Categorías
Sin categoría

ENFOQUE DE ORACION DIA 11 – Esposas en el Campo de Batalla

No imiten las conductas ni las costumbres de este mundo, más bien dejen que Dios los transforme en personas nuevas al cambiarles la manera de pensar. Entonces aprenderán a conocer la voluntad de Dios para ustedes, la cual es buena, agradable y perfecta. Romanos 12:2 NTV

Muchas cosas podrían estar afectando negativamente tu matrimonio: los errores de tu cónyuge, tus propios errores, diferentes personalidades y expectativas, falta de comunicación, adulterio, dificultades financieras, problemas familiares y mucho más. Pero ninguno de estos es el verdadero enemigo de tu matrimonio. Lo hablamos antes y tu cónyuge tampoco es tu enemigo, detrás de todas estas cosas negativas de tu matrimonio esta Satanás que solo busca robar, matar y destruir (Juan 10:10). Estamos en el día 10 y se que has aprendido cuales son las armas de una Guerrera para pelear desde la victoria, sin embargo, quiero mencionarte un área donde muchas luego de haber comenzado bien, tiran la toalla, podría decir que es el área más atacada por el enemigo para desanimarte y es TU MENTE.

Tu mente es un campo de batalla. Tienes que tener mucho cuidado con esto, el enemigo pone un pensamiento negativo en tu mente y si lo permites, baja a tu corazón y contamina todo tu ser, espíritu, alma y cuerpo. El Apóstol Pablo dice: “Así que ya ven, en mi mente de verdad quiero obedecer la ley de Dios, pero a causa de mi naturaleza pecaminosa, soy esclavo del pecado” (Romanos 7:25). Él enemigo tratará de convencerte para que razones y te convengas con él en algo que es mentira, algo que va contra la Palabra de Dios.

En el grupo de Facebook  que formamos como apoyo a este tiempo de oración, una esposa compartió que su esposo regresó al hogar y que volvió más amoroso, pero que a ella le cuesta confiar nuevamente en él, ella pedía un consejo. Inmediatamente una mujer del grupo, que por supuesto ya fue eliminada como miembro junto con su diabólico comentario, opino: “Jajaja sigue perdonándolo porque mañana lo hará otra vez con otra” Esa es la manera en la que el enemigo ataca la mente, ella pudo leerlo y comenzar a recibirlo como cierto y pensar “no vale la pena perdonarlo, mejor que se vaya otra vez de casa” Cuando el enemigo pone pensamientos en tu mente y tu los recibes como verdad, eventualmente se convierten en una parte de ti. En este punto comienzas a defender esas mentiras porque se han convertido en una fortaleza en tu mente.

¿Como luchas con esto? Debes llevar todo pensamiento demoníaco a la cautividad para que no se convierta en una fortaleza en tu mente. Todo pensamiento debe estar sometido a la obediencia a Cristo. La Biblia dice: “Pues, aunque vivimos en el mundo, no libramos batallas como lo hace el mundo. Las armas con que luchamos no son del mundo, sino que tienen el poder divino para derribar fortalezas. Destruimos argumentos y toda altivez que se levanta contra el conocimiento de Dios, y llevamos cautivo todo pensamiento para que se someta a Cristo”. (2 Corintios 10:3-5). Es muy importante que nosotras comprendamos esto porque si no aprendemos a llevar nuestros pensamientos cautivos a la obediencia de Cristo, no viviremos la vida por la que Jesús murió para darnos, una vida de paz con Dios, paz con nosotros mismos y paz con las personas que amamos, gozo real y la capacidad de llegar a ser todo lo que Dios nos ha creado para ser. Se trata de elegir creer lo que Dios dice (la verdad) y no lo que dice el enemigo que muchas veces usa a las personas más cercanas a ti.

En la batalla con los matrimonios, conocí una mujer cuyo esposo se fue de casa, él llegaba a visitar a los niños, miraba a su esposa y le decía “ni creas que vengo por ti, vengo por los niños porque a ti ya no te amo” Ella era una mujer valiente y tenía su mirada puesta en Dios, así que le respondía “Diablo mentiroso no te creo”. El Señor les dio la victoria, son un hermoso matrimonio restaurado. En la medida que llenas tu mente con la Palabra de Dios (la Biblia) y de pensamientos buenos y verdaderos, limpios, puros, agradables, en fin, de pensamientos que agraden al Señor, tu conducta también será aprobada por El. La Biblia dice que nosotros entendemos estas cosas porque tenemos la mente de Cristo. (1 Corintios 2:14-16) ¿Qué significa tener la mente de Cristo? Significa que nos identificamos con el propósito de Cristo de «buscar y salvar lo que se había perdido» (Lucas 19:10). Significa que compartimos el punto de vista de Jesús de la humildad y la obediencia (Filipenses 2:5-8), la compasión (Mateo 9:36), y la dependencia de Dios basada en la oración (Lucas 5:16).

LECTURA PARA HOY – Romanos 12, Filipenses 4:1-20, Hebreos 4:12-16 -Guarda tu mente de la seducción del enemigo que quiere hacerte caer en depresión o melancolía. Su propósito es paralizarte espiritualmente e impedir que tengas el discernimiento que necesitas para guerrear por tu victoria. Es importante comprender que, para caminar una vida victoriosa en Cristo, debemos aprender a identificar cuando la batalla se libra en la mente. La mente puede ser influenciada por una variedad de fuentes: El Espíritu Santo, el mundo, nuestros propios pensamientos, y el susurro demoníaco. Para clamar victoria en este campo de batalla, es crucial que reconozcamos la posición que Dios ha dado. Comprométete hoy a concentrar tu atención en la Palabra de Dios, renovando tu mente con la verdad y sacando los malos pensamientos de tu camino, entonces experimentarás la plenitud de la nueva vida que todos podemos tener en Cristo.

OREMOS

Amado Jesús, hoy vengo ante ti porque necesito cambies mi forma de pensar, perdóname si muchas veces he creído las mentiras del enemigo como verdad. Hoy vengo delante de ti para rogarte que me des tu manera de pensar, actuar y hablar. Hoy renuncio a mi voluntad y me entrego completamente a ti. Dame una identidad clara y confirma tu propósito en mi vida. Señor, muéstrame cómo tomar el control de mi mente, ayúdame a que nunca cambie tu verdad por la mentira. Donde haya aceptado una mentira como verdad, revélamelo. Ayúdame a distinguir con claridad cuando habla el enemigo. No quiero tener pensamientos fútiles o tontos, ni darles lugar a pensamientos que no te glorifican. Que Tu Palabra se grabe de tal manera en mi mente que sea capaz de identificar una mentira del enemigo en el momento que la escucho. Gracias Señor porque tengo la mente de Cristo. Padre que tus pensamientos sean mis pensamientos. Ayúdame a pensar en todo lo que es verdadero, noble, justo, puro, amoroso, de buen nombre, virtuoso y digno de alabanza. Amén

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

Recibe la palabra profética todos los días en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"