Categorías
Sin categoría

No retrocedas, ya casi estás llegando

Si el Señor no me hubiera ayudado, yo estaría ya en el silencio de la muerte. Cuando alguna vez dije: «Mis pies resbalan», tu amor, Señor, vino en mi ayuda. En medio de las preocupaciones que se agolpan en mi mente, tú me das consuelo y alegría. Salmos 94:17-19

Aunque nuestras emociones y sentimientos nos digan lo contrario, este no es el momento para retroceder, sino para seguir adelante con gran fe y valentía. El enemigo ha tomado nota de que estamos avanzando en las promesas de Dios y nos ha rodeado, lanzando sus amenazas y mentiras. ¡No es tiempo de retroceder! No más correr a lo que percibimos como nuestra «zona segura». ¡Dios está con nosotros!

No estás atrapado como parece, te estás acercando cada vez más al pináculo. (Palabra Profética de Christy Johnston)

Quiero profetizar sobre aquellos que se sienten «atrapados» en este momento. Esta palabra me ha estado siendo resaltada continuamente, y cuando le pregunté al Espíritu Santo por qué, me mostró que ha habido una “sombrilla” de niebla sobre el Cuerpo de Cristo en este momento. Recordé un momento en que Nate y yo intentábamos visitar el pináculo de la cima de una montaña, pero debido a que era tan alta, una nube de niebla de repente descendió sobre el lugar donde estábamos. Nunca habíamos estado en la cima de esa montaña y debido a que la niebla era tan espesa, visiones en mi mente me mostraron que nosotros y nuestras hijas podríamos caer fácilmente por la ladera de un acantilado de la montaña si hacíamos el más mínimo movimiento en falso. No podíamos ver más allá de un metro delante de nuestro auto, así que decidimos detenernos y esperar a que pasara la niebla. Sin embargo, la niebla era tan densa y no parecía tener ninguna intención de irse. Nos sentíamos atrapados, sin poder retroceder o avanzar, así que finalmente decidimos seguir subiendo lentamente hasta llegar a un lugar seguro Poco después de que comenzamos a movernos de nuevo, la niebla comenzó a disiparse lentamente y la realidad de nuestro entorno se hizo cada vez más evidente para nosotros. Nos sentíamos como si estuviéramos al borde de un acantilado, pero para nuestra sorpresa, en realidad habíamos llegado a una larga meseta de tierra en la cima de la montaña y estábamos a minutos de llegar al pináculo.

No retrocedas, ya casi estás llegando

Creo que muchos se encuentran en este lugar en este momento, diciendo: “Padre, siento que no puedo avanzar más, sé que no puedo regresar. Me siento atrapado. Me siento confundido y no puedo ver el camino a seguir”. Creo que el Padre está diciéndonos: “Sigue avanzando. No dejes de avanzar con pequeños pasos de fe. Puede parecer lento, pero sigue avanzando. Estás más cerca de la cima de lo que crees”.

Salmos 27:13 Hubiera yo desmayado, si no hubiera creído que había de ver la bondad del Señor en la tierra de los vivientes.

También siento para todos aquellos que están en situaciones peligrosas o precarias, que Dios los está sacando de ese lugar, y lo que pueden sentir como “aterrador”, en realidad ya se han movido más allá de la “zona de peligro” y han llegado a una meseta. Solo un poco más allá, y alcanzarán el pináculo de las promesas tan esperadas. Quiero animarlos hoy, no se detengan ahora. No se rindan ahora, no cuando ya están tan cerca de la cima. Porque en la cima, las vistas son magníficas, y descubrirán nuevas alturas de Su amor, nuevos reinos de Su gloria y verán con nuevos ojos desde Su perspectiva más alta para la próxima temporada de su vida.  Este pináculo les pertenece, es su destino. (Christy Johnston)

Salmos 121:1-8 Levantaré mis ojos a los montes; ¿De dónde vendrá mi ayuda? Mi ayuda viene del Señor, que hizo los cielos y la tierra. No permitirá que tu pie resbale; No se adormecerá el que te guarda. Jamás se adormecerá ni dormirá El que guarda a Israel. El Señor es tu guardador; El Señor es tu sombra a tu mano derecha. El sol no te herirá de día, Ni la luna de noche. El Señor te protegerá de todo mal; Él guardará tu alma. El Señor guardará tu salida y tu entrada desde ahora y para siempre.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

 

Recibe la palabra profética todos los días en tu correo electrónico.


Magie de Cano

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino” y "De la Verguenza a la Victoria"