Categorías
Sin categoría

ENFOQUE DE ORACION DIA 15 – Esposas en el Campo de Batalla

Durante estos 15 días, he estado compartiendo con cada una de ustedes la manera en que Dios me preparó para pelear la batalla por mi matrimonio. La verdad es que nunca me enseñaron de GUERRA ESPIRITUAL en la Iglesia, menos la guerra espiritual para la restauración de mi matrimonio, pero anhelaba pelear la buena batalla de la fe. El vivir una vida que no le agradaba a Dios trajo muchas consecuencias a mi hogar, no podemos vivir en victoria si Dios no es parte activa de nuestro matrimonio. Recuerdo muy bien un sueño que Dios me dio donde me anunció lo que vendría, pero Sus palabras fueron “FUERTE Y VALIENTE MI SOLDADO” estas palabras resonaban siempre en mi corazón y me daban fuerza para seguir en la batalla, porque sabía que El era mi Comandante en Jefe y yo era agradable a Sus ojos. Leí mucho sobre Guerra Espiritual, obedecí, oré, peleé y El cumplió Su palabra dándome la victoria.

Oseas 4:6 dice que somos destruidos por falta de conocimiento. ¿Es posible no conocer nuestra autoridad para derrotar los planes del enemigo en nuestro matrimonio? Mi opinión es que sí, muchas desconocen la autoridad que tienen o la manera de pelear esta batalla a la manera de Dios. El enemigo estará muy feliz si te mantiene cegada y en oscuridad, 2ª. Corintios 4:4 dice: “El dios de este mundo ha cegado la mente de estos incrédulos, para que no vean la luz del glorioso evangelio de Cristo, el cual es la imagen de Dios”. Si estás caminando en una verdadera rendición total al Señor, donde Él ahora tiene el control total de toda tu vida, entonces estás lista para vestirte toda la armadura de Dios y salir al campo de batalla. Solo serás victoriosa cuando entres en ella. Dios pondrá sobre ti la unción de una vencedora y el poder del Espíritu Santo vendrá sobre ti para que puedas llegar hasta el final y salir con la victoria completa.

Jesús nos ha dado poder y autoridad, eso significa que no necesitamos pedirle a Dios que saque al enemigo de nuestro matrimonio, El está esperando que nosotras usemos ese poder y esa autoridad. Recuerdo el consejo de Señorita Clara en la película “Cuarto de Guerra” “Para pelear una batalla hay que tener una estrategia porque las victorias no vienen solas”. La batalla es del Señor, pero te pide que te unas a El, y mientras lo buscas en oración, te revelará las estrategias para desarraigar toda planta que el Padre no plantó en tu matrimonio. (Mateo 15:13) 

LECTURAS PARA HOY – Efesios 6:10-20, Mateo 16:16-20, Mateo 18:18, Lucas 10:17-23 – Todos los días, así como te vistes en lo natural, debes vestirte espiritualmente con toda la ARMADURA DE DIOS para poder resistir el día malo. Si estás en una batalla por tu matrimonio no puedes ser pasiva ni darte recreos espirituales porque el enemigo es persistente y su deseo es derribarte para que no luches. Necesitas desarrollarte en tu conocimiento y practica de la guerra espiritual no solo porque estas siendo bombardeada por el enemigo, sino porque es una de las principales maneras de vivir la vida cristiana. Necesitas crecer como guerrera, porque fuiste creada para dar vida e influenciar positivamente en los seres que amas. Somos vasos frágiles, pero no somos débiles. Hay una valentía que debe surgir a través del Espíritu Santo en nosotras para no temer entrar al campo del enemigo y arrebatar lo que intenta robar.

OREMOS

Amado Jesús, este día te agradezco que proveyeras armas espirituales para mi, pero sobre todo una armadura completa, ese blindaje celestial que me protege de todo dardo encendido del enemigo. Ciño mis lomos con la verdad y corto toda mentira del enemigo. Me pongo la coraza de la justicia y digo que soy la justicia de Dios. Mis pies son calzados con el evangelio de la paz. Tomo el escudo de la fe y extingo todos los dardos de fuego del maligno. Me pongo el casco de la salvación. La espada del espíritu está en mi mano, y estoy orando sin cesar en el Espíritu. Tomo coraje y me reconforto sabiendo que tú eres mi fuerza cuando soy débil. Te llamo fiel en medio de lo que parece tan horrible e inexplicable. Mi confianza está en ti, Dios. Me aferro de ti y a tu Palabra, porque esta no volverá a ti vacía. Soy más que vencedora. Señor, gracias por la unción de prevalecer que me hace triunfar ante la adversidad. Me comprometo a bendecirte en medio de mi problema. Tu divina voluntad para esta etapa de mi vida debe cumplirse. Lo que el enemigo ha planeado para destruirme causará mi ascenso y prosperidad. El más Grande está dentro de mí. Declaro que el poder de la resurrección de Jesús se manifestará a mi favor, en el nombre de Jesús.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Recibe la palabra profética todos los días en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"