TIENES PERMISO PARA LEVANTARTE Y RESPLANDECER

Levántense de la depresión espiritual a una nueva vida, brillen resplandezcan con la gloria y brillantez del Señor; porque su luz ha venido, Y la gloria y la brillantez del Señor ha resucitado sobre ustedes. Isaías 60:1 AMP

Esta es una hora en la que el Espíritu Santo está diciendo: “Tienes permiso. Tienes permiso para levantarte y brillar en esta hora”. El Señor está diciendo: “Esta es la hora de Isaías 60 siendo cumplida, donde están levantándose y resplandeciendo los locos, los descabellados, los que tienen todas las diferentes expresiones y los planes diferentes que Dios ha puesto dentro de ustedes; esta es la hora”.

Dios está diciendo: “Levántate y resplandece, levántate y resplandece”. Deja de tratar de obtener el permiso de los hombres cuando Dios te ha dado permiso; Porque estamos constantemente comparando. Estamos constantemente buscando; estamos constantemente tratando de medir lo que llevamos de acuerdo con la cultura, con la cultura de la iglesia y con lo que es aceptable. El Señor está diciendo: «No quiero que mires esas cosas. ¿Te deleitarás constantemente en el Salón del Trono en Mi presencia y Mi Gloria y vivirás según un estándar diferente? Legislarás desde un lugar diferente. Saldrás desde un lugar diferente «.

LAS VOCES DE LA COSECHA

Ahora mismo Dios te está llamando; si estás en una iglesia o no estás en una iglesia. Esto es lo que dice El Espíritu Santo, El busca por toda la tierra: Él está buscando a través de toda la tierra; Él está buscando a los que dirán que “SÍ”. Él está mirando y está buscando, y Sus ojos están sobre ti. Esta es la temporada de Joel 2 donde el Espíritu de Dios está siendo derramado sobre la tierra. Te diré que; El fruto de eso se verá loco y complicado al principio. El fruto de eso parecerá que no puedes manejarlo; así como manejas un equipo de administración o como lo administra un equipo de personas en la organización de una iglesia. No será suficiente atrapar el derramamiento y la cosecha que se avecina, pero Dios está comenzando contigo ahora mismo.

Él te está llamando a salir de ese lugar y quiero hablar con todos aquellos que están saliendo del desierto. ¿De qué estoy hablando? Estoy hablando de personas específicas. Estoy hablando de personas que quizás han estado viviendo al margen en la temporada pasada. Estoy hablando de personas que llevan el Espíritu de Dios; que aman a Jesús que saben que fueron creados y diseñados para amar a Dios, pero ha habido una temporada en la que han estado aislados, en un lugar desértico y en un lugar de preparación, y han estado tratando de navegar sabiendo que esta es su temporada de levantarse; esta es su temporada en la que Dios los está guiando hacia algo nuevo.

MIREN HACIA EL DESIERTO

Dios ha estado diciéndome desde hace años que busque en el desierto las pesadas voces del Señor. Y eso no es para devaluar a todos aquellos que Dios ha dado a luz y entrenado en la iglesia; eso no es lo que estoy diciendo, yo estoy hablando de todos aquellos que han pasado por el fuego y el desierto; aquellos que han pasado por una temporada tan intensa que pensaron que iban a morir; una temporada de asesinatos, una temporada de tanta oposición, una temporada en la que todo estuvo en su contra, pero aún están de pie; Dios dice: «ELLOS SON LOS QUE LLEVAN EL PESO DE MI GLORIA». Son los que llevarán una palabra del Señor para esta hora.

Yo pienso que muchas veces seguimos buscando en los lugares equivocados la voz pesada del Señor. Creo que estamos buscando constantemente a aquellos que han sido refinados. Estamos buscando constantemente esas voces que lo tienen todo junto, pero Dios está buscando las que han estado en los lugares duros, porque serán un recipiente para que Su Gloria entre y se filtre en la tierra.

Vamos a ver un plan diferente. Vamos a ver surgir un tipo diferente de voz en esta temporada. Vamos a ver que surgirá algo que no hemos visto, que será una solución a lo que la tierra está clamando. Vamos a ver a profetas y personas enviadas a lugares, situaciones, situaciones sociales que son muy desordenadas, con las que la iglesia no quiere lidiar. Áreas que, a menos que hayan estado en las profundidades más bajas, no las reconocerán ni las verán.

LA TEMPORADA DE PREPARACIÓN ES LA CONFIGURACIÓN

Has estado en esta temporada donde Dios ha estado dando a luz lo que está dentro de ti y tal vez no entiendas tu aislamiento; tal vez no entiendas por qué incluso ha habido niveles de rechazo; tal vez ni siquiera sabes por qué las personas han estado devaluando tu voz. Si todos estos elementos dolorosos han estado allí. Dios te ha estado preparando como una voz que emergerá del desierto para hablar; para preparar el camino del Señor y para hablar lo que es de Su corazón. Dios te ha estado preparando donde todo a tu alrededor se siente como si hubiera sido cortado; cada relación y conexión y tú sientes como «Dios, ¿qué está pasando?» ¡Él te está preparando, Él te está preparando! Hay temporadas por las que pasamos donde no entendemos por qué las atravesamos. No entendemos por qué son tan dolorosas, no entendemos por qué Dios nos lleva a situaciones que parecen una recesión; pareciera que es una sustracción en nuestra vida, pero no lo es. Es una adición.

NACIDOS EN EL DESIERTO PARA LIBERTAR A LAS PERSONAS

Dios muchas veces desarrolla y hace nacer gente en el desierto. Piensen en Juan el Bautista. Su ministerio fue «Una voz que clama en el desierto, prepara el camino al Señor». No estaba en las sinagogas, era una voz que clamaba en el desierto. Jesús dijo de Juan. «No hay mayor profeta que Juan el Bautista; pero el más pequeño en el reino de Dios es mayor que él.», (Lucas 7:38) porque Juan era el final de una época y al bautizar Juan a Jesús, hubo una marca en el espíritu, mientras un ministerio terminaba y otro comenzaba. y lo que sucedió en ese momento fue que el Espíritu Santo descendió sobre Jesús y dijo: “Este es mi Hijo amado, en quien tengo complacencia” y entonces Jesús fue a su desierto. Entró en su desierto. Su ministerio no comenzó hasta ese momento. Su ministerio no comenzó antes. Estaba en el desierto atravesando todos estos pensamientos y bombardeos del enemigo y la tentación de convertir las piedras en pan; y creo que nosotros atravesamos estas temporadas de desierto porque Dios quiere que las voces puras se levanten y emerjan.

No permitan que la comodidad y la seguridad se conviertan en un lugar donde mueren, porque no están dispuestos a estar en un lugar donde están solo Jesús y ustedes; esa entrega, ese lugar profundo de entrega donde sienten que están renunciando a todo para que Él venga y viva dentro de ustedes; para que Él venga y se establezca donde dicen; «Ya no vivo yo, sino que Cristo vive en mí». Eso es lo que hace el desierto. Eso es lo que Isaías 40: 3-5 profetiza a Juan: “Voz que clama en el desierto: Preparad camino a Jehová; enderezad calzada en la soledad a nuestro Dios. Todo valle sea alzado, y bájese todo monte y collado; y lo torcido se enderece, y lo áspero se allane. Y se manifestará la gloria de Jehová, y toda carne juntamente la verá; porque la boca de Jehová ha hablado”.

Ese es el ministerio de las voces proféticas. Aquellos que vienen y emergen del desierto y salen de ese lugar en el que pensaron morirían. Saldrán de ese lugar con más vida y más transformación, más poder del Espíritu Santo y gran avance de lo que nunca pensaron posible. La misma fragancia de su temporada de muerte será en realidad el combustible de un ministerio de reconciliación y vida de resurrección para guiar a otros perdidos y en cautiverio. (Nathe Johnson)

Marcos 1:4-8 Bautizaba Juan en el desierto, y predicaba el bautismo de arrepentimiento para perdón de pecados. Y salían a él toda la provincia de Judea, y todos los de Jerusalén; y eran bautizados por él en el río Jordán, confesando sus pecados. Y Juan estaba vestido de pelo de camello, y tenía un cinto de cuero alrededor de sus lomos; y comía langostas y miel silvestre. Y predicaba, diciendo: Viene tras mí el que es más poderoso que yo, a quien no soy digno de desatar encorvado la correa de su calzado. Yo a la verdad os he bautizado con agua; pero él os bautizará con Espíritu Santo.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"