Categorías
Sin categoría

ENFOQUE DE ORACION DIA 8 – Esposas en el Campo de Batalla

Amados, amémonos unos a otros, porque el amor es de Dios, y todo el que ama es nacido de Dios y conoce a Dios. El que no ama no conoce a Dios, porque Dios es amor. 1 Juan 4:7-8

Existen tres formas radicales y negativas de abordar un matrimonio con problemas: Suicidio, homicidio y divorcio. Las dos primeras son impensables por gente mentalmente sana e inteligente. Aunque, tristemente, miles de personas perturbadas emocionalmente deciden tomar por este mortal camino de violencia. Muchos estarán de acuerdo en que divorciarse, quitarse la vida o matar al cónyuge no es una manera razonable o sana de resolver los problemas de un matrimonio.

EL AMOR es el arma más poderosa para el bien en el mundo, y eso se aplica, especialmente, al matrimonio. El problema para muchos es que hemos pensado en el amor como una emoción. En realidad, el amor es una actitud con un comportamiento adecuado. Mi pregunta es ¿Amas verdaderamente a tu esposo como para luchar por él?  ¿Cuan dispuesta al sacrificio estás para levantar a tu esposo y sacarlo del pecado? Tu fidelidad y disposición para amar con sacrificio a tu esposo puede ser el medio para lograr su sanidad emocional y espiritual. Así como el sufrimiento de Cristo fue el medio por el cual fuimos sanados, (1ª. Pedro 2:24-25; 1ª. Corintios 7:12-14)

Podrías decir hoy “Voy a hacer algo bueno por él” La Biblia nos manda a amar a nuestros cónyuges a pesar de sus imperfecciones. Pero también conozco otra verdad sobre ti: la Biblia te llama a respetar y apreciar a tu pareja a pesar de todas sus imperfecciones. (Mateo 5:38-48) ¿Pero, prácticamente hablando, ¿cómo se logra? ¿Cómo, de manera honesta y sincera, podemos respetar y apreciar a alguien tan imperfecto? Gary Thomas dice: “Debido a la realidad del pecado, cada matrimonio tiene momentos difíciles. ¡No nos casamos con dioses ni diosas! Nos casamos con personas que la Biblia asegura fallarán de muchas maneras. ¿Cómo podría esto ser fácil? Una vez que acepto que el matrimonio es intrínsecamente difícil, no me resentiré cuando mi matrimonio se ponga difícil. A menudo las decepciones y la falta de respeto nacen de expectativas irreales. No es justo comparar tu matrimonio con algo que viste en una película o leíste en una novela: esos matrimonios no son reales. Y aunque veas un matrimonio en la iglesia, tú desconoces lo que realmente sucede en sus momentos privados”

El antídoto para los problemas matrimoniales es EL AMOR 1 Pedro 4:8 dice: “Sobre todo, sed fervientes en vuestro amor los unos por los otros, pues el amor cubre multitud de pecados” Fue el amor a Dios y a mi esposo lo que me dio la valentía de decirle ante un adulterio, “estamos juntos en esto y juntos vamos a salir de esto”. Un matrimonio que está pasando por un frío invierno puede volver a calentarse a través de los actos de amor de una esposa sabia, que sigue cumpliendo con sus funciones como si lo hiciera para el Señor y no para su imperfecto esposo. (Colosenses 3:23-25) Prepárale su comida favorita, recuerda las cualidades positivas de tu esposo y agradécele a Dios por ellas. No dejes de atender a tu esposo porque piensas que no lo merece. No es un camino fácil, pero sí produce resultados.

LECTURAS PARA HOY – 1 Corintios 13, Colosenses 3, 1 Juan 4:7-21 – Muchas veces nos quejamos con Dios por los años que llevamos pidiéndole por los aspectos que no nos gustan en la vida de nuestro esposo. Quizás nuestra actitud ha sido: te amaré de nuevo si cambias.  En ocasiones, hasta le sacado en cara esos defectos y le he dicho: ¡Nunca vas a cambiar!  Sin darnos cuenta de que nosotras todavía tenemos malas actitudes y que hemos retrocedido con respecto a esos hábitos negativos. “Te amaré completamente si cambias” no son parte de los votos que hicimos al casarnos. Lo correcto es: “Te amaré aun si estos hábitos nunca cambian”. Además, nuestra actitud negativa muchas veces bloquea el camino hacia el cambio o no nos permite ver cuánto ellos han cambiado. El flujo de amor de nuestro corazón hacia el de ellos se detiene. Una esposa muy sabia dijo: “Mi trabajo es amar a mi esposo; el trabajo de Dios es cambiarlo”. Dios quiere que ames a tu esposo completamente y con todas tus fuerzas. Después de todo, esa es la forma en que Dios nos ama: incondicionalmente.

OREMOS

Amado Señor, gracias por amarme a pesar de mis imperfecciones, ayúdame a amar a mi cónyuge tanto como Tu lo amas. Derrite el hielo en mi corazón con el fuego de Tu Espíritu. Desarraiga todo enojo, frustración, falta de perdón o crítica negativa. Restaura en mi corazón el amor por mi esposo. Tu Palabra dice que lo que yo siembre cosecharé lo que siembre, ayúdame a sembrar amor, para que él también tenga un corazón tierno hacia mí. Resucita el amor que un día nos unió. Sana toda herida que hayan dejado las palabras hirientes y las acciones compulsivas y faltas de amor en nuestro corazón, en el nombre de Jesús. Sana nuestra relación y llévala hacia la bondad infinita de tu dulce amor. Dame valentía para enfrentar los problemas y la humildad para saber reconocer mis errores y estar dispuesta a crecer en el camino del amor verdadero e incondicional. En el nombre de Jesús. Amén

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

 

 

Recibe la palabra profética todos los días en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"