Categorías
Sin categoría

SI LE DAS A DIOS TU “SI” EN 2020, EL HARA EL RESTO

Luego dije: “Aquí estoy, oh Dios; he venido a hacer tu voluntad como está escrito acerca de mí en las Escrituras”. Hebreos 10:7 NTV

Decir sí a Dios es entregarlo todo, rendirlo todo, morir a sí mismo y estar dispuesto a hacer Su voluntad. «SÍ» es una palabra corta pero poderosa. Si no le demos a Dios nuestro «SÍ», nos encontraremos resistiendo el impulso, la dirección y la guía del Espíritu Santo. El verdadero desafío de sumisión a la voluntad de Dios, es someterse cuando la voluntad humana hubiera escogido otro camino. Nuestro “SÍ” a Dios nos protegerá a lo largo de este nuevo año, porque cuando rendimos a El nuestra voluntad, nuestras emociones y nuestros sentimientos, los deseos de nuestro corazón se purifican. Nuestro “SÍ” a Dios debe preceder nuestro deseo por un nuevo futuro, si queremos que las promesas se manifiesten.

Demontae Edmonds escribió esta palabra que quiero compartirles en donde nos ofrece una visión profética y sabiduría para el nuevo año y el papel que podemos desempeñar en él.

“En Lucas 22, Jesús se encuentra orando en el huerto de Getsemaní. Lucas 22: 41-42 Y él se apartó de ellos a distancia como de un tiro de piedra; y puesto de rodillas oró, diciendo: Padre, si quieres, pasa de mí esta copa; pero no se haga mi voluntad, sino la tuya. La oración comenzó con un proceso de sumisión espiritual donde Jesús resistió la tentación de resistir o rebelarse contra la voluntad de Dios para su vida. La Cruz del Calvario fue parte del camino del Padre hacia el destino de Su Hijo Jesús. Jesús oró tres veces en el jardín hasta que fuera derribada cualquier aprensión en su corazón acerca de rendirse por completo a la voluntad de Dios. Jesús le dio al Padre un «SÍ» en ese jardín.

El resultado de la obediencia de Jesús solo puede ser medido o calculado por el mismo Cielo. Su único «SÍ» fue el catalizador para la redención de miles de millones de almas a lo largo de los siglos. Hebreos 2:10 “Porque convenía a aquel por cuya causa son todas las cosas, y por quien todas las cosas subsisten, que, habiendo de llevar muchos hijos a la gloria, perfeccionase por aflicciones al autor de la salvación de ellos”. El «SÍ» en el Jardín de Getsemaní fue la puerta de entrada a la restauración de la gloria perdida para la humanidad en el Jardín del Edén.

En 2020, Dios desea tu “SÍ”. Este puede parecer pequeño, pero puede ser la clave para traer muchas vidas, familias e instituciones al plan redentor de Dios. Tu «SÍ» puede ser la clave para la salvación de tu familia. Tu «SÍ» puede ser la clave para que las almas perdidas en tu comunidad lleguen a conocer a Cristo. Tu «SÍ» puede ser la clave para que los compañeros de trabajo reciban conocimiento de Dios. Tu «SÍ» puede ser la clave que rompa las maldiciones generacionales que afectan tu línea de sangre. Tu «SÍ» puede ser la fuerza de la conexión que llevará tus palabras proféticas de la promesa a la manifestación. ¡Dile «SÍ» a Jesús en 2020 y experimenta el bien de la tierra que Dios ha propuesto para ti!

«Hay muchos en Mi Cuerpo que ya han comenzado a sentir y llevar un peso tangible de Mi Gloria que será derramada en el próximo año. Porque el año 2020 será un año de mayor manifestación y aceleración de Mi Reino. Pero observen y oren por Mi Iglesia, ya que algunos han comenzado a sentirse abrumados e incluso mal equipados para enfrentar los días venideros. ¡Escucha! ¿Los oyes? Los sutiles susurros del enemigo han penetrado en la atmósfera. Espíritus de temor, inseguridad, inadecuación y condena ya se han adelantado para obstaculizar, descarrilar y retrasar a muchos a entrar en los reinos y dimensiones más profundos de Mi gloria y asombro. Hija, dile a Mi Pueblo que se levante y comience a resistir las voces de los espíritus familiares que han sido asignados para destruir su Identidad, Propósito y Destino del Reino. Dile a Mis poderosos Guerreros que tengan valentía y que si me dan su «SÍ» Yo haré el resto. Les mostraré que YO SOY el que SOY. Voy a demostrarles Mi Poder y Majestad en medio de su radical obediencia, sacrificio y rendición total, ¡SÍ! Porque Yo los he elegido, ungido y designado para el avance del Reino en la tierra, para un momento como este, dice El Espíritu de Dios” (Veronica West)

OREMOS:

Amado Jesús, gracias por tu gracia y misericordia. Te agradezco porque eres el dador de la vida y la fuente de toda bondad. Perdóname por cualquier desobediencia y resistencia pasada a Tu voluntad. Te pido que afines mis oídos para escuchar la voz de tu Espíritu Santo. Elimina cualquier ceguera espiritual de mis ojos para tener una visión clara y pueda caminar completamente en los planes que tienes para mi vida. Te agradezco porque según Jeremías 29:11, tienes un plan para mi vida y es un buen plan para prosperarme. Padre, por favor elimina la incredulidad y el miedo para que mi fe pueda surgir y darte un verdadero «SÍ» desde lo más profundo de mi corazón en Jesucristo. Amén.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"