Categorías
Sin categoría

Las temporadas de silencio se están rompiendo

Desde el principio del mundo, ningún oído ha escuchado, ni ojo ha visto a un Dios como tú, quien actúa a favor de los que esperan en él. Isaías 64:4

Escucho al Señor decir que muchos de Sus hijos se han perdido en su temporada de silencio. Están vagando en la niebla. Algunos incluso han chocado con los peligros y se han golpeado y magullado. Otros han perdido el sentido de dirección y enfoque. Como los israelitas en el desierto, están vagando en círculos. Otros se han cansado y han perdido la esperanza, como Elías. Se han sentado bajo su «árbol de enebro» y han permitido que la depresión se instale La niebla se ha convertido en algo que lo consume todo.

1 Reyes 19:4 Se internó en el desierto y, después de caminar todo un día, se sentó a descansar debajo de un enebro. Con deseos de morirse, exclamó: «Señor, ¡ya no puedo más! ¡Quítame la vida, pues no soy mejor que mis antepasados!»

LA ZONA DE PELIGRO

Cuando la voz de Dios aparentemente se calla, hay una inquietud que invade nuestras vidas. El silencio se cierne sobre lo que antes era una relación donde la risa llenaba el aire y los sueños corrían desenfrenados y saltaban de alegría. En ese mismo lugar la inquietud se extiende como una niebla rodante por la tierra. En lo natural, es difícil ver cuando la densa niebla se extiende. En una noche despejada, encendemos las luces altas y conducimos con confianza por la carretera abierta sin apenas preocuparnos. Sin embargo, cuando entra la espesura, todo cambia. Nos obliga a reducir la velocidad, a encender las luces bajas y a proceder con precaución.

La niebla exige una concentración intencionada, o corremos el riesgo de ser engullidos y perdernos en ella. Las señales son más difíciles de ver; los peligros son difíciles de detectar. Nuestros faros no parecen atravesar el vapor, y todo parece diferente. El silencio se cierne sobre nosotros. Las temporadas de silencio son potencialmente peligrosas. Podemos buscar en todos los lugares equivocados tratando de llenar ese vacío. Somos más vulnerables a la duda y a recibir etiquetas y palabras impías que no se alinean con nuestro caminar con Dios o con nuestro destino.

UNA VOZ QUE CLAMA

Isaías 40:3 (NLT) declara: Una voz proclama: Preparen en el desierto un camino para el Señor; enderecen en la estepa un sendero para nuestro Dios. (Véase también Marcos 1:3.) La voz profética es una voz que clama en el desierto. Hay que escuchar a través de la niebla.

VIENTOS DE CAMBIO Y RESTAURACION

El Señor ha escuchado su clamor. El Señor ha escuchado el clamor de los que están atrapados en la niebla. Veo que Dios libera un viento. El viento sopla contra la temporada de silencio. En las alas del viento hay un avance. Es un viento de cambio, que se lleva la niebla y da paso a un nuevo día. Es un viento de restauración. Levanten los ojos al cielo y sientan el viento. Permitan que el viento se lleve las etiquetas, las dudas y los miedos. Este es un nuevo día. Permitan que su mente se conecte con la atmósfera celestial.

El viento lleva la Voz del Señor Dios Todopoderoso. El viento está restaurando relaciones y abriendo los oídos para escuchar. ¿Pueden oírlo? Es la voz del Padre llamando a Sus hijos. Veo a los niños buscando a su Padre mientras Su voz retumba a través de la extensión, diciéndoles que no están solos. Abba Padre está aquí. Cuando oigan Su voz, corran hacia ella. Sus brazos están abiertos. Corran hacia Él. Alrededor de Él hay luz pura, y la niebla no puede resistir. El viento lleva nuevas asignaciones. Veo lo que parecen planos enrollados y atados con una cinta dorada. Es una temporada de «AHORA» para comenzar esas nuevas asignaciones. Veo una medida más profunda de sueños y visiones que se liberan junto con los planos. Además, hay una luz que brilla en áreas específicas de los planos trayendo claridad que instantáneamente destruyen las fortalezas y liberan la «LUZ VERDE» para entrar en el área.

Isaías 40:3-5 Una voz clama en el desierto “Preparen el camino del Señor; enderecen en el páramo una calzada a nuestro Dios. Que todo valle sea enaltecido; que se hunda todo monte y collado; que se enderece lo torcido y que lo áspero se allane. Se manifestará la gloria del Señor, y la humanidad entera la verá. La boca del Señor ha hablado”.

ALMACENES CELESTIALES ABIERTOS PARA USTEDES

Veo los almacenes del cielo, las puertas abiertas de par en par y una luz pura y brillante brillando a través de ellos. Los ángeles están lanzando sueños, visiones y provisiones en el viento que los lleva a la tierra. Los sueños, las visiones y la provisión están aterrizando como maná, esperando ser recogidos y comidos. Recojan el maná; está ahí para que lo tomen.

MARCANDO EL COMIENZO DE LA CLARIDAD

ADORAR – Levanten su cabeza hacia el cielo. Donde antes había silencio espeluznante, llenen el vacío con alabanzas.

RECORDAR – Recuerden la bondad del Señor; den gracias. Hay poder en el testimonio.

COMER DEL MANA – Pidan al Señor específicamente palabras de aliento para esta temporada, y permitan que sean alimento para su espíritu.

VOLVERSE HACIA EL VIENTO – Oren en el Espíritu, y permitan que Su viento sople en su vida.

OBSERVAR – Observen y vean lo que Dios está haciendo. No permitan que la niebla los engañe. Hoy es un nuevo día, y los almacenes del cielo se han abierto de par en par.

Hoy, decreto y declaro que la niebla se está levantando. Decreto y declaro que ya no estaré atado a la confusión, la depresión, la desesperación y el silencio. Invito el viento del Espíritu Santo a soplar dentro, a través y alrededor de mí. Recibo el maná del cielo. Recibo el avance. Recibo la restauración. Recibo los planos celestiales que revelan mis próximos pasos hacia mi destino ordenado por Dios. Decreto y declaro que puedo ver los reinos celestiales, y que fui hecho para vivir en la luz, no en la niebla. Decreto y declaro que fui hecho para la relación con Mi Padre Celestial y que caminaré en la plenitud de mi identidad. Padre, ¡Gracias por iluminar mi camino! (Ruth Hendrickson)

Isaías 40:25-26 «¿Con quién entonces pueden compararme?», dice el Santo. ¡Levanten los ojos al cielo, y miren quién creó estas cosas! Él saca y cuenta su ejército de estrellas; a todas las llama por su nombre, y ninguna de ellas falta; ¡tan grande es su poder, tan poderoso su dominio!

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética todos los días en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"