REGOCIJATE PORQUE EL TIEMPO LLEGO

Por tanto, arrepentíos y convertíos, para que vuestros pecados sean borrados, a fin de que tiempos de refrigerio vengan de la presencia del Señor, y El envíe a Jesús, el Cristo designado de antemano para vosotros, a quien el cielo debe recibir hasta el día de la restauración de todas las cosas, acerca de lo cual Dios habló por boca de sus santos profetas desde tiempos antiguos. Hechos 3:19-21

Tuve un encuentro clave a las 4 am el lunes 4 de Julio. Me despertó el sonido de una celebración en el Cielo. Una y otra vez oía las palabras: “Regocíjate porque el tiempo ha llegado”. Honestamente quería seguir durmiendo. Pero oí las palabras: “Despiértate, porque hay un anuncio desde el Cielo”. Había emoción y un sonido de celebración. Pude oír el sonido de un shofar y al Cielo cantando. Mientras celebraba con el Cielo por las cosas nuevas que venían, Dios me habló que este sería el comienzo de un nuevo avivamiento para los desechados espirituales que fueron dejados a un lado por los cristianos sin amor. Este es el punto central de un nuevo avivamiento que vendrá en tres oleadas. ¡Este es un gran día para celebrar!

  • La primera ola es de pureza y limpieza.
  • La segunda es de encuentros poderosos y de sanidad.
  • La tercera ola es la cosecha para aquellos que fueron rechazados por los cristianos.

 ESTE NO ES EL FINAL

Muchas personas piensan que este es el final. Pero es el principio del obrar del gran poder de Dios. Para nada este es el final. Este es el comienzo de algunos de los tiempos más significativos sobre la tierra, porque los profetas antiguos anhelaron ver lo que nosotros estamos a punto de experimentar.

“Y del trono salió una voz que decía: ¡Alaben ustedes a nuestro Dios, todos sus siervos, grandes y pequeños, que con reverente temor le sirven! Después oí voces como el rumor de una inmensa multitud, como el estruendo de una catarata y como el retumbar de potentes truenos, que exclamaban: ‘¡Aleluya! Ya ha comenzado a reinar el Señor, nuestro Dios Todopoderoso. ¡Alegrémonos y regocijémonos y démosle gloria! Ya ha llegado el día de las bodas del Cordero. Su novia se ha preparado’…” (Apocalipsis 19:5-7).

Debido a la complejidad de todos los encuentros que tuve el mes pasado, entregaré dos palabras proféticas con más detalles. Tiene que ver con Ezequiel 34, las palabras que oí en el Cielo fueron “REGOCIJATE PORQUE EL TIEMPO HA LLEGADO” y es tiempo de celebración, como lo mencioné antes. Es el comienzo de un nuevo avivamiento que vendrá en olas. ¡Es un buen día para celebrar!

Julio también será un tiempo donde el Señor revelará las fisuras en nuestros fundamentos y las cosas por las cuales necesitamos esforzarnos. Estos podrían ser asuntos sin sanar, cosas en nuestras almas, etc. Sería bueno tomarnos tiempo para orar y pedirle a Dios sanidad y revelación durante este mes. Esta no será una cirugía mayor. Debemos permitirle a Dios que nos limpie amorosamente.

Mi equipo y yo atravesamos por esto. Permito que todas las palabras proféticas que recibo primero me prueben a mí. Debemos aceptar este proceso y arrepentirnos de todo lo que hay en nosotros en común con el enemigo. En la medida que realizamos esto, nos alinearemos para recibir todo lo que Dios está haciendo y recibiremos una mayor autoridad profética.

Nunca oí sobre una revelación como esta, descendiendo desde el Cielo. Necesitamos asegurarnos de no quedar atrapados por la negatividad y las malas noticias. Esas cosas son cortinas de humo del enemigo para mantenernos fuera del camino. Las cosas se alinearán verdaderamente para uno de los mayores tiempos que alguna vez experimentamos. (Doug Addison)

Deuteronomio 10:16-21 Por eso, despójate de lo pagano que hay en tu corazón, y ya no seas terco. Porque el Señor tu Dios es Dios de dioses y Señor de señores; él es el gran Dios, poderoso y terrible, que no actúa con parcialidad ni acepta sobornos. Él defiende la causa del huérfano y de la viuda, y muestra su amor por el extranjero, proveyéndole ropa y alimentos. Así mismo debes tú mostrar amor por los extranjeros, porque también tú fuiste extranjero en Egipto. Teme al Señor tu Dios y sírvele. Aférrate a él y jura sólo por su nombre. Él es el motivo de tu alabanza; él es tu Dios, el que hizo en tu favor las grandes y maravillosas hazañas que tú mismo presenciaste.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario