Categorías
Sin categoría

ENFOQUE DE ORACION DIA 4 – Esposas en el Campo de Batalla

Una casa se edifica con sabiduría y se fortalece por medio del buen juicio. Proverbios 24:3

Muchas de las mujeres que tienen problemas en sus matrimonios, casi siempre siguen los impulsos de sus emociones y sentimientos heridos y simplemente reaccionan ante las situaciones difíciles que enfrentan, causando más conflictos. Dios quiere restaurar un ingrediente esencial en ti, para que alcances la victoria en tu matrimonio y es la SABIDURIA. No se requiere de un hombre bueno, ni siquiera de un hombre salvo para que una mujer tenga un buen matrimonio, pero si se requiere de una mujer sabia.

Durante el proceso de restauración de mi matrimonio una de las cosas que le pedí mucho a Dios fue sabiduría para no tomar a mi esposo en mis propias manos con reacciones carnales, cuando hacía cosas que a mi parecer eran injustas. Aprendí que cuando la vida nos pone a prueba se revela de que estamos hechas. ¿Pero de donde viene la sabiduría? La respuesta está en Proverbios 1:7 El principio de la sabiduría es el temor al Señor; los necios desprecian la sabiduría y la enseñanza. Hasta que comprendamos quien es Dios, y desarrollemos un temor reverencial hacia Él, no podremos adquirir la verdadera sabiduría. La Biblia nos da un ejemplo claro de una mujer llena de sabiduría de Dios. Abigail, una mujer que vivía en un hogar infeliz la Biblia la describe así:  “El hombre se llamaba Nabal, y su mujer se llamaba Abigail. Y la mujer era inteligente y de hermosa apariencia, pero el hombre era áspero y malo en sus tratos” Ella era una mujer que amaba y honraba a Dios de tal manera que estaba dispuesta a colaborar con El para salvar a su marido borracho e insolente.

Ella actuó como mediadora de paz entre David y Nabal, y demostró su sabiduría postrándose con humildad ante el rey David diciendo: “Yo tengo la culpa”. La intervención justo a tiempo de Abigail nos enseña que cuando tenemos temor de Dios, tenemos sabiduría para saber cuando hablar y cuando callar. Con una inteligencia celestial intecedió para salvar a Nabal de la muerte, el nombre Abigail  significa UNA QUE TRAE GOZO, ella pudo ver la necedad de su esposo y reconoció que toda su casa estaba en peligro, porque Nabal retenía la bendición. Respondió inmediatamente con sabiduría e instruyó a sus siervos para que cargaran sus mulas con lo mejor de sus provisiones, una provisión apropiada para un rey. Con esta ofrenda declaraba proféticamente lo que iba a venir por haber honrado a David con la honra propia de un rey. Pudo ver en su futuro mientras su esposo solo vio su propio bienestar. No somos responsables por la respuesta de nuestros esposos, solo por la nuestra, tomemos decisiones con sabiduría de Dios. 

LECTURAS PARA HOY 1 Samuel 25, Proverbios 31:25-31, Santiago 3 – A lo largo de las Escrituras, la sabiduría y el entendimiento van de la mano. La sabiduría es el temor del Señor, mientras que el entendimiento es la sabiduría en la práctica. Proverbios 3:35 dice: El sabio heredará honra, pero los necios hacen resaltar su deshonra. Abigail cosechó las recompensas que reciben las mujeres que actúan con sabiduría de Dios. El temor a Dios y la obediencia a los principios que enseña Su Palabra son la mejor defensa que tenemos en contra del enemigo de nuestro matrimonio. Por el contrario, una mujer necia es aquella que establece sus propias normas de vida y se burla de la ley de Dios. Proverbios 14:9 dice: “Los necios se mofan del pecado, pero entre los rectos hay buena voluntad”. Cuando una mujer es necia,todo lo que habla o dice esta de acuerdo con su propia opinión, así que todo lo que habla son sandeces. Proverbios 15:2 dice: “Un necio menosprecia la enseñanza de Dios, cree que es mas sabio que su creador y vive según su propio consejo”. Quizás tengas que arrepentirte hoy por ser necia. ¿Necesitas sabiduría? Todos la necesitamos. Y la buena noticia es que Dios no retiene su sabiduría, pero estipuló que necesitamos pedírsela, Santiago 1:5 dice:  “Y si a alguno de ustedes le falta sabiduría, que se la pida a Dios, quien da a todos abundantemente y sin reproche, y le será dada”.

OREMOS

Amado Jesús, te pido perdón por actuar con necedad con mi esposo, perdóname por abrir mi boca cuando no debo, ayúdame a comprender y a liberarme de tantos errores e ideas equivocadas, lléname de Tu sabiduría para que pueda tomar decisiones correctas que honren Tu nombre. Anhelo agradarte y reverenciarte con cada acto de mi vida, quita de mi el enojo, la ira, la amargura que me hacen actuar con necedad.  ¡Dios mío! Acércame a Ti de manera que pueda fortalecer mi carácter y ser una mujer conforme a Tu corazón y llena del Espíritu Santo para que tenga el control total sobre mi espíritu, mi alma y mi cuerpo, mi corazón y mi voluntad. Dios Todopoderoso, me rindo ante ti, lléname de tu sabiduría, poder y entendimiento para que pueda cruzar todos los obstáculos que hay en mi matrimonio. Llena mi alma para que siempre pueda hacer todas las cosas para Ti con fe y devoción, gracias, Dios mío, por la vida que me has dado. Recibo tu esperanza, amor, fe, alegría, bondad, verdad, sabiduría, poder y fuerza. Te doy toda la honra y las gracias. Amén

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Recibe la palabra profética todos los días en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"