Categorías
Sin categoría

ENFOQUE DE ORACION DIA 13 – Esposas en el Campo de Batalla

Fuerza y honor son su vestidura; y se ríe de lo por venir. Abre su boca con sabiduría, y la ley de clemencia está en su lengua. Proverbios 31:25-26

Hoy es un buen día para cambiar lo que crees y hablar la Palabra de Dios sobre tu esposo. Quiero recordarles a las que están casadas que, aunque su esposo se haya ido de casa hay un “Pacto Matrimonial” que Dios respalda (Malaquías 2:10-16) es por esa razón que tus oraciones son necesarias para la restauración. Nuestras voces como mujeres de guerra son el sonido de la voz de Dios en la tierra. Es así como somos transformadas en una expresión de la voz profética de Dios. El Salmo 68:11-12 dice: “El Señor dio un mensaje; muchas mujeres lo anunciaban: ¡Están huyendo los reyes y sus ejércitos! En casa, las mujeres se repartían lo que se le había quitado al enemigo”

La Palabra de Dios hablada es un arma de guerra. En Efesios 6:17 se nos aconseja tomar la ESPADA. Se refiere a la Palabra de Dios tal como lo dice también Apocalipsis 1:16. “de su boca salía una espada aguda de dos filos”. Estos versos nos animan a abrir nuestras bocas con valentía y literalmente hablar la Palabra de Dios. Cuando nosotras declaramos las promesas escritas en la Palabra de Dios sobre nuestro esposo y matrimonio, las cosas comienzan a cambiar. Hablen hoy sobre su esposo palabras llenas de fe creyendo, Jesús dijo: Sólo el Espíritu da vida eterna; los esfuerzos humanos no logran nada. Las palabras que Yo les he hablado son espíritu y son vida. (Juan 6:63). Una de las cosas que yo aprendí en la batalla por mi matrimonio es que la Palabra de Dios proclamada es un arma de autoridad que Dios nos ha dado para que liberemos Su poder. Así que, en medio de un ayuno de tres días, Dios me mostró que podía escribir un DECRETO contrario al que Satanás escribió sobre mi esposo, fue así como en una hoja de papel escribí como lo veía en el futuro, usando versos de la Palabra de Dios. Dios fue fiel en cumplir Su Palabra porque ésta no vuelve vacía, sino que cumple el propósito para el cual es enviada. (Isaías 55:10-11). Por ejemplo:

  • Declaro que mi esposo (pones su nombre) es bienaventurado porque es un hombre que no anda en el consejo de los impíos, ni se detiene en el camino de los pecadores, ni se sienta en la silla de los escarnecedores, sino que en la ley del Señor está su deleite, y en su ley medita de día y de noche. (Salmos 1:1-2)
  • Declaro que mi esposo (pones su nombre) Es un hombre intachable, esposo de una sola mujer; sus hijos son creyentes, libres de sospecha de libertinaje o de desobediencia. El tiene a su cargo la obra de Dios, y por lo tanto es intachable: no arrogante, ni iracundo, ni borracho, ni violento, ni codicioso de ganancias mal habidas. Al contrario, es hospitalario, amigo del bien, sensato, justo, santo y disciplinado. Se apega a la palabra fiel, según la enseñanza que recibió, de modo que también puede exhortar a otros con la sana doctrina y refutar a los que se opongan.

Y puedes seguir escribiendo de acuerdo a tu necesidad, por cada mentira del enemigo hay una verdad en la Palabra de Dios. Orar la Palabra significa leer (o recitar) las escrituras bajo un espíritu de oración y dejar que el significado de los versículos se convierta en nuestra oración y que inspiren nuestros pensamientos. Recuerda la Palabra de Dios proclamada debes usarla para bendecir y como un arma de guerra contra los poderes y principados de la oscuridad que tienen cautivo a tu esposo. Jesús mismo la usó cuando Satanás lo tentó en el desierto diciendo “ESCRITO ESTA” (Mateo 4:1-11) Pon esta declaración de fe en donde puedas verla todos los días y órala en voz audible. Si Jesús enfrentó la guerra espiritual de esta manera, tu también puedes hacerlo.

LECTURAS PARA HOY: Ezequiel 37, Proverbios 18:20-21, Jeremías 1 – El Señor te dice: “Te estoy entregando Mi Palabra y mientras la recibes, se transformará en ti como una espada afilada que sale de tu boca. Yo Soy la autoridad que envía detrás de ti y te entregué las credenciales espirituales para acceder a los lugares altos de tu territorio asignado” La palabra de Dios tiene vida y poder. Es más cortante que cualquier espada de dos filos, y penetra hasta lo más profundo del alma y del espíritu, hasta lo más íntimo de la persona; y somete a juicio los pensamientos y las intenciones del corazón. (Hebreos 4:12). Lo que declares con tu boca, lo que hables, lo que digas, será clave para la victoria y para avanzar en el Reino. (Romanos 10:8-10)

OREMOS:

Amado Jesús, ponle un guardia a mi boca y un vigilante a la puerta de mis labios, te necesito, vengo en tu búsqueda porque te necesito. Abre mis ojos, y miraré Las maravillas de tu ley. Me rehuso a escuchar las mentiras del enemigo que me dice que cualquier cosa sería mejor para mi que orar por mi esposo. Te pido que mi deseo siempre sea para mi él. Tu Palabra no vuelve vacía Señor, permite que mientras yo la declaro sobre mi esposo, el Espíritu Santo lo redarguya de pecado, justicia y juicio. (Juan 16:8-11) No dejaré que mi corazón se angustie, seguiré confiando en Ti, aún si me siento abandonada por mi esposo, se que Tu nunca me abandonarás y me acompañaras en esta batalla. Obra en mi esposo los cambios que son necesarios para la restauración, que escuche Tu voz y te siga, acércalo a Ti para que pruebe que Tu eres un Dios bueno. Rompe por el poder de Tu Palabra cualquier atadura, argumento o mentira del enemigo que lo tenga sumiso a su voluntad. Yo haré mi parte Padre porque tengo la seguridad que Tu harás la tuya en la vida de mi esposo. Amén.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

Recibe la palabra profética todos los días en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"