ESPERA POR LO MEJOR, DIOS NO TE HA OLVIDADO

Contra toda esperanza, Abraham creyó y esperó, y de este modo llegó a ser padre de muchas naciones, tal como se le había dicho: «¡Así de numerosa será tu descendencia!» Su fe no flaqueó, aunque reconocía que su cuerpo estaba como muerto, pues ya tenía unos cien años, y que también estaba muerta la matriz de Sara. Ante la promesa de Dios no vaciló como un incrédulo, sino que se reafirmó en su fe y dio gloria a Dios, plenamente convencido de que Dios tenía poder para cumplir lo que había prometido. Romanos 4:18-2

Anoche tuve un sueño para algunos en el Cuerpo de Cristo. Sentí que el Señor me impulsaba a compartirlo para animarlos en este momento. En el sueño, era evidente que muchas personas estaban esperando cosas que el Señor les había prometido y que habían esperado una significativa cantidad de tiempo. Entonces apareció algo como una versión similar de lo que estaban esperando, pero no era exactamente lo que estaban esperando. Parecía estar cerca de ello, incluso parecía que «ERA», ¡PERO NO ERA! Entonces vi que las personas estaban tan cansadas de la espera, que aceptaban estas cosas que estaban «casi bien, pero no estaban bien», porque se habían cansado tanto en la espera que solo querían su promesa ¡AHORA! Sin embargo, lo que yo estaba viendo eran actitudes en la superficie del corazón. Áreas en el corazón que solo querían satisfacer la necesidad en lugar de recibir el regalo perfecto del Señor.

Proverbios 14:12 Hay camino que al hombre le parece derecho, pero al final, es camino de muerte.

CUANDO ESTAMOS NECESITADOS SOMOS IMPULSADOS A COMPROMETER LO QUE ES CORRECTO

La espera pone al descubierto las impurezas del corazón y nos hace conformarnos con lo segundo que consideramos mejor, pero que nos hace perder nuestra herencia, así como Esaú. (Génesis 25:27-34) Siento que en este momento crucial el Señor está advirtiendo a Sus amados que no comprometan lo que es “CORRECTO” por lo que es «CASI CORRECTO» aléjense de ese lugar de impaciencia y necesidad, porque Él es fiel a lo que ha prometido y no es hombre para mentir.

Números 23:19 Dios no es hombre, para que mienta, Ni hijo de hombre para que se arrepienta. Él dijo, ¿y no hará? Habló, ¿y no lo ejecutará?

A medida que las personas en el sueño cedieron a la tentación de tomar la opción «CASI CORRECTA», escuché tan fuerte en mi espíritu: «Casi correcto nunca será correcto, no importa cuánto intentes hacerlo de esa manera». Un paso fuera de curso es suficiente para perder las asignaciones dadas por Dios y comprometer su destino «.

ACEPTAR LO «CASI CORRECTO», PUEDE SER IGUAL A IDOLATRÍA.

Siento que el Señor quiere animar a muchos de ustedes, a no tomar la segunda o mejor opción de «CASI CORRECTO» simplemente porque ahora lo necesitan, porque están cansados ​​de la espera, porque están frustrados, o porque están bajo presión de las circunstancias.  El Señor nunca permitirá que la tentación sea mayor de lo que podemos soportar. Cuando seamos tentados, Él nos mostrará una salida, para que podamos resistir. (1 Corintios 10:13). El versículo 14 dice: “Por lo tanto, mis queridos amigos, huyan de la adoración a los ídolos”. Eviten y manténganse alejados de cualquier tipo de idolatría amando o venerando algo más que a Dios, por lo tanto, elegir la segunda mejor opción es realmente ceder ante la presión que la espera ejerce sobre nuestra paciencia, nuestra necesidad y lo que nos impulsa.

El Señor quiere que nosotros seamos IMPULSADOS POR EL AMOR, NO IMPULSADOS POR LA NECESIDAD. Mientras lo amamos, lo OBEDECEREMOS. Esto nos mantendrá en el «LUGAR CORRECTO» en vez de estar en el «LUGAR CASI CORRECTO» en nuestras vidas y nos mantendrá «DANDO EN EL BLANCO», que es lo que es la fe. Como sabemos, la palabra dice que es por fe que heredamos las promesas. No han llegado tan lejos para aceptar «CASI CORRECTO». Esperen lo mejor del cielo y su promesa estará asegurada en Su Gracia. “Por eso la promesa viene por la fe, a fin de que por la gracia quede garantizada para toda la descendencia de Abraham; esta promesa no es solo para los que son de la ley, sino para los que son también de la fe de Abraham, quien es el padre que tenemos en común”. Romanos 4:16. Cuando la promesa se recibe por fe, es la GRACIA la que la asegura y la valida. No importa qué tormenta les arroje este mundo, su promesa está asegurada “Porque todo lo que es nacido de Dios vence al mundo; y esta es la victoria que ha vencido al mundo, nuestra fe” 1 Juan 5: 4. (Anita Alexander)

Hebreos 11:11-12 Por la fe Abraham, a pesar de su avanzada edad y de que Sara misma era estéril, recibió fuerza para tener hijos, porque consideró fiel al que le había hecho la promesa. Así que, de este solo hombre, ya en decadencia, nacieron descendientes numerosos como las estrellas del cielo e incontables como la arena a la orilla del mar.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"