Categorías
Sin categoría

MADRES DE RODILLAS – DIA 3

DIMOS A LUZ HIJOS PARA BENDICION

Poderosa en la tierra será su descendencia; la generación de los rectos será bendita. Salmos 112:2

Somos una compañía de mujeres con respuestas en sus vientres. Los hijos ungidos y bendecidos se dan a luz en los vientres y en las rodillas de sus madres. La palabra hebrea “yacham” significa “concebir” pero también significa “calentarse”. Hay una pasión que Dios está a punto de liberar sobre Sus hijas. Vamos a ver surgir la pasión de Dios en Sus mujeres de fe para marcar una diferencia en el mundo. Aunque el vientre de Sara estaba muerto, se calentó cuando Dios produjo en ella la fe para sentar las bases de nuestro futuro pacto. (Hebreos 11:11) Este es el tiempo de Dios para que la pasión inunde a las mujeres, una santa pasión que hará que se formen los cimientos del futuro de nuestras generaciones. Hay muchos males que acechan a nuestros niños y jóvenes, y nosotras somos la respuesta a lo que está sucediendo en el mundo. El enemigo odia la pureza de nuestros hijos y la pureza de su corazón. El odia la inocencia del Reino de Dios, su misión es la de contaminar, corromper, profanar, violar, matar y destruir cada cosa que se asemeje al Reino de Dios.

Una de las maneras en las que Dios me habló para iniciar estos 21 días de Intercesión fue a través de un sueño en el cual yo iba a predicar a un lugar donde había muchas mujeres, todas estaban muy cómodas en sus sillas a pesar de tener muchos problemas con sus hijos. Y las líderes que habían organizado el evento estaban distraídas con otras cosas. Cuando abrí mi Ipad para ver el bosquejo de mi prédica no funcionó, entonces tomé la Biblia y les dije: Abran su Biblia en Jueces 4 y 5. Al mismo tiempo un hombre apareció y no me dejaba hablar, pero con autoridad lo reprendí en el nombre de Jesús y se convirtió en un demonio que pude vencer. Entonces el Señor me dijo: “Martillo eres y arma de guerra en Mis manos”.  Al despertar ese día, tuve la convicción en mi corazón que debía hacer esta convocatoria. Muchas veces Dios nos llama a ser solo mensajeras de Su palabra para alguien, pero otras veces, tenemos que estar dispuestas a unirnos a la batalla y luchar porque la voluntad de Dios se cumpla. La unción que operó en Débora y Jael está en nosotras, pero la estrategia del enemigo ha sido mantenernos calladas, escondidas y limitadas. La Biblia nos da muchos ejemplos de mujeres que operaron con fe y que cambiaron la dirección de la raza humana. Las mujeres de fe reciben fuerza para concebir la semilla del futuro. (Hebreos 11:11). Vemos en muchas partes de la Biblia mujeres que dieron a luz hijos para bendición como Eunice a Timoteo (2 Timoteo 1:5), Ana a Samuel (1 Samuel 1.28), Jocabed a Moisés (Números 26:59).

Muchas sabemos quienes somos en Cristo, reconocemos nuestros valor y nuestros derechos, pero hemos estado centradas solo en nosotras mismas, en lo que sufrimos o en nuestras circunstancias. El Señor está haciéndonos un llamado a DESPERTAR. Jueces 5:12 dice:¡Despierta, Débora, despierta! ¡Despierta, despierta y canta la canción!  Dios canta y se regocija por ti mujer, ya que estás surgiendo a un mayor nivel de autoridad y poder con las virtudes de Cristo. Dios está buscando mujeres que demuestren osadamente el poder de Dios al mundo. Tus hijos te necesitan, tu familia te necesita. 2020 es un año de intervención divina pero necesitas DESPERTAR Y LEVANTARTE. La mano de Dios vendrá sobre ti para fortalecerte, ayudarte y sostenerte con su diestra victoriosa. (Isaías 41:10) Estamos a punto de ver surgir un ejército de mujeres llenas de fe que a través de su intercesión cambiarán el curso de la historia.

LECTURAS PARA HOY – Jueces capítulos 4 y 5; Isaías 52:1-12 – Declara hoy que te despiertas y te levantas en el nombre de Jesús y en el poder de Su fuerza. Declara que las limitaciones, la esterilidad, la ineficacia, el estupor y letargo espiritual se rompen en el nombre de Jesus. Declara que eres portadora de la unción de Débora y Jael, que seguirás la voluntad de Dios para guiar a una generación que defenderá los caminos rectos del Señor en medio de una generación malvada y perversa. No se trata de que Dios sea parte de nuestra historia, sino de que nosotras seamos parte de la historia de Dios. Levantémonos y movámonos  en la autoridad de nuestro llamado porque el Espíritu Santo está dentro de nosotras. ¡Fuerte y valiente mi soldado!

OREMOS

Mi amado Señor, yo anhelo atender a la voz de Tu llamado. Recibo la unción guerrera que tienes para mí con un corazón dispuesto. Abre mis ojos para que pueda ver el camino hacia la victoria. Deseo entrar en un nuevo lugar de intimidad y comunión contigo, para recibir nuevas estrategias para romper al poder del enemigo. No temo ensuciarme las rodillas. Me Arrastraré por ese sitio estrecho y sorprenderé a mi enemigo. Porque Tu eres  mi fortaleza poderosa, y el que pone al íntegro en su camino. Tú haces mis pies como de cierva, y me afirmas en mis alturas. Tú adiestras mis manos para la batalla, y mis brazos para tensar el arco de bronce. Tú me has dado también el escudo de tu salvación, y tu ayuda me engrandece Bendito eres Señor, Tú eres mi más alto escondite, mi libertador, mi escudo, en quien me refugio. Dame fuerzas y úngeme con el mejor perfume. Cubre con tu preciosa sangre mi Espíritu, mi alma y mi cuerpo. Hazme ver la caída de mis adversarios  y la derrota de mis enemigos. Instrúyeme Señor en tu camino, para conducirme con fidelidad. Dame integridad de corazón para temer tu nombre. Amen

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Recibe la palabra profética todos los días en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"