Categorías
Sin categoría

MADRES DE RODILLAS DIA 17

AVIVA EL FUEGO

Porque tengo presente la fe sincera que hay en ti, la cual habitó primero en tu abuela Loida y en tu madre Eunice, y estoy seguro que en ti también. Por lo cual te recuerdo que avives el fuego del don de Dios que hay en ti por la imposición de mis manos. Porque no nos ha dado Dios espíritu de cobardía, sino de poder, de amor y de dominio propio. 2 Timoteo 1:5-7

Está en el corazón de Dios y en Su agenda catapultar a miles de niños y jovencitos a la obra del Reino de Dios, que se está expandiendo ahora mismo en la Tierra. Mantener el fuego encendido en nuestros hogares y familias es nuestra responsabilidad.

Hace algunos años, mis dos hijas eran adolescentes y Dios me dio un sueño con ellas, íbamos caminando por una calle peligrosa, cuando apareció una pandilla de jovencitos, llevaban cuchilllos en sus manos y en un instante nos habían rodeado, mientras sostenían a mis hijas del cuello nos amenazaban con sus armas. Yo comencé a orar calladita “Ningún arma forjada contra mi prosperará” pero no surtía ningún efecto, entonces alce mi vista la cielo y comencé a gritar a voz en cuello ¡Fuego de Dios ¡Fuego de Dios!. Ellos se asustaron, soltaron sus armas y comenzaron a correr, momento que aprovechamos para entrar por una puerta. Entramos a una casa en donde había mucha gente adorando al Señor, pero todos vestían ropas militares y allí nos dieron refugio. Aunque yo en mi sueño declaraba la Palabra de Dios, lo hacía con susurros sin ninguna autoridad y El me estaba enseñando que si quería tener éxito en mi misión como madre, debía pedir el “Fuego de Dios”. Ha habido una asignación muy estratégica contra las mujeres, para mantenernos en opresión, en silencio, y enjauladas por el temor y la intimidación mientras el enemigo se roba a nuestros hijos. Ese día preparé un pequeño rincón como lugar de oración y le prometí al Señor que allí la llama siempre estaría encendida.

Juan el Bautista dijo: Mateo 3:11 Yo a la verdad os bautizo con agua para arrepentimiento, pero el que viene detrás de mí es más poderoso que yo, a quien no soy digno de quitarle las sandalias; Él os bautizará con el Espíritu Santo y con fuego. Estas son las dos marcas registradas de cada mamá nacida de nuevo: el Espíritu Santo, que simboliza el poder, y el fuego, que simboliza nuestra pasión para usar el poder. Sin embargo, hay algo importante que debes saber El fuego de Dios no se nos da para hacernos mas lindas, sino para hacernos santas y para despertarnos. Cuando Moisés vio la zarza ardiente, Dios le advirtió primero que estaba parado en tierra santa y luego le contó lo grandioso que estaba por hacer, liberar a Israel del cautiverio (Éxodo 3).

Hoy más que nunca necesitamos la gloria “Shekinah” en nuestros hogares y familias ( Éxodo 14:19 ; Números 9: 15-16 ) Las naciones se han paralizado ante el COVID-19 y el lema estos días ha sido “QUEDATE EN CASA” lo cual veo como un regalo de Dios. Lo que pensamos nos vino a destruir, es el redireccionamiento de Dios. El está haciendo un profundo trabajo en este momento en la unidad familiar. Su Espíritu se está moviendo poderosamente y trayendo sanidad, restauración y libertad a las familias. El fuego de Dios está cayendo de manera exponencial trayendo limpieza, purificación, fortalecimiento, depuración y un perfeccionamiento. La pasión será reavivada en cada familia. Mientras las madres clamamos por la unidad de nuestra familia, donde ha habido heridas, dolor y donde los problemas han sido tan abrumadores, que perdimos  nuestro enfoque en Jesús, El tomará de nuevo Su lugar en cada hogar.

LECTURAS PARA HOY: 1 Reyes 18:36-39; Lucas 24:13-49; Salmos 97 – ¿Has estado orando y no pasa nada en tu vida y en tu familia? Este es el momento de salir del «cuarto frío espiritual» al bautismo de fuego del Espíritu Santo. El mundo está buscando el poder que sana y liberta de los pantanos de la oscuridad. Ese es el fuego que Dios quiere darte. Pídele por ello. (Mateo 7: 8). ¡La oración puede quemar todo lo que está en contra de Su voluntad! Comienza a declarar que Su fuego cae sobre tu hogar y quema todo rastro de oposición que el enemigo ha intentado poner en su camino. Habla y profetiza sobre tus seres queridos, No magnifiques los problemas, más bien levanta en tu hogar un altar, un lugar donde puedas encontrarte con El donde Su llama nunca se apague. Nada, de ninguna manera te hará daño ni a ti ni a los tuyos. ¡Anímate, porque Dios está trabajando, incluso ahora! ¡Él es tu poderoso protector, un muro de fuego a tu alrededor! Zacarías 2: 5 declara: Y yo seré para ella —declara el Señor— una muralla de fuego en derredor, y gloria seré en medio de ella.

OREMOS

Amado Jesús: Tú eres el que bautiza con Espíritu Santo y con fuego; satura nuestra vida con Tu fuego. Perdónanos si hemos estado tan ocupadas o distraídas con los problemas que te hemos ignorado. Perdónanos por querer hacer las cosas a nuestra manera sin ser guiadas por tu Espíritu. Acércate a nosotras con un bautismo de fuego que nos llene de amor, pasión y poder. Queremos Tu fuego. Cámbianos, Señor. Quita nuestras palabras y pon un carbón encendido en nuestra boca para profetizar con poder lo que está por venir. Quita nuestro intelecto y nuestro razonamiento humano, (Isaías 6:3-8) Quema nuestro orgullo y defensas  con tu fuego consumidor. Haznos santas, Señor. Haznos arder con tu fuego, Señor. Bautízanos, Padre,  en el fuego eterno de Tu amor. Oh Señor, danos un nuevo poder para mantener nuestra fe en esta batalla (menciónala), en el nombre de Jesús. Oh Dios, levántate y manifiesta tu fuego en cada problema y necesidad. Fuego de pentecostés, llénanos con el poder de tu Santo Espíritu, en el nombre de Jesús. Amén.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

 

 

Recibe la palabra profética todos los días en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"