DIA 5 ENFOQUE DE ORACION – AYUNO DE ARREPENTIMIENTO

Y sin fe es imposible agradar a Dios; porque es necesario que el que se acerca a Dios crea que El existe, y que es remunerador de los que le buscan. Por la fe Noé, siendo advertido por Dios acerca de cosas que aún no se veían, con temor preparó un arca para la salvación de su casa, por la cual condenó al mundo, y llegó a ser heredero de la justicia que es según la fe. Hebreos 11:6-8

Dios nos está llamándonos no solo al arrepentimiento, sino a levantarnos por FE, como un Pueblo obediente que responde a Su corazón. Mientras le obedecemos en fe, comenzaremos a sentir Su favor. En el mundo existe ahora mismo una CRISIS DE FE, nuestra naturaleza humana siempre nos pide VER PARA CREER. Jesucristo establece que los principios del reino de Dios operan a la inversa: Si queremos ver la gloria, el poder de Dios actuando en nuestras vidas y en nuestras circunstancias, tenemos que creer primero que las cosas ocurrirán.

Romanos 10:17 dice: “Así que la fe es por el oír, y el oír, por la palabra de Dios.”. Entender las instrucciones de Dios y obedecerlas inspirará nuestra fe en El y en sus promesas. La fe nos ayuda a hacer frente a nuestro mundo tan turbulento y confuso. Nos da la confianza y seguridad que necesitamos para poder seguir adelante, por el contrario, la INCREDULIDAD aflige el corazón de Dios más que cualquier otro pecado. Todas las sensaciones de pecados que experimentan nuestros corazones son por no creer en la sobreabundante voluntad y habilidad de Dios para obrar por nosotros en cada situación de la vida, a fin de que todo coopere para nuestro bien. (Romanos 8:28) La ansiedad, la vergüenza, la indiferencia, el remordimiento, la codicia, la envidia, la lujuria, la amargura, el desaliento, el orgullo — todos son brotes, cuya raíz común es la incredulidad en las promesas de Dios. Si nuestra meta es glorificar a Dios en todo lo que hagamos, debemos hacer que nuestro objetivo arrepentirnos del pecado de la incredulidad, porque nada deshonra más a Dios que no creer en lo que Él dice.

DIOS TE DICE: Porque las buenas obras no te dan acceso a Mí. Tu fe sí. Es tu fe en Mí la que Me agrada. Es tu fe lo que hace que te mantengas firme y completo en Mí. Porque solamente Yo Soy tu justicia, y Yo Soy tu santidad. YO SOY el que te santifica por Mi Espíritu, y te he traído a Mi presencia por tu confianza en Mi obra terminada en la cruz y la Sangre que Yo derramé por ti. Es Mi sangre la que te santifica y te limpia por completo. No puedes agradarme sin creer en Mí y confiar en que Mi Palabra es verdad. YO SOY más que suficiente, YO SOY tu todo, en todo, dice el Señor. Recompensaré las buenas obras que haces por Mi Reino y por Mi gloria, dice el Señor. Pero Mi regalo de salvación, sanidad y liberación no puede ser realizado por ti través de buenas obras. Es tu fe en Mí la que te salvará, te sanará, te liberará y te dará todas las bendiciones que Yo tengo para ti. 

LECTURA PARA HOY: Hebreos 3:7-19; Hebreos 11. somos confrontados por este versículo en Hebreos 3:19: “Y vemos que no pudieron entrar a causa de incredulidad” Solo un pecado mantuvo a Israel lejos de la tierra prometida: La incredulidad. La fe es poder. La fe nunca deja de hacer cambios en nuestra vida. Y no puede dejar de cambiar nuestra vida, porque aquello en lo que ciframos nuestras esperanzas siempre gobernará nuestra vida. Ya sea que pongamos nuestras esperanzas en el dinero, o en el prestigio, o en el ocio y la comodidad, o en el poder y el éxito; aquello en lo que depositemos nuestras esperanzas determinará las decisiones que tomemos y los actos que realicemos. Y por eso cada día depositamos nuestras esperanzas en las promesas de Dios. La fe en las promesas de Dios es la raíz principal de toda justicia y amor.

OREMOS

Señor Jesús, yo no he podido cambiar esta situación por mis propios medios, ayúdame a vencer toda incredulidad. Todas las cosas son posibles para ti. Yo me humillo ante ti y declaro que tú eres mi único Dios verdadero y mantengo firme sin fluctuar mi confesión de fe.  Me acerco al trono de gracia con confianza para alcanzar misericordia y hallar gracia para el oportuno socorro. Yo declaro Padre Santo que todo desanimo, desesperanza y doble ánimo del enemigo, ahora queda sepultado en el nombre de Jesús. Me declaro libre y confieso que todo lo puedo en Cristo que me fortalece.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio” y “Cita con tu Destino”.

Deja un Comentario