviza nuestro dolor mientras esperamos en El.

El Señor dice:

¿Puedes sentir el mover? Hay cambios que están sucediendo. Este es un tiempo en el cual serás capaz de solucionar muchos asuntos después de haber sentido que estaban atascados. Los problemas se solucionarán sobrenaturalmente donde las soluciones naturales fallaron. Mantén tu cabeza en alto, tus oídos atentos, y tus ojos abiertos para percatarte de las oportunidades, dice el Señor. Rehúsate a permitir que las situaciones estresantes sacudan tu confianza y tu tranquilidad. Mantente enfocado en Mi, dice el Señor. Se sensible a Mi dirección. No hay nada demasiado grande que Yo no pueda cumplir. Yo te haré cruzar hacia la victoria. Mantente en calma y posicionado sólidamente en tu fe. (Bill y Marsha Burns)

Marcos 13:33 Mirad, velad y orad, porque no sabéis cuándo será el tiempo.

Mateo 17:20 Jesús les dijo: —Por vuestra poca fe. De cierto os digo que si tenéis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: “Pásate de aquí allá”, y se pasará; y nada os será imposible.

OREMOS: Señor hoy, al llegar ante tu presencia quiero presentar delante de Ti, todo lo que soy y todo lo que tengo…y en quietud y silencio de mi alma te quiero entregar todos mis derechos, mi tiempo, mis talentos, mi futuro y todo lo que poseo. Quiero en silencio ratificar delante de ti que no me debo a mi mismo. Todo te lo debo a Ti. Señor. Jamás podré conseguir en este mundo la quietud que en ti encuentro. Hoy atiendo la amonestación de tu palabra y me propongo a guardar silencio delante de ti y esperar con paciencia que tu me ayudes a continuar en la carrera que tengo por delante,. esperaré en ti, porque tu me abres camino donde no existe y me enseñas la vereda segura y permanente que me lleva a la tranquilidad genuina del espíritu. Amén.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario