Un tratamiento intenso de 21 días – DIA 11

Publicada el
Un tratamiento intenso de 21 días - DIA 11

Y sucederá que dondequiera que pase el río, todo ser viviente que en él se mueve, vivirá. Ezequiel 47:9

Dios siempre ha tenido un río y siempre lo tendrá. El Señor mismo es la fuente de ese río. En la Palabra de Dios, el agua o los ríos simbolizan la presencia del Espíritu Santo en nuestra vida (Juan 7:38-39). Sumergirse y nadar en este rio significa vivir una vida en el Espíritu, llenos de fe en un nivel más alto de comunión. Permanecer en Cristo y beber de este río es la clave para una vida victoriosa y fructífera. Hudson Taylor, el famoso misionero en China, descubrió este gran secreto espiritual. En la biografía, llamada El secreto espiritual de Hudson Taylor, citó a un poeta llamado Tersteegen, que una vez escribió: “Dios me habló de un río brillante que fluye de El hacia mi; para que yo sea para Su deleite un árbol hermoso y fructífero” (Ezequiel 47:12) La Biblia comienza y termina en el paraíso donde fluye el río de Dios. El pecado interrumpió el fluir de ese río hacia el hombre en las páginas entre Génesis 2 y Apocalipsis 21. Asimismo, el pecado interrumpe el fluir del río de Dios en nuestras vidas. Cuando abandonamos al Señor, elegimos para nosotros cisternas agrietadas que no retienen agua.

“Siento que el Señor está diciendo que estamos a punto de nadar en aguas más profundas. Mientras Ezequiel es conducido a aguas que le llegaban hasta los tobillos, luego hasta las rodillas, luego hasta la cintura, llegó a «un río que ya no podía cruzar» (Ezequiel 47:5). A medida que el capítulo se desarrolla, queda claro que este río cada vez más caudaloso, es la fuente misma de vida para todo el que toca. Todo, desde árboles hasta enjambres de criaturas vivientes y una gran cantidad de peces, prosperaría en presencia de este río. Pero, es evidente que este río de Dios no puede ser manejado. Podemos optar por evitar el río y la barricada para impedir que el fluya en nosotros, o podemos optar por nadar en aguas más profundas de las que jamás hayamos experimentado. Los pantanos y marismas mencionados en Ezequiel 47:11 representan lugares donde el río no puede fluir. Noten que dice, «los pantanos y las marismas no serán purificados; serán dejados para salinas». Aquellos que permitan que el río fluya experimentarán niveles sin precedentes de abundancia sobrenatural, la cosecha de muchas almas, ¡y vida, vida, vida!”

“Dios está llamando a muchos a entrar en aguas más profundas en esta hora. Cuando era niña y aprendía a nadar, recuerdo que me agarraba al lado de la piscina en la parte más profunda.  No fue hasta que estuve dispuesta a «soltarme» que experimenté la emoción de aprender a nadar en aguas muy por encima de mi cabeza. Dios está llamando a muchos a «soltarse» de la orilla de la piscina y entrar en aguas más profundas. Definitivamente, hay un sentimiento de riesgo cuando examinamos este río que Ezequiel describió como un «río que no se podía cruzar». No soltarnos nos deja en las mismas aguas que hemos conocido, que pueden sentirse muy seguras y protegidas. Pero, no experimentaremos la VIDA de las aguas más profundas. No experimentaremos la alegría y la emoción del viaje con Él”.

“Para algunos, las mismas cosas que han soñado y por las que han orado están sobre ustedes. Pero, hay un miedo de lanzarse. Hay un sentimiento de inseguridad e incertidumbre que tratará de evitar que muchos den su pleno «SÍ» a Dios.   Antes de que nuestros hijos supieran nadar, saltaban sin miedo a los brazos de su padre cuando éste se paraba en el agua por encima de sus cabezas. Sabían, sin lugar a dudas, que él los atraparía. De la misma manera, el Padre está de pie en las aguas más profundas haciendo señas, «¡Adelante, salta! ¡Yo te sostendré!  Lo haremos juntos». Hijos de Dios, es tiempo de «soltarse».  ¡Están a punto de nadar en aguas más profundas!” (Sylvia Neusch)

DIA 11: Lee Ezequiel 47. Fíjate en que el río sube, y por donde quiera que va el río surge la sanidad. Sin embargo, debemos pedirle al Señor que nos lleve más allá de donde estamos parados actualmente. Permite que Él aumente la medida del río en tu vida.

Dios quiere que vayamos a lo profundo porque quiere estar en el jardín con nosotros. El lugar secreto es un jardín profundo en Él. Es ese lugar donde permanecemos en Él, fuente de agua viva, y cuando lo hacemos, el fruto de Su Espíritu brota (Gálatas 5: 22-24). Es ese lugar donde las hojas que antes se usábamos para cubrir nuestra vergüenza y el pecado ahora prosperan como hojas de sanidad.

Con amor y oraciones,

Magie de Cano

Recibe la palabra profética en tu correo electrónico.


Un tratamiento intenso de 21 días - DIA 11

Por Magie de Cano

Pastora y Conferencista Internacional en el Ministerio de la Mujer, autora del devocional profético Las Cartas de Magie y de los libros “Conquista tu Matrimonio”, “Cita con tu Destino”, "De la Verguenza a la Victoria" y "Una Madre de Rodillas".