Categorías
Sin categoría

DOS PALABRAS PARA QUIENES ESTAN ENFRENTANDO GIGANTES

Entonces dijo David al filisteo: Tú vienes a mí con espada y lanza y jabalina; mas yo vengo a ti en el nombre de Jehová de los ejércitos, el Dios de los escuadrones de Israel, a quien tú has provocado. 1 Samuel 17:45

Esto es para todos aquellos que hasta el día de hoy están enfrentándose a gigantes por todos lados. Los que están empujando hacia adelante y enfrentándose a la mas intensa resistencia, contragolpes y presión, mientras siguen avanzando obedientemente día tras día hacia lo desconocido. Deben saber esto … ¡DIOS LUCHARÁ POR USTEDES! Puede que no lo vean, pero los REFUERZOS están aquí. Ángeles han sido enviados para ustedes, los muros están siendo removidos y el Padre los está reivindicando personalmente y despejando el camino. Incluso ahora mismo las cosas están cambiando para ustedes. No piensen ni por un minuto que los superan en número o en intensidad, porque aquí es donde el poder del ESPÍRITU SANTO hace una declaración masiva contra cada imposibilidad que enfrentan. ¡HOY CAERAN LOS GIGANTES EN EL NOMBRE DE JESUS! (Nate Johnston)

1 Samuel 17:37 Añadió David: Jehová, que me ha librado de las garras del león y de las garras del oso, él también me librará de la mano de este filisteo. Y dijo Saúl a David: Ve, y Jehová esté contigo.

Cuando Goliat se enfrentó al ejército israelita, se acobardaron y huyeron asustados. Durante cuarenta días, el gigante los intimidó y amenazó mientras los desafiaba a la batalla. ¿Cómo pudo sucederle esto al poderoso ejército israelita que había vencido a tantos otros ejércitos, obteniendo la victoria batalla tras batalla? Sin embargo, aquí estaban, paralizados por el miedo y ninguno de ellos tenía el valor ni la fuerza para enfrentarse a Goliat. Parece como si los guerreros israelitas fueran cobardes, no querían o no podían enfrentarse a este gigante filisteo. . . pero ¿y si se suponía que nunca debían enfrentarse al gigante?

Cuando era un joven pastor, David parecía el menos probable de ser el héroe en ascenso del día, pero con todo el ejército huyendo y escondiéndose, el rey Saúl se quedó sin opciones y sin héroe. No se trataba de estar en el lugar adecuado en el momento adecuado; Este fue una “INSTALACION DIVINA” Este era el momento de David para levantarse y brillar y Dios guardó al gigante solo para David. El Señor había estado entrenando a David en el lugar secreto, mediante la adoración, la alabanza e incluso en la pelea con el león y el oso. Fue aquí donde David aprendió por experiencia del amor y la fidelidad de Dios.

Hay momentos en cada una de nuestras vidas en los que tendremos que enfrentarnos a batallas aterradoras e intimidantes. Estos son los momentos en los que el Señor nos está «DESPERTANDO» y llamándonos a «SUBIR MAS ALTO». Cada batalla en la que tenemos la victoria nos acerca a nuestro destino y definitivamente más al corazón del Señor, porque el resultado final siempre es que nuestro Rey venga a través de nosotros. “Pero todos nosotros, con el rostro descubierto, contemplando como en un espejo la gloria del Señor, estamos siendo transformados en la misma imagen de gloria en gloria, como por el Señor, el Espíritu”. (2ª. Corintios 3:18)

¡Así que despierten, portales vivientes! ¡Levanten la cabeza, puertas eternas del destino! Demos la bienvenida al Rey de Gloria, porque Él está a punto de pasar a través de ustedes. (Salmos 24:7) Una definición de puerta de acceso es; «Un medio de acceso o entrada a un lugar».  El Señor necesita despertarnos para que pueda acceder a nuestro corazón. Este “instalación divina” abrió la puerta del destino de David y lo catapultó directamente a la posición para recibirlo. Definitivamente David se transfiguró a través de su experiencia con el “gigante” mientras se movía a otro nivel de gloria.

Cuando enfrentamos batallas que están destinadas a ser nuestra plataforma de lanzamiento, debemos estar firmes y luchar, dando un paso adelante en obediencia al Señor, sabiendo que Él nunca nos dejará ni nos desamparará. No solo la victoria será nuestra, sino que esa batalla nos llevará a un lugar más alto con el Señor. ¡No se acobarden ni huyan de su gigante, en su lugar corran hacia su gigante y tomen lo que es legítimamente suyo!

David corrió hacia el enemigo, Goliat, balanceando su honda sobre su cabeza y cuando soltó la piedra, ¡EL GIGANTE CAYO! Siempre que las escrituras dicen que «LA BATALLA ES DEL SEÑOR», (1 Samuel 17:47) ocurren cosas milagrosas. Después de cuarenta días de constantes burlas y terror, de repente, con solo una piedra, en un instante, se acabó.

Esta historia de victoria no termina ahí, porque David usó la propia espada del enemigo para destruirlo por completo. Lo que el enemigo iba a usar contra David, era exactamente lo que David usó para cortarle la cabeza. Cuando el enemigo viene contra nosotros, Dios nos da poder para derrotar y destruir al enemigo usando precisamente lo que tenía la intención de destruirnos. “Ciertamente Dios herirá la cabeza de sus enemigos” (Salmos 68:21)

David luchó desde el lugar de la victoria ese día. No había absolutamente ninguna duda en la mente de David sobre el resultado de esta batalla. Sus palabras al gigante: “Jehová te entregará hoy en mi mano, y yo te venceré, y te cortaré la cabeza, y daré hoy los cuerpos de los filisteos a las aves del cielo y a las bestias de la tierra; y toda la tierra sabrá que hay Dios en Israel. Y sabrá toda esta congregación que Jehová no salva con espada y con lanza; porque de Jehová es la batalla, y él os entregará en nuestras manos. Perder no era una opción. “Porque tu pie se enrojecerá de sangre de tus enemigos, y de ella la lengua de tus perros” (Salmos 68:23) No hay duda al respecto; Dios tiene nuestras vidas seguras en sus manos. Él es quien nos hace seguirle fielmente.

Salmos 66: 9-10 – 12 Nuestra vida está en sus manos, él cuida que nuestros pies no tropiecen. Nos pusiste a prueba, oh Dios; nos purificaste como se purifica la plata. Luego colocaste un líder sobre nosotros. Pasamos por el fuego y por la inundación pero nos llevaste a un lugar de mucha abundancia.

Es tiempo de que el Cuerpo de Cristo despierte y venga hacia Él, La temporada ha cambiado, la esclavitud de tu invierno estéril ha terminado y la temporada de esconderse se acabó y se fue. (Cantares 2:11 TPT) no, es será o no será ¡SE TERMINÓ! ¿No puedes discernir este nuevo día de destino que estalla a tu alrededor? (Cantares 2:13 TPT) Todos dirán, «Vengan y vean las cosas increíbles que Dios ha hecho; ¡Los dejará sin aliento¡¡El multiplica milagros para Su Pueblo!

¡Declaro sobre ti, este es el día de tu “ESTABLECIMIENTO DIVINO” ¡Este día los gigantes en tu vida están descendiendo repentinamente a través del poder del Señor y estás siendo catapultado a las “COSAS NUEVAS” que el Señor tiene para ustedes!

¡Así que despierten, portales vivientes! ¡Levanten la cabeza, puertas eternas del destino! Demos la bienvenida al Rey de Gloria, porque Él está a punto de pasar a través de ustedes. (Salmos 24:7) (Peggy Morris)

OREMOS:

Señor, has preparado nuestros corazones en el desierto, para estar dispuestos y poder ser obedientes en fe a lo que sea que nos digas que hagamos. Dios, gracias por erradicar de nosotros las actitudes y mentalidades que desafían tu voluntad para nuestras vidas. Dios, ayúdanos a morir a nosotros mismos. Te pido Señor, en el nombre de Jesús, que nos lleves a ese lugar de promesas, con una comprensión completa de nuestra armadura. Señor, adiestra nuestras manos para la batalla y nuestros dedos para la guerra y danos poder sobrenatural. Danos una comprensión más completa de tus armas de guerra. A veces, no lo entendemos todo, pero Señor ayúdanos, enséñanos, muéstranos estrategias de guerra, enséñanos a pelear. No temeremos a los gigantes porque si la batalla es Tuya, ya tenemos la victoria. Amén.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Recibe la palabra profética todos los días en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"