Categorías
Sin categoría

MADRES DE RODILLAS – DIA 4

EL CORAZON DE TUS HIJOS SI IMPORTA

 Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que venga yo y hiera la tierra con maldición. Malaquías 4:6

No proteger y pelear la batalla por el corazón de nuestros hijos ha sido la causa por la cual muchos hijos se han ido de sus hogares. El tema del corazón lo podemos ver a través de toda la Biblia y el mensaje central de Jesús es “Sanar a los quebrantados de corazón” (Isaías 61; Lucas 4:18) Charles Ryrie dice que el corazón en la Biblia es considerado el centro y la médula de la vida. Malaquías 4:6 dice “He aquí, yo os envío el profeta Elías, antes que venga el día de Jehová, grande y terrible”. Hay por lo menos dos cosas sobre el futuro que tenemos que ver desde este versículo. Una es que Dios será victorioso, y la otra es que Dios es misericordioso. Su objetivo es evitar que Su pueblo sea maldito, específicamente, dice que sus corazones deben cambiar; y aún más específicamente, dice que la disposición del corazón de los padres hacia los hijos y de los hijos hacia los padres debe cambiar.

Hace algunos años uno de mis hijos tuvo malas notas en la Escuela, mi reacción como madre pudo haber sido de enojo, reproches o castigo por el tiempo y el dinero perdido, pero me enfoqué en su corazón. Oramos juntos y comenzó a llorar y a decir: “No soy tan inteligente como mis hermanos” “nunca lo voy a lograr” y muchas otras mentiras que el enemigo había puesto en su mente y corazón. Al día siguiente tapice las paredes de su habitación con versículos bíblicos que hablaran sobre su valor e identidad. Era una manera de agregarle valor y afirmar su corazón. Estuvo un día completo leyendo su Biblia para comprobar si aquello era cierto. Ese año no hubo ningún fracaso, ganó los exámenes de recuperación y pudo seguir adelante. Muchos hijos han dicho: “Mis padres no demuestran interés por las cosas que para mi son especiales”, “no cumplen sus promesas”, “me avergüenzan en público”, “hablan sin pensar en lo que me dicen”, me sermonean en momentos en que más necesito apoyo” “no dedican tiempo para estar conmigo” y la lista podría seguir.

Dios quiere transformar nuestra manera de pensar y de relacionarnos con nuestros hijos. La Biblia dice en 1 Samuel 16:7  que el Señor no ve las cosas de la manera en que nosotros las vemos. La gente juzga por las apariencias, pero el Señor mira el CORAZON. Nuestros hijos necesitan ser tratados como TESOROS muy valiosos porque son herencia del Señor y cosa de estima (Salmos 127).  Si nosotras no tratamos primero con los conflictos en nuestro propio corazón, siempre estaremos dañando el corazón de nuestros hijos. Pablo les dice a los padres que no exasperen a sus hijos para que no se desalienten. (Colosenses 3:21) La palabra desalienten es la palabra griega- ἀθυμέω (athymeō) y habla de un espíritu quebrantado y herido. También nos recomienda en Efesios 6:4 “Padres, no hagan enojar a sus hijos con la forma en que los tratan. Más bien, críenlos con la disciplina e instrucción que proviene del Señor”.

LECTURAS PARA HOY: Salmos 127; Ezequiel 36:26-28; Jeremías 32:38-42 Proteger el corazón de nuestros hijos es el primer golpe contra las artimañas del enemigo. La maternidad es un llamado de Dios a nutrir y sembrar en la vida de nuestros hijos. La sanidad del corazón de nuestros hijos comienza en nuestro corazón de madres. Muchas veces nos hemos quejado por lo insoportables que son nuestros hijos, pero ¿alguna vez se ha preguntado como está el corazón de sus hijos? El problema real de los hijos rebeldes no son drogas, sexo, cigarrillos, pornografía, pereza, delitos, groserías, dejadez, y homosexualidad. Esa solo es una consecuencia de un corazón herido. Ore por el corazón de sus hijos, implore con ellos, demuéstreles que son amados y aceptados, coma con ellos, interésese en sus asuntos, escúchelos, trate con las dificultades de una manera positiva y el corazón de sus hijos se abrirá a Cristo.

OREMOS:

Amado Jesús ayúdame a tener un corazón como el Tuyo para amar a mis hijos como Tu los amas y a perdonarlos como Tu me perdonas. Quiero verlos a través de Tus ojos para no enfocarme en su comportamiento. Quiero llegar hasta los recovecos de su corazón, y cuando llegue hasta allí, muéstrame como ser sabia y prudente para poner de Tu bálsamo en sus heridas. ¡Cautiva ahora a mis hijos, cautívalos, manifiéstate a ellos, en el nombre de Jesús! Padre Dios, en el nombre de Jesús, te agradezco por la salvación, sanidad, liberación y prosperidad de mis hijos. Me arrepiento si por las heridas de mi corazón he quebrantado el espíritu de mis hijos en un modo negativo. Llamo a mis hijos por sus nombres (nombrar a cada hijo) y declaro que serán enseñados por el Señor y grande será su paz.

Mi descendencia es bendita y poderosa. Cada cordón umbilical demoníaco es cortado y aplico la Sangre de Jesús sobre el ombligo de mis hijos. Limpio el camino del destino de mis hijos y ninguna maldición sé enseñoreará de ellos. Todo espíritu devorador de destino es reemplazado por el ángel del destino del Señor. Señor sana el corazón de mis hijos para que la rebelión, la desobediencia, los vicios, las malas amistades y la incredulidad no tengan ningún dominio sobre ellos. Que el Espíritu de Elías que tu envías haga volver mi corazón al de mis hijos y su corazón al mío. Yo declaro hoy que mis hijos, honrarán y amarán a papá y a mamá, y por esto vivirán vidas largas, prósperas y servirán a Dios eternamente. Esta es la herencia de mi simiente durante mil generaciones. Permite que estas palabras sean programadas para siempre en los cielos, te ruego en el poderoso nombre de Jesús. ¡Ríos de Agua Viva inunden su ser interior ahora! en el nombre de Jesús. Levanto mi clamor, levanto hoy mi voz sobre la vida de mis hijos, reclamándolos para Cristo, arrebatándolos de las manos del enemigo, y bendiciéndolos, en el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo. Amén

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

 

 

Recibe la palabra profética todos los días en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"