Categorías
Sin categoría

2020 UN AÑO DE CAMBIOS

Porque se acordó de su santa palabra dada a Abraham su siervo, y sacó a su pueblo con alegría, y a sus escogidos con gritos de júbilo. También les dio las tierras de las naciones, y poseyeron el fruto del trabajo de los pueblos, a fin de que guardaran sus estatutos, y observaran sus leyes. ¡Aleluya! Salmos 105: 42-45

Vivimos en un significativo tiempo de transición. Muchas cosas han estado y continuarán temblando. Los tiempos de transición suelen ser turbulentos. La transición es un período intermedio. Nos lleva de una realidad o dinámica a otra. Si nos enfocamos demasiado en la turbulencia, es fácil desorientarse. Si, en cambio, nos enfocamos a dónde nos está llevando la transición, nos convertimos en faros proféticos de esperanza. 2020 es un año enormemente significativo. Estará marcado por varios cambios sísmicos entre el pueblo de Dios y dentro de la sociedad en su conjunto.

MADUREZ PROFETICA 

2 Crónicas 20:20 Y cuando se levantaron por la mañana, salieron al desierto de Tecoa. Y mientras ellos salían, Josafat, estando en pie, dijo: Oídme, Judá y moradores de Jerusalén. Creed en Jehová vuestro Dios, y estaréis seguros; creed a sus profetas, y seréis prosperados.

Los profetas ayudan a conectar a las personas con los movimientos, ritmos y sonidos del cielo. Los cambios sísmicos ocurren cuando el gobierno del Cielo viene a la Tierra. En lugar de simplemente tener personas proféticas dentro de la Iglesia, la Iglesia se vuelve profética. Un ejército de personas proféticas ha estado madurando y creciendo y muchas personas en este ejército están ocultas. 2020 marcará un hito en la madurez y promoción del ministerio profético. El ministerio profético está «llegando a la mayoría de edad». En su infancia, el ministerio profético ha visto cosas borrosas en el mejor de los casos. A medida que madura, verá las cosas con mayor claridad. «VISION 20/20» es una frase que se refiere a la claridad de la visión. Ver claramente es importante. Es aún más importante interpretar con precisión lo que se ve. Cada profeta ve una parte del todo. Hay una creciente humildad para mirar más allá de nuestra parte y abrazar lo que otros están viendo. La humildad significa que interpretamos lo que vemos con mayor precisión.

JUSTICIA DIVINA 

Salmos 96:12-13 Alégrense los cielos y regocíjese la tierra; ruja el mar y cuanto contiene; gócese el campo y todo lo que en él hay. Entonces todos los árboles del bosque cantarán con gozo delante del Señor, porque Él viene; porque Él viene a juzgar la tierra: juzgará al mundo con justicia y a los pueblos con su fidelidad.

2020 es un año de justicia divina. Los dos «20» en 2020 son como el lado izquierdo y derecho de una balanza utilizada para determinar el peso. «20» en el lado izquierdo y «20» en el lado derecho significa que las escalas están equilibradas. Donde las balanzas de la justicia han estado ponderadas erróneamente de una forma u otra, Dios va a recalibrar y equilibrar las balanzas. La justicia de Dios es muy superior a la justicia humana. Sus caminos son mucho más altos que nuestros caminos. Su justicia muchas veces se ve muy diferente de lo que esperamos. La cruz es un ejemplo perfecto de la inesperada justicia de Dios. Un solo acto cambió para siempre la historia. Él tiene maneras de hacer cosas que ni siquiera hemos percibido todavía. En esta área podemos seguir esperando lo inesperado.

La justicia es un campo de batalla importante y la intensidad de la batalla seguirá aumentando. Sin embargo, cuando Dios dice: «BASTA, ES SUFICIENTE», todo se recalibra y la balanza de la justicia se equilibra correctamente. Dios no solo habla desde el cielo, sino que también está levantando una generación que ama apasionadamente y busca sus caminos. Están programados para la justicia divina. Desde las cortes supremas de las naciones hasta las voces cotidianas en las calles, la voz de la justicia divina se escuchará nuevamente. Los principales problemas de justicia se revitalizarán con nueva sabiduría, un nuevo tono y nuevas formas de ver las cosas. La justicia divina libera cambios sísmicos en las percepciones, comportamientos e incluso leyes.

UN CAMBIO GENERACIONAL

La generación Baby Boomer ha dominado las tendencias a lo largo de su existencia. La razón es simple: la generación Baby Boomer, los nacidos entre 1946 y 1964, fue más grande que la generación que la precedió y la generación que la siguió. En 2019, la generación Millennial, los nacidos entre 1981 y 1996, superó a Baby Boomers como la generación más grande. Este es un gran cambio generacional que no podemos ignorar. 2020 marca el punto de inflexión entre la influencia de las dos generaciones. La influencia de los Baby Boomers disminuirá y la influencia de los Millennials aumentará. Las diferencias ya están causando fricción. Este es un cambio sísmico que acaba de comenzar a retumbar.

El corazón de Dios es intergeneracional. Es por eso que las Escrituras frecuentemente se refieren a Él como el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob. ¡Son tres generaciones ligadas en una frase! Dios tiene un plan para cada generación. Satanás, por otro lado, siempre está trabajando para generar conflictos y malentendidos entre las generaciones. La generación Millennial es única, no solo por el mundo en el que crecieron, sino también porque Dios los ha hecho únicos. Si la Iglesia no comprende a los Millennials, será cada vez más irrelevante.

Recientemente me desperté por la mañana y escuché a Dios decir: «Yo tengo la sabiduría de las generaciones y la sabiduría de cada época». Aunque la oración tiene un doble significado, sabía que Dios estaba enfatizando que Él tiene sabiduría para cada etapa de la vida y cada nueva generación que surge. El libro de Proverbios personifica la sabiduría de Dios. Si escuchamos la voz de la Sabiduría, captaremos la atención de los Millennials y los llamaremos a ser todo lo que Dios quiso que fueran. Si los juzgamos no lograremos discernir quiénes son. La voz del acusador causa divisiones entre las generaciones. La voz de la Sabiduría unifica las generaciones. Satanás tiene la intención de usar la influencia decreciente de los Baby Boomers y la creciente influencia de los Millennials para causar conflictos y división. Debemos determinar no dejarnos intimidar por la contienda. Dios le dará a su Iglesia una voz de autoridad y una voz de amor para hablar a esta generación.

Éxodo 3:15 Dijo además Dios a Moisés: Así dirás a los hijos de Israel: «El Señor, el Dios de vuestros padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob, me ha enviado a vosotros». Este es mi nombre para siempre, y con él se hará memoria de mí de generación en generación.

¿COMO NOS PREPARAMOS?

Es Dios quien nos da el entendimiento de los tiempos y valentía para caminar en ellos. Nosotros podemos sentirnos intimidados por la turbulencia de la transición o podemos aprender a montar la ola de cada cambio sísmico. La mejor manera de prepararse es simplemente conocer el corazón de Dios. Dios desea que el ministerio profético crezca en amor, profundidad, humildad, precisión y autoridad. Dios desea justicia divina para recalibrar y reequilibrar la balanza de la justicia en la tierra. Dios desea que cada generación camine en su destino profético. Mientras nos preparamos para entrar en 2020, deje que Su latido se convierta en su latido. (Nathan Shaw)

Deuteronomio 5:32-33 Tengan, pues, cuidado de hacer lo que el Señor su Dios les ha mandado; no se desvíen ni a la derecha ni a la izquierda. Sigan por el camino que el Señor su Dios les ha trazado, para que vivan, prosperen y disfruten de larga vida en la tierra que van a poseer.

Con amor y oraciones, 

Magie de Cano

 

Recibe la palabra profética todos los días en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"