EL ROCIO DE LA VICTORIA

Pero yo soy como un olivo verde que florece en la casa de Dios; yo confío en el gran amor de Dios eternamente y para siempre. Salmo 52:8

Amados amigos y amigas gracias por extrañar la carta de ayer, regresé de Puerto Rico y no fue posible enviarla, sin embargo quiero compartirles este testimonio. Debía tomar el vuelo hacia esa hermosa isla a las 6:00 am, del Jueves pasado, llegué muy puntual al aeropuerto, pero para mi sorpresa a los pocos minutos anunciaron que cerrarían el mismo, hasta nuevo aviso por causa del clima. Había una densa niebla que cubría … Continuar leyendo