ES TIEMPO DE RECIBIR EL DOBLE

En vez de vuestra vergüenza tendréis doble porción, y en vez de humillación ellos gritarán de júbilo por su herencia. Por tanto poseerán el doble en su tierra, y tendrán alegría eterna. Isaías 61:7

El Señor ha estado hablándome sobre los dolores de parto del Cuerpo de Cristo que llevamos experimentando ya cierto tiempo. He recibido palabras sobre el llamamiento de los intercesores que actuarán como parteras y ayudarán a traer al mundo algo nuevo.

En la noche del sábado, 23 de septiembre de 2017 experimenté una visión y vi al Cuerpo de Cristo dando a luz a algo. Entonces, de repente, cuando la Iglesia dio a luz, salí de la visión y pude sentir dos cosas en mi mano y ¡descubrí que sostenía a gemelos! Busqué al Señor para conocer el significado de este encuentro, y Él comenzó diciendo que este es un año de dar a luz a gemelos y recibir el doble en medio de la tribulación y esta Fiesta de los Tabernáculos comenzará a marcar una nueva época aún en medio de la tribulación.

La tribulación significa dolores de parto, lo cual solamente puede ocurrir si existe un embarazo.  En este tiempo en que colaboran sinérgicamente la Palabra (Verdad), el Espíritu (Juan 4:24) y la bondad y misericordia (Salmo 23) saldrán varios pares de gemelos. Lo que me señaló el Señor acerca de “gemelos” y del “doble” es que yo podía sentir y poseer lo que estaba en el espíritu.

Herencia de una doble porción

El “doble” representa lo que recibía el primogénito como herencia (Deuteronomio 21:17). El primogénito recibía una doble porción no de su padre, sino de sus hermanos, dada la responsabilidad que recibía el hermano mayor como sucesor. El primogénito era primicia de la fuerza del padre.

Nacerá una compañía de primicias que acarrearán la responsabilidad de asegurarse que la generación siguiente llegue a la madurez. El doble también se refiere al doble fruto, donde esta generación manifestará la evidencia de la sustancia invisible de la fe (Hebreos 11:1). El nombre Efraín significa “doble fruto” y yo he recibido varias palabras en los últimos meses sobre Efraín. Este es un fragmento de una palabra que he recibido para revelar lo que creo que dice el Señor:

Efraín y Manasés

Los significados de los nombres Efraín y Manasés serán vitales para poder avanzar en este año hebreo 5778. José tuvo a estos hijos antes de que llegara la hambruna a Egipto y fueron una señal para él. El nombre de su primer hijo, Manasés significa “Dios me hizo olvidar todas mis penurias o los tiempos duros y la casa de mi padre” (Génesis 41:51). La raíz de Manasés significa “olvidar y perdonar una deuda y eliminar el engaño”.

El nombre Efraín significa “dar fruto en medio de las dificultades” (Génesis 41:52). Manasés nació primero, pero en el orden de estos meses Efraín viene primero y creo que es una señal para nosotros. El fruto que estamos a punto de producir en medio de los tiempos turbulentos será para nosotros prueba de que el dolor del pasado ha quedado olvidado y se ha eliminado su capacidad de engañarnos para que creamos que no podemos vencer.

Belén: lugar fructífero

El Señor nació en el lugar llamado Belén, que también figura en Génesis 35:19 como Efrata, “lugar fructífero”. La Palabra se hizo carne y nació, y “puso su tabernáculo” (habitó) entre nosotros y hemos visto Su gloria (Juan 1:14). Por lo tanto, esta época es una imagen de nacimiento y de hacer que lo invisible sea visible y tangible.  Tal como María dio a luz a Yeshua en el lugar fructífero, está a punto de nacer una compañía nupcial remanente en un lugar de doble fruto o Efraín, a modo de primicia, llevando la responsabilidad del primogénito.

Nacimiento y lugar de gloria

El Señor está a punto de traer la realidad del lugar de la gloria de tal modo en que la Esposa comenzará a madurar y a tener el mismo aspecto que Yeshua. Al igual que dijo Yeshua: “El que me ha visto a mí, ha visto al Padre” (Juan 14:9), la Esposa declarará: “El que me ha visto a mí, ha visto a Yeshua”. Esto no será debido a nuestra grandeza, sino que será resultado de nuestro completo sometimiento a la voluntad del Señor y a morir a nosotros mismos de tal modo que no nos vean a nosotros, sino sólo a Él (Gálatas 2:20). Ella no estará tan oculta en el Esposo que no pueda ser hallada.  La vida de Él se convertirá en la vida de ella A medida que ella va entrando en esa realidad de que su vida está oculta EN ÉL (Colosenses 3:3). (Wayland Henderson)

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Autora del libro CONQUISTA TU MATRIMONIO, dirigido a mujeres, con estrategias y soluciones para un matrimonio con problemas basado en los principios de la Palabra de Dios.

Deja un Comentario