Un tratamiento intenso de 21 días – DIA 12

Publicada el
Un tratamiento intenso de 21 días - DIA 12

El Señor dice: Grita y alégrate, oh Jerusalén hermosa, porque yo vengo a vivir en medio de ti. Zacarías 2:10

El mensaje del libro de Zacarías es una palabra de esperanza también para nosotros. Si entendemos lo que Cristo ha hecho por nosotros a traves de Su sangre, entonces sabremos que estamos incluidos en las promesas de Zacarías. Cuando oímos a Dios decir en Zacarías 2:10 : “Grita y alégrate, oh Jerusalén hermosa, porque yo vengo a vivir en medio de ti”, no podemos evitar escuchar las palabras de Hebreos 12:22 que nos dirigieron: «Habéis venido al monte Sión, a la ciudad del Dios viviente, la Jerusalén celestial». Y entonces recordamos que en Cristo ya no estamos alejados de la nación de Israel, y ajenos a los pactos de la promesa ( Efesios 2:12 ). La esperanza, el gozo y la gloria de Zacarías es nuestra esperanza, nuestro gozo y nuestra gloria, como hijos de Abraham y ciudadanos de la nueva Jerusalén.

Zorobabel un hombre que Dios llamó para liderar la reconstrucción del templo, sin duda estaba lleno de desanimo y confusión cuando el rey persa hizo el decreto de que TODO el trabajo en el templo iba a ser detenido. Era un esfuerzo de Satanás para detener completamente la obra de Dios. Parecía como si todas las cosas maravillosas que Dios había hecho en el pasado fueran en vano. Pero en medio del desánimo y la confusión, la palabra del Señor para Zorobabel vino por medio de un ángel al profeta Zacarías “No por el poder ni por la fuerza, sino por mi Espíritu» —dice el Señor de los ejércitos. «¿Quién eres tú, oh gran monte? Ante Zorobabel, te convertirás en llanura; y él sacará la piedra clave entre aclamaciones de “¡Gracia, gracia a ella!” (Zacarías 4:6-7)

Hoy, podemos tomar esta palabra para nosotros. Satanás no está jugando, quiere destruir completamente todas las cosas maravillosas que Dios ha hecho y quiere hacer en nuestras vidas. Pero Dios tiene una palabra para nosotros: “Mi buena obra en ti, en tu familia y / o tu iglesia no puede ser terminada por tu sabiduría humana o capacidad, sino solamente por el poder de Mi Espíritu. Cada montaña será removida y convertida en llanura, y tu grito de victoria será “GRACIA, GRACIA” Hoy, recibe y cree esta promesa de Dios: ′′Confía en mí, y esa montaña en tu camino será quitada por el poder de mi Espíritu”

En otras palabras, ¿cuál es tu montaña? ¿Qué es eso que parece grande, amenazante, difícil de superar, difícil de ver más allá o aparentemente imposible de escalar? ¿Es una situación física como una enfermedad? ¿Quizás tu montaña es la destrucción de tu familia, de tus planes, de tus proyectos? Tu montaña puede ser un matrimonio difícil, no tener hijos, perder el trabajo, la depresión, la ansiedad o un divorcio no deseado. Recuerda esto: “Y yo seré para ella —declara el Señor— «una muralla de fuego en derredor, y gloria seré en medio de ella” (Zacarías 2:5). Dentro del muro ardiente de protección, él dice, “y gloria seré en medio de ella.” Dios nunca está contento con darnos solo la protección de Su fuego; él nos dará el placer de Su presencia también.

DIA 12: Lea Zacarías 2-4. Pídele a Dios que extienda una nueva línea de medición sobre tu vida para que pueda liberarse una nueva medida de gozo. Pídele que te abra los ojos a la actividad angelical que te rodea. Conoce que cada montaña puede moverse a través de una nueva medida de Su Espíritu.

El punto principal de la profecía de Zacarías es: «No temas, porque Dios se propone hacerte bien». Una manera muy provechosa de leer este libro es marcar cada versículo donde Dios dice que va a hacer algo bueno por Jerusalén. Esas promesas son nuestras también. (Hebreos 12:22)

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética en tu correo electrónico.


Un tratamiento intenso de 21 días - DIA 12

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino”, "De la Verguenza a la Victoria" y "Una Madre de Rodillas".