UN CAMBIO DE VESTIDURAS

Josué estaba vestido con ropas sucias en presencia del ángel. Así que el ángel les dijo a los que estaban allí, dispuestos a servirle: «¡Quítenle las ropas sucias!» Y a Josué le dijo: «Como puedes ver, ya te he liberado de tu culpa, y ahora voy a vestirte con ropas espléndidas». Zacarías 3:3-4

Hace unas noches soñé con una sala de cambio de ropa, donde vi a una persona entrar y salir vistiendo ropa nueva para una nueva temporada. Esto representa los nuevos mantos, la nueva armadura y las nuevas vestiduras dadas por el Señor para esta nueva década. Pero, de repente apareció una persona que llegó como una voz amigable y convincente para hacerlo volver al vestidor a cambiarse por algo que él consideraba más apropiado.

Debemos ser muy cuidadosos, a medida que Dios nos aumenta y nos da nuestra ropa nueva para una nueva temporada, no podemos permitir que las voces familiares nos convenzan de cambiar nuestros mantos dados por Dios por los mantos de los hombres, o la armadura y la artillería del cielo por la armadura de Saúl. Es sutil y puede desviarnos por completo.

Muchas veces, la chaqueta se ve tan diferente que nosotros mismos todavía estamos tratando de aceptarla y descubrirla, mucho menos todos aquellos que nos rodean, que no entienden por qué estamos operando, viendo o visualizando de manera diferente. Se necesita tiempo y paciencia para aprender el nuevo ritmo, el fluir y mucha gracia, pero no podemos dejar que la razón del hombre nos hable de lo que Dios ha ordenado para nosotros. Si bien las intenciones de las personas no siempre son impuras, también existe una asignación muy intencional del enemigo para usar personas inseguras y celosas para querer convencernos de no caminar en lo nuevo y obviar el favor que Dios está derramando. Observen bien a quien quiera silenciarlos, controlarlos o manipular su camino en este momento. Tengan cuidado con las sutiles tácticas de «PROPIEDAD» de las personas que quieren influir y guiarlos de manera poco saludable, eso es demoníaco y no «cobertura» o «rendición de cuentas». ¡CORRAN!

Esta será una temporada en la que tendrán que mantener sus cartas cerca de su pecho y no pueden lanzar sus perlas a muchos, pero también será una temporada en la que Dios reconstruirá la confianza y el honor con las personas que arden por llevarlos a las personas con las que pueden construir y correr. Así que, alégrense con los nuevos mantos y la unción en la que están fluyendo, pero también con un nuevo nivel de discernimiento.

¡Dios está moviendo a las personas RÁPIDAMENTE! No permitan que las distracciones del enemigo les prediquen que van en reversa, porque no solo están avanzando, sino que van a un ritmo acelerado. Yo sigo viendo que para todos aquellos a los que les fue robado el TIEMPO, será en lo que funcionarán en los próximos días. Así como el tiempo se detuvo para Josué, y así como Dios redimió el tiempo para José, Dios está mirando su próximo año y Él estratégicamente usará una temporada que ha parecido de retrasos para acelerarlos y compensarlos por todo lo que les ha sido robado. En este momento, mientras leen, el Espíritu Santo está rompiendo el trauma de la larga temporada en la sala de espera y renovando la esperanza donde se han sentido inútiles, alineándolos con las promesas de Dios una y otra vez. ¡Dios es el Dios del tiempo y ahora el tiempo trabajará para ustedes en el nombre de Jesús! (Nate Johnston)

Génesis 41:42 Y Faraón se quitó el anillo de sellar de su mano y lo puso en la mano de José; y lo vistió con vestiduras de lino fino y puso un collar de oro en su cuello.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Magie de Cano

Autor: Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"