ESTE ES TU MOMENTO, ESTE ES TU TIEMPO

¿Hay para Dios alguna cosa difícil? Al tiempo señalado volveré a ti, y según el tiempo de la vida, Sara tendrá un hijo. Génesis 18:14

Una mañana, hace un par de semanas, me desperté y cuando mis pies tocaron el suelo escuché al Señor decir: «HA LLEGADO EL MOMENTO». Comencé a preguntarle al Señor qué quería decir, y me llevó a Cantar de los Cantares 8: 5 ¿Quién es ésta que sube del desierto, recostada sobre su amado? Debajo del manzano te desperté; allí tu madre tuvo dolores de parto por ti, allí tuvo dolores de parto, y te dio a luz.

Muchos de ustedes han estado en una temporada de desierto, pero el Señor los está llamando a levantarse y les dice que ¡ESTE ES SU MOMENTO! ¡ESTE ES SU TIEMPO! El tiempo en hebreo no se equipara necesariamente a un lapso de tiempo lineal. El tiempo es representativo de una temporada, o un lapso de tiempo abierto en el reino del espíritu. Podemos encontrar más información sobre esto en el libro de Eclesiastés. Eclesiastés 3 habla sobre tiempos y estaciones bajo el cielo. Debemos aprender a discernir el tiempo y la temporada en que nos encontramos, y discernir la temporada en la que debemos avanzar.

Muchos han profetizado que entrar en 2020 no es solo entrar en otro año o temporada, es una nueva década. Hay una nueva dispensación del Reino preparándose para ser liberada y manifestada en la tierra. Los libros del cielo se están abriendo a nuevos capítulos. Donde muchos de ustedes han estado en transición, inactividad, desierto, Dios ha estado posicionándolos para que se levanten y emerjan en la escena en esta nueva década. ¿Qué significa levantarse? Significa hacerse evidente, emerger, levantarse de una posición sentada o acostada. Para ir un poco más profundo, veamos la definición de emerger. Emerger es salir o aparecer a la vista desde el ocultamiento, manifestarse. Los que han estado ocultos estarán a la vista en esta temporada.

¿Cómo surge uno del desierto y de las temporadas difíciles, y qué hace el surgimiento? Echemos un vistazo a Isaías 52: 1-2 TPT: “¡Despierta! ¡Abre los ojos! ¡Hermosa Sion, vístete de tu majestuosa fuerza! ¡Jerusalén, la ciudad sagrada, vístete con tu gloria! Nunca más los impuros entrarán por tus puertas ¡Levántate y sacúdete el polvo! ¡Siéntate en el trono, Jerusalén! ¡Rómpete los grilletes de la esclavitud de tu cuello, cautiva hija de Sion!”  Hay un viento de despertar en esta temporada, que nos está quitando el sueño y el letargo de la temporada pasada. Es tiempo de abrir los ojos y mirar de nuevo. Donde su visión ha estado nublada y apagada, la visión 2020 está siendo restaurada.

A medida que se levantan, será el tiempo de ponerse sus majestuosas prendas de fuerza y ​​sus prendas de gloria. ¿Quién tomó su fuerza en la temporada pasada? ¿Qué vino a robar la gloria que el Señor puso en su vida? Las prendas son importantes e identifican quiénes son ustedes y en qué funcionan. A veces podemos permitir que en nuestra temporada, otras personas o el enemigo nos pongan prendas que no son nuestras. Lo que usemos influirá en cómo nos transportamos y nos vemos a nosotros mismos. Nuestras prendas llevan nuestra identidad, autoridad y la unción y las habilidades necesarias para cada temporada. No permitan que su temporada los defina. Definan su temporada caminando en quien son ustedes en Cristo. Fueron creados para llevar Su gloria y brillar intensamente. No permitan que otros o su temporada apaguen su luz. Cuando nos ponemos las prendas de quiénes somos, cerramos las puertas al enemigo que tiene acceso en nuestra vida.

En Isaías 52: 2 Isaías nos dice: «¡Levántate y sacúdete el polvo!» Lo que estaba destinado a enterrarlos en la temporada pasada los lanzará en esta temporada. Tienen que tomar la decisión de levantarse. Nadie más puede tomar esa decisión por ustedes. Cuando se levanten deben sacudirse el polvo. El polvo es el residuo de las pruebas y situaciones por las que han pasado. El residuo se puede definir como algo que queda después de eliminar una parte. El residuo es un recordatorio. El Señor no quiere que se queden atascados o que recuerden lo negativo, Él quiere quitarles el sabor amargo de la boca.

La siguiente parte del versículo después de que Isaías dice que nos sacudamos, dice: «¡siéntate en el trono!» Eso significa que una vez que se quiten el residuo, siéntense en su asiento de autoridad. Efesios 2: 6 dice: … y juntamente con él nos resucitó, y asimismo nos hizo sentar en los lugares celestiales con Cristo Jesús, Tenemos que llevar la lucha al espíritu, y luchar desde el lugar de la victoria y de quiénes somos en Cristo. La victoria no es algo por lo que luchamos, es algo en lo que caminamos. Cuando caminamos en victoria podemos romper los grilletes de esclavitud que nos atrapan (Isaías 52: 2). Amados, quiero animarlos a que se levanten en esta temporada. Sacúdanse el polvo y los residuos de la temporada pasada. Pónganse sus prendas de fuerza y ​​gloria. Tomen lo que Dios tiene para ustedes y corran con él. (Madeline James)

Deuteronomio 8: 6-10 Así que cumple con los mandamientos del Señor tu Dios, y ve por sus caminos, y témele. El Señor tu Dios te introduce en una buena tierra. Es una tierra de arroyos y aguas, de fuentes y de manantiales que brotan en vegas y montes; es tierra de trigo y de cebada; de vides, higueras y granados; es tierra de olivos, de aceite y de miel; es tierra donde nunca comerás el pan con escasez, ni nada en ella te faltará; es tierra cuyas piedras son de hierro, y de cuyos montes extraerás cobre. Y comerás y quedarás satisfecho, y bendecirás al Señor tu Dios por la buena tierra que te habrá dado.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"