TU PROMESA ESTA EN CAMINO

La esperanza que se demora enferma el corazón, pero el deseo cumplido es árbol de vida. Proverbios 13.12

Muchos han estado enfermos del corazón y enfermos del cuerpo, mente y alma porque el enemigo, a través de las demoras, ha comenzado a tratar de robarles su Esperanza; pero Dios está diciendo ¡Vuelva a su fortaleza cautivos de la Esperanza! sigamos creyendo, sigamos confiando. Mantengamos el rumbo y, con certeza, al igual que una madre embarazada, el dolor producirá la promesa. Sigamos alabándole, con ganas o sin ellas. El regalo más valioso que le podemos dar a nuestro Padre celestial es alabarle en medio de nuestra desesperanza. Confiemos en El cuando no vemos la respuesta, y nos dara  fe para luchar contra esa desesperanza porque Él es el Dios de toda esperanza. (Romanos 4:18-21)

Tu corazón puede sentirse desesperado ahora mismo porque has visto como muchas de tus esperanzas y sueños se estrellan contra el suelo ante tus ojos una y otra vez. Pero la verdad es que muchas veces Dios hace esto a propósito, con el fin de purificar nuestra carne de nuestras esperanzas y sueños, para que no hagamos un ídolo de ellos una vez que se conviertan en realidad. Moisés tuvo el sueño de libertar a los israelitas, pero fue abruptamente aplastado cuando trató de hacerlo en su carne matando a un egipcio, al final cuando el carácter y el corazón de Moisés estaban completamente preparados, entonces su sueño se convirtió en realidad. ¡Y efectivamente, en ese momento, gran parte de su carne había sido eliminada de su promesa que ni siquiera la quería más!

Hechos 7:23-24 Cuando cumplió cuarenta años, Moisés tuvo el deseo de allegarse a sus hermanos israelitas. Al ver que un egipcio maltrataba a uno de ellos, acudió en su defensa y lo vengó matando al egipcio. Moisés suponía que sus hermanos reconocerían que Dios iba a liberarlos por medio de él, pero ellos no lo comprendieron así.

No importa cuán imposible parezca tu promesa ahora mismo, pronto se hará realidad porque has permitido que el Señor prepare primero tu corazón para llevar la responsabilidad que va junto con ella una vez que suceda. Puedes sentirte tentado a ceder a la desesperación y depresión ahora mismo, porque parece imposible que tu promesa se haga realidad, pero a Dios le gusta hacer Su obra a través de lo imposible. Así que, como sucedió con Abraham y Sara cuando su promesa de tener un hijo era un milagro verdaderamente imposible, debes aferrarte a esa palabra que Dios te dio hace mucho tiempo, porque tu promesa está a punto de hacerse realidad. ¡Así que ten esperanza hoy, amado, porque tu esperanza ya no será aplazada!

Romanos 4:18-25 Contra toda esperanza, Abraham creyó y esperó, y de este modo llegó a ser padre de muchas naciones, tal como se le había dicho: «¡Así de numerosa será tu descendencia!» Su fe no flaqueó, aunque reconocía que su cuerpo estaba como muerto, pues ya tenía unos cien años, y que también estaba muerta la matriz de Sara. Ante la promesa de Dios no vaciló como un incrédulo, sino que se reafirmó en su fe y dio gloria a Dios, plenamente convencido de que Dios tenía poder para cumplir lo que había prometido. Por eso se le tomó en cuenta su fe como justicia. Y esto de que «se le tomó en cuenta» no se escribió solo para Abraham, sino también para nosotros. Dios tomará en cuenta nuestra fe como justicia, pues creemos en aquel que levantó de entre los muertos a Jesús nuestro Señor. Él fue entregado a la muerte por nuestros pecados, y resucitó para nuestra justificación.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"