Categorías
Sin categoría

ENFOQUE DE ORACION DIA 3 – Esposas en el Campo de Batalla

Y el Dios de paz aplastará pronto a Satanás debajo de los pies de ustedes. La gracia de nuestro Señor Jesucristo sea con ustedes. Romanos 16:20

Somos miles de mujeres en muchas naciones paradas EN LA BRECHA por nuestros matrimonios en estos días. La palabra “brecha” significa “grieta o habitación ocupada por el enemigo” es la postura firme de un guerrero que se ubica en la apertura de un muro, dispuesto a ir al ataque para conquistar. Es imposible pararse en la brecha sin saber quien es nuestro verdadero enemigo.  El enemigo no es tu cónyuge, el enemigo no son las circunstancias que amenazan tu matrimonio, el enemigo no es la mujer que adulteró con tu esposo, el enemigo es Satanás. Es acusador, tentador y engañador y mentiroso. Él trabaja tratando de convencerte de que dudes de la verdad de Dios. Estás en un campo de batalla por tu matrimonio lo cual significa que debes dejar de verte como una víctima, dejar de lloriquear y aprender lo que significa ser un soldado en el Ejército del Señor. 1 Pedro 5:8 dice: “¡Estén alerta! Cuídense de su gran enemigo, el diablo, porque anda al acecho como un león rugiente, buscando a quién devorar” Eso significa dejar la pasividad, el lamento y la depresión, porque nadie puede reconocer mejor al diablo que una mujer.

Cuando peleaba la batalla por mi matrimonio, me consideraba una mujer débil y con una baja autoestima, lo único que hacía era llorar, sin embargo Dios tomaba cada lágrima y sabía que había escrito ya un final feliz que no vendría si yo no tomaba una acción, así que, una tarde, mientras yo lloraba tendida en mi cama, sentí que Dios me decía: “Ya no vengas más a Mí, a pedirme que cambie esto o aquello, hazlo tú porque todo el poder de Mi Santo Espíritu te ha sido dado”. Sentí una fuerza superior venir sobre mí, era el poder de su Espíritu Santo, me levanté con una ira santa no contra mi esposo, sino contra Satanás, tomé una escoba y lo reprendí por toda mi casa, le dije “te descubrí ladrón y te vas de mi matrimonio, te vas de mi casa en el nombre de Jesús, no te pertenecemos, le pertenecemos a Dios”. Ese fue el inicio de muchas victorias no solo en mi matrimonio sino en mi vida y familia.

Amada, Dios te ha dado armas espirituales para ayudarte, pero necesitas levantarte y pelear. Necesitas arrepentirte por ser pasiva y pararte con la autoridad de Cristo en este día de batalla. Si no lo haces puedes perder tu herencia y la bendición de tus generaciones. Puedes convertirte en una mujer derrotada y fracasada no porque la ayuda de Dios no estuvo disponible, sino porque estuviste consciente de lo que el enemigo trajo a tu familia, pero no hiciste nada. La batalla por tu matrimonio es real, pero no peleas para ver quien gana, estás peleando desde la victoria.

  • VISTETE TODOS LOS DIAS CON LA ARMADURA DE DIOS: No hay dos iguales y encaja perfectamente en ti para protegerte, es más, no le resta nada a tu feminidad. (Efesios 6:10-18)
  • USA LA BIBLIA COMO UN ARMA DE GUERRA: Busca versos de la Biblia para tu situación, háblalos en voz alta escríbelos en donde puedas verlos como una declaración de fe. Recuerda que la Biblia es la espada que Dios ha puesto en tu mano. (Isaías 55:11)
  • ALABA: Aunque no tengas ganas alaba, la alabanza es un arma poderosa que cambia el lamento en baile. (2 Crónicas 20:22-24) La alabanza derrota al diablo de manera más rápida y eficiente que cualquier otro plan de batalla. Deja que salga de ti un genuino cántico nuevo no de labios, sino de lo profundo de tu corazón.
  • ORA: La oración abre puertas para que Dios pueda actuar. El respeta nuestra libertad de elección, así que la oración le permite ingresar en nuestras vidas. La oración le da a Dios la autorización para hacer lo que él anhela permanentemente. Aunque no veamos respuestas instantáneas, Dios está trabajando para arreglar el problema. Dios responde todas las oraciones, aunque no siempre de la manera esperada. (Efesios 6:18, Mateo 26:41)

LECTURAS PARA HOY: Jueces 4 y 5 – Recuerda que tu enemigo no es tu cónyuge, tu enemigo es Satanás (Juan 10:10) nuestra lucha no es contra seres humanos, sino contra poderes, contra autoridades, contra potestades que dominan este mundo de tinieblas, contra fuerzas espirituales malignas en las regiones celestiales (Efesios 6:12). No luchamos contra el esposo, o contra la mujer con la cual pecó, debemos perdonarlos y amarlos incondicionalmente, a través de este amor demostraremos que pertenecemos a Dios (Juan 13:35). El enemigo tiene su propia agenda y no la acomodará a la tuya, las oraciones almáticas no te darán lo que deseas porque están alimentadas por actitudes, palabras y pensamientos negativos. La Palabra dice que debemos “humillarnos ante Dios, resistir al diablo y huirá de nosotros” (Santiago 4:7). Y recuerda: Nada mueve el corazón de Dios como la fe

OREMOS

Mi amado Señor, yo anhelo atender a la voz de tu llamado. Recibo la unción guerrera que tienes para mí con un corazón dispuesto. Abre mis ojos para que pueda ver el camino hacia la victoria. Deseo entrar en un nuevo lugar de intimidad y comunión contigo, para recibir nuevas estrategias para romper al poder del enemigo. No temo ensuciarme las rodillas. Me Arrastraré por ese sitio estrecho y sorprenderé a mi enemigo. Porque Tu eres mi fortaleza poderosa, y el que pone al íntegro en su camino. Tú haces mis pies como de cierva, y me afirmas en mis alturas. Tú adiestras mis manos para la batalla, y mis brazos para tensar el arco de bronce. Tú me has dado también el escudo de tu salvación, y tu ayuda me engrandece. Bendito eres Señor, Tú eres mi más alto escondite, mi libertador, mi escudo, En quien me refugio. Dame fuerzas y úngeme con el mejor perfume. Cubre con tu preciosa sangre mi Espíritu, mi alma y mi cuerpo. Hazme ver la caída de mis adversarios y la derrota de mis enemigos. Instrúyeme Señor en tu camino, para conducirme con fidelidad. Dame integridad de corazón para temer tu nombre. Amen

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Recibe la palabra profética todos los días en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"